/ sábado 11 de marzo de 2017

Crecimiento del PIB en 2017 enfrenta desafíos externos: ITESM

  • El sector de la construcción es el que más se ha deteriorado: María Fonseca Paredes

La economía mexicana tiene en puerta diversos desafíos a escala internacional, entre los que destacan la renegociación del TLCAN y el incremento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, aseguró María Fonseca Paredes, directora del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Comentó que esos eventos tendrán influencia directa en la magnitud que alcanzará la tasa de crecimiento económico de México durante este año, además de otros factores de carácter interno como la confianza empresarial para las manufacturas, el comercio y la construcción que alcanzaron sus niveles más bajos desde que se implementó su medición.

Expuso que el sector de la construcción es el que más se ha deteriorado, ya que la cancelación de recursos federales para obras de infraestructura mermó las expectativas de crecimiento de dicha industria, además de que es un sector importante para la generación de empleo, tanto directo como indirectamente.

En lo que respecta a las manufacturas, la incertidumbre seguirá siendo una constante hasta que se tenga conocimiento sobre los puntos a negociar del TLCAN, revisión que comenzarán hacia finales de este año. Por su parte, el comercio ha visto reducidas sus expectativas ante los incrementos en el nivel de precios, situación que impactará negativamente a la demanda de bienes y servicios, comentó.

MEDIDA URGENTE

Fonseca dijo que la volatilidad internacional, particularmente en el tipo de cambio, obligó a que las autoridades mexicanas respondieran con la implementación de algunas medidas que frenaron la depreciación del peso frente al dólar, sin embargo, aún no se han ejecutado acciones concretas que permitan recuperar la confianza de los actores económicos internos.

“Es de carácter urgente incentivar la participación empresarial de tal manera que los flujos de inversión privada nacional alcancen un mayor dinamismo para generar expectativas económicas más favorables.”

De hecho, agregó, con una mayor participación empresarial la confianza también regresará a los consumidores, impactando positivamente los hábitos de consumo de las personas, al destinar sus recursos no solo a la adquisición de bienes y servicios de primera necesidad.

  • El sector de la construcción es el que más se ha deteriorado: María Fonseca Paredes

La economía mexicana tiene en puerta diversos desafíos a escala internacional, entre los que destacan la renegociación del TLCAN y el incremento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, aseguró María Fonseca Paredes, directora del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Comentó que esos eventos tendrán influencia directa en la magnitud que alcanzará la tasa de crecimiento económico de México durante este año, además de otros factores de carácter interno como la confianza empresarial para las manufacturas, el comercio y la construcción que alcanzaron sus niveles más bajos desde que se implementó su medición.

Expuso que el sector de la construcción es el que más se ha deteriorado, ya que la cancelación de recursos federales para obras de infraestructura mermó las expectativas de crecimiento de dicha industria, además de que es un sector importante para la generación de empleo, tanto directo como indirectamente.

En lo que respecta a las manufacturas, la incertidumbre seguirá siendo una constante hasta que se tenga conocimiento sobre los puntos a negociar del TLCAN, revisión que comenzarán hacia finales de este año. Por su parte, el comercio ha visto reducidas sus expectativas ante los incrementos en el nivel de precios, situación que impactará negativamente a la demanda de bienes y servicios, comentó.

MEDIDA URGENTE

Fonseca dijo que la volatilidad internacional, particularmente en el tipo de cambio, obligó a que las autoridades mexicanas respondieran con la implementación de algunas medidas que frenaron la depreciación del peso frente al dólar, sin embargo, aún no se han ejecutado acciones concretas que permitan recuperar la confianza de los actores económicos internos.

“Es de carácter urgente incentivar la participación empresarial de tal manera que los flujos de inversión privada nacional alcancen un mayor dinamismo para generar expectativas económicas más favorables.”

De hecho, agregó, con una mayor participación empresarial la confianza también regresará a los consumidores, impactando positivamente los hábitos de consumo de las personas, al destinar sus recursos no solo a la adquisición de bienes y servicios de primera necesidad.