/ miércoles 26 de julio de 2017

Corrupción afecta utilidades de las empresas

En México 82.2% de los empresarios consideran que su negocio se ve afectado de manera negativa por la corrupción, además, 81% reconoce un aumento en los costos de operación por sobornos, y en su mayoría estima que los pagos extraoficiales ascienden hasta 10% de las utilidades de las empresas, reveló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón Castañón.

De acuerdo con el dirigente, el pasado 19 de julio venció el plazo para la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), sin embargo, hoy todavía no existe un sistema completo y con capacidad para ejercer sus funciones a cabalidad. 

“En el sector privado llamamos a los poderes Ejecutivo y Legislativo a que apoyen de una vez por todas, la implementación del sistema y, por nuestra parte, nos comprometemos con la sociedad a tomar acciones concretas para combatir la  corrupción en y desde las empresas”, dijo a través de un mensaje.

Acentuó que siguen pendientes muchos elementos centrales del nuevo sistema que le impiden combatir efectivamente la corrupción en México. “Por ejemplo, aún no se realiza el nombramiento de un fiscal anticorrupción que cumpla con las exigencias y expectativas de la sociedad. Faltan por establecerse los Sistemas Locales Anticorrupción que deben armonizarse con el sistema nacional y pendiente la designación de los 18 magistrados para el Tribunal de Justicia Administrativa (TJA), órgano responsable de juzgar los casos graves de corrupción, tanto de funcionarios públicos como de particulares”.

Según informes de Juan Pablo Castañón, los empresarios mexicanos están decididos a poner de su parte para detener la corrupción “desde nuestra trinchera, desde nuestro sector”.

Comentó que están trabajando en conjunto con organizaciones de la sociedad civil, académicas y de abogados en las siguientes tres líneas de acción:

“Una actualización del Código de Integridad y Ética Empresarial del CCE, adaptado a la nueva legislación. Este documento servirá como guía para que las empresas puedan construir y sostener políticas de integridad que permitan la actuación ética y responsable de cada uno de sus empleados, trabajadores y ejecutivos. 

“Procesos de capacitación y entrenamiento sobre la nueva legislación, así como las mejores prácticas en temas de integridad. 

“Lineamientos y manuales para ayudar a las empresas a implementar una profunda cultura de cumplimiento de la ley y las mejores prácticas anticorrupción, de acuerdo con su tamaño y giro, empresa por empresa”.

En México 82.2% de los empresarios consideran que su negocio se ve afectado de manera negativa por la corrupción, además, 81% reconoce un aumento en los costos de operación por sobornos, y en su mayoría estima que los pagos extraoficiales ascienden hasta 10% de las utilidades de las empresas, reveló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón Castañón.

De acuerdo con el dirigente, el pasado 19 de julio venció el plazo para la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), sin embargo, hoy todavía no existe un sistema completo y con capacidad para ejercer sus funciones a cabalidad. 

“En el sector privado llamamos a los poderes Ejecutivo y Legislativo a que apoyen de una vez por todas, la implementación del sistema y, por nuestra parte, nos comprometemos con la sociedad a tomar acciones concretas para combatir la  corrupción en y desde las empresas”, dijo a través de un mensaje.

Acentuó que siguen pendientes muchos elementos centrales del nuevo sistema que le impiden combatir efectivamente la corrupción en México. “Por ejemplo, aún no se realiza el nombramiento de un fiscal anticorrupción que cumpla con las exigencias y expectativas de la sociedad. Faltan por establecerse los Sistemas Locales Anticorrupción que deben armonizarse con el sistema nacional y pendiente la designación de los 18 magistrados para el Tribunal de Justicia Administrativa (TJA), órgano responsable de juzgar los casos graves de corrupción, tanto de funcionarios públicos como de particulares”.

Según informes de Juan Pablo Castañón, los empresarios mexicanos están decididos a poner de su parte para detener la corrupción “desde nuestra trinchera, desde nuestro sector”.

Comentó que están trabajando en conjunto con organizaciones de la sociedad civil, académicas y de abogados en las siguientes tres líneas de acción:

“Una actualización del Código de Integridad y Ética Empresarial del CCE, adaptado a la nueva legislación. Este documento servirá como guía para que las empresas puedan construir y sostener políticas de integridad que permitan la actuación ética y responsable de cada uno de sus empleados, trabajadores y ejecutivos. 

“Procesos de capacitación y entrenamiento sobre la nueva legislación, así como las mejores prácticas en temas de integridad. 

“Lineamientos y manuales para ayudar a las empresas a implementar una profunda cultura de cumplimiento de la ley y las mejores prácticas anticorrupción, de acuerdo con su tamaño y giro, empresa por empresa”.