/ viernes 13 de octubre de 2017

Crisis catalana podría obligar a revisar a la baja crecimiento de España

El presidente catalán Carles Puigdemont dejó en suspenso el martes la independencia de Cataluña

El gobierno español tendría que revisar a la baja sus previsiones de crecimiento económico para 2018 si no se resuelve rápidamente la crisis política con Cataluña, dijo este viernes la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

"Si no hubiera una pronta solución a este asunto nos deberíamos ver obligados a una bajada de las expectativas de crecimiento económico para el año 2018", que era del 2,6%, dijo la dirigente, en la conferencia de prensa posterior al consejo de ministros del viernes.

El año que viene debía "ser un buen año para el crecimiento y para el empleo, pero los acontecimientos que estamos viviendo en Cataluña nos hacen ser mas prudentes", añadió.

El presidente catalán Carles Puigdemont dejó en suspenso el martes la independencia de Cataluña en el Parlamento regional para facilitar un diálogo con Madrid, en una jornada muy confusa.

El gobierno de Mariano Rajoy le respondió con un requerimiento formal para que aclare si había declarado la independencia, primer paso de un proceso que podría llevar a la suspensión de la autonomía de Cataluña, al amparo del Artículo 155 de la Constitución.

Sáenz de Santamaría se refirió a las consecuencias económicas en Cataluña de esta crisis política que ha llevado a las principales empresas de la región a trasladar su sede social a otros lugares. 

Ha habido un "parón de la inversión, una caída de un 10% de las inversiones en Cataluña, mientras que en el resto de España crecían un 13%, o la caída dramática del turismo. Del 20 al 30% de las reservas hoteleras en Barcelona se han visto afectadas".

"La Generalitat está creando todas las condiciones para sumir a Cataluña en una aguda desaceleración, incluso en una recesión económica, según advierten los expertos", añadió.

/afa

El gobierno español tendría que revisar a la baja sus previsiones de crecimiento económico para 2018 si no se resuelve rápidamente la crisis política con Cataluña, dijo este viernes la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

"Si no hubiera una pronta solución a este asunto nos deberíamos ver obligados a una bajada de las expectativas de crecimiento económico para el año 2018", que era del 2,6%, dijo la dirigente, en la conferencia de prensa posterior al consejo de ministros del viernes.

El año que viene debía "ser un buen año para el crecimiento y para el empleo, pero los acontecimientos que estamos viviendo en Cataluña nos hacen ser mas prudentes", añadió.

El presidente catalán Carles Puigdemont dejó en suspenso el martes la independencia de Cataluña en el Parlamento regional para facilitar un diálogo con Madrid, en una jornada muy confusa.

El gobierno de Mariano Rajoy le respondió con un requerimiento formal para que aclare si había declarado la independencia, primer paso de un proceso que podría llevar a la suspensión de la autonomía de Cataluña, al amparo del Artículo 155 de la Constitución.

Sáenz de Santamaría se refirió a las consecuencias económicas en Cataluña de esta crisis política que ha llevado a las principales empresas de la región a trasladar su sede social a otros lugares. 

Ha habido un "parón de la inversión, una caída de un 10% de las inversiones en Cataluña, mientras que en el resto de España crecían un 13%, o la caída dramática del turismo. Del 20 al 30% de las reservas hoteleras en Barcelona se han visto afectadas".

"La Generalitat está creando todas las condiciones para sumir a Cataluña en una aguda desaceleración, incluso en una recesión económica, según advierten los expertos", añadió.

/afa