/ miércoles 7 de diciembre de 2016

¡Cuida tu aguinaldo! Aquí las mejores recomendaciones para no derrocharlo

La época decembrina es una de las  que la gente disfruta más. Convivencias, cenas, regalos… muchos son los factores que hacen de estas fechas algo muy especial. Para los trabajadores, uno de los motivos por los que los que estos días son importantes es porque reciben una de sus prestaciones legales más esperadas: nos referimos al aguinaldo.

En ocasiones el aguinaldo se convierte en un salvavidas para algunos trabajadores que necesitan pagar sus deudas, en otras, se vuelve indispensable para la compra de algún bien necesario. Sin embargo, muchos hacen uso inadecuado del mismo y lo gastan incluso antes de haberlo recibido.

No te pierdas: 

Aquí las mejores recomendaciones:

Planea con anticipación el uso de tu aguinaldo. Distribuye tu aguinaldo de manera adecuada, y haz un plan que te ayude a utilizarlo de manera eficiente. Esto te ayudará a mantener un control sobre tus  gastos e inversiones en esta época de fiestas. 

1.       Destina una parte a pagar tus deudas o anticipar tus gastos fijos.

2.       Destina otra parte para comprar algo para ti que no habías tenido posibilidad de comprar durante el año, o bien para comprar regalos para tus familiares y amigos, así como lo necesario para tus fiestas navideñas. También puedes gastarlo para mejoras o reparaciones que requiera tu casa.

3.       No olvides destinar otra parte a tu ahorro.

Quítate un peso de encima y liquida tus deudas o anticipa tus pagos. Destina una parte de este ingreso para hacer pagos adicionales a tus tarjetas de crédito, el crédito de tu auto o tu hipoteca. De esta manera comenzarás el año con finanzas más sanas y te sentirás más ligero.

Si no tienes deudas, puedes aprovechar para adelantar pagos que ya sabes que tendrás que cubrir en el futuro, tales como la colegiatura de tus hijos, tus seguros u otros gastos fijos. Puedes pedir descuentos por estos pagos anticipados, que constituyen un beneficio directo a tu bolsillo.

¡Disfrútalo! Sé un comprador inteligente y organiza tus compras. Es fácil si sigues estos consejos:

1.       No compres cosas que no necesitas.

2.       Evita las compras impulsivas y utiliza tu dinero con conocimiento.

3.       Tómate el tiempo necesario para comparar precios y características de productos o servicios para elegir las mejores opciones.

4.       Ya que sepas cuánto presupuesto destinarás a tus compras, elabora una lista de lo que deseas comprar y apégate a dicho presupuesto. De esta manera no te excederás en tus gastos de fin de año.

5.       Compra tus regalos con anticipación para asegurar que encuentres todo lo que incluyas en tu lista y no te veas en la necesidad de hacer compras de pánico.

Lee también: 

Házle un regalo a tu “futuro yo”: ahorra e invierte tu aguinaldo. Ahorra una buena parte de tu aguinaldo, separándolo en una cuenta de inversión. Compara las opciones que te ofrecen los bancos y fondos para asegurar el crecimiento de tu saldo. Este ahorro te ayudará a pasar fácilmente la cuesta de enero, y mejor aún, a tener un fondo para futuras emergencias y para tu retiro.

Recuerda que el aguinaldo no es regalo, ni un "dinerito" extra, ni dinero que te sobra. Tu aguinaldo es una prestación laboral y es producto de tu trabajo. Cuídalo y úsalo con inteligencia. De esta manera lo disfrutarás más y le sacarás el mejor provecho.

Con información de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano, A.C. (AMECH) 

La época decembrina es una de las  que la gente disfruta más. Convivencias, cenas, regalos… muchos son los factores que hacen de estas fechas algo muy especial. Para los trabajadores, uno de los motivos por los que los que estos días son importantes es porque reciben una de sus prestaciones legales más esperadas: nos referimos al aguinaldo.

En ocasiones el aguinaldo se convierte en un salvavidas para algunos trabajadores que necesitan pagar sus deudas, en otras, se vuelve indispensable para la compra de algún bien necesario. Sin embargo, muchos hacen uso inadecuado del mismo y lo gastan incluso antes de haberlo recibido.

No te pierdas: 

Aquí las mejores recomendaciones:

Planea con anticipación el uso de tu aguinaldo. Distribuye tu aguinaldo de manera adecuada, y haz un plan que te ayude a utilizarlo de manera eficiente. Esto te ayudará a mantener un control sobre tus  gastos e inversiones en esta época de fiestas. 

1.       Destina una parte a pagar tus deudas o anticipar tus gastos fijos.

2.       Destina otra parte para comprar algo para ti que no habías tenido posibilidad de comprar durante el año, o bien para comprar regalos para tus familiares y amigos, así como lo necesario para tus fiestas navideñas. También puedes gastarlo para mejoras o reparaciones que requiera tu casa.

3.       No olvides destinar otra parte a tu ahorro.

Quítate un peso de encima y liquida tus deudas o anticipa tus pagos. Destina una parte de este ingreso para hacer pagos adicionales a tus tarjetas de crédito, el crédito de tu auto o tu hipoteca. De esta manera comenzarás el año con finanzas más sanas y te sentirás más ligero.

Si no tienes deudas, puedes aprovechar para adelantar pagos que ya sabes que tendrás que cubrir en el futuro, tales como la colegiatura de tus hijos, tus seguros u otros gastos fijos. Puedes pedir descuentos por estos pagos anticipados, que constituyen un beneficio directo a tu bolsillo.

¡Disfrútalo! Sé un comprador inteligente y organiza tus compras. Es fácil si sigues estos consejos:

1.       No compres cosas que no necesitas.

2.       Evita las compras impulsivas y utiliza tu dinero con conocimiento.

3.       Tómate el tiempo necesario para comparar precios y características de productos o servicios para elegir las mejores opciones.

4.       Ya que sepas cuánto presupuesto destinarás a tus compras, elabora una lista de lo que deseas comprar y apégate a dicho presupuesto. De esta manera no te excederás en tus gastos de fin de año.

5.       Compra tus regalos con anticipación para asegurar que encuentres todo lo que incluyas en tu lista y no te veas en la necesidad de hacer compras de pánico.

Lee también: 

Házle un regalo a tu “futuro yo”: ahorra e invierte tu aguinaldo. Ahorra una buena parte de tu aguinaldo, separándolo en una cuenta de inversión. Compara las opciones que te ofrecen los bancos y fondos para asegurar el crecimiento de tu saldo. Este ahorro te ayudará a pasar fácilmente la cuesta de enero, y mejor aún, a tener un fondo para futuras emergencias y para tu retiro.

Recuerda que el aguinaldo no es regalo, ni un "dinerito" extra, ni dinero que te sobra. Tu aguinaldo es una prestación laboral y es producto de tu trabajo. Cuídalo y úsalo con inteligencia. De esta manera lo disfrutarás más y le sacarás el mejor provecho.

Con información de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano, A.C. (AMECH)