/ miércoles 29 de marzo de 2017

Denuncian “regularización” de autos ilegales

  • Industriales acusan que autoridades no contemplan una ley para las unidades que entran por la frontera norte

Representantes de la  industria automotriz denunciaron que importadores de vehículos usados en la frontera norte del país ofrecen el empadronamiento y regularización de vehículos de contrabando.

El director general adjunto de la Asociación de Distribuidores de Automotores (Amda), Guillermo Rosales Zárate, dejó en claro que “no hay en el Gobierno federal, ni en el Congreso, ninguna disposición regulatoria encaminada a legalizar la circulación de vehículos chuecos”.

Después de que la industria libró una batalla en contra de la importación indiscriminada de vehículos usados procedentes de Estados Unidos, que propició la entrada de más de siete millones de unidades “chatarra”, los importadores han buscado estrategias para continuar con esta venta. En 2014, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional el Decreto que regula la importación definitiva de vehículos.

Con esto se invalidaron los amparos que permitían a los importadores introducir esos vehículos, que en su mayoría no podían circular en la Unión Americana debido a sus condiciones físico-mecánicas. La validación de dicho Decreto redujo significativamente la importación de autos usados en la frontera, de tal forma que en enero pasado la importación se redujo en 27.9 por ciento, respecto a igual periodo de 2016, es decir, tres mil 744 vehículos menos.

Guillermo Rosales dijo que “constantemente este tipo de organizaciones están engañando a los propietarios de automotores con el ‘San Benito’ de que ya están negociando la regularización de vehículos chuecos. Situación totalmente falsa”.

Aclaró además que no viene ninguna regularización y no está en puerta ninguna ley para regularizar los vehículos de contrabando.

Recordó que desde que los importadores perdieron el amparo -documento que incluso en algún tiempo rentaban- han buscado la forma de evadir la ley, y durante el primer trimestre del año pasado se observó una preocupante tendencia al alza en la importación de vehículos usados.

Ello, debido a la ejecución de prácticas fraudulentas que denunció la industria automotriz y puso en el conocimiento de la autoridad, como la existencia de empresas que emitían facturas falsas para facilitar la importación de unidades. Estas prácticas fraudulentas se corrigieron a lo largo del año pasado, y “logramos cerrar con una disminución en la importación de vehículos usados”, destacó el directivo.

La reducción del 27.9 por ciento en enero pasado, hace estimar que a lo largo de 2017, de continuar con el esfuerzo emprendido por la SHCP, el SAT y la Dirección General de Aduanas, se podrá mantener un control más efectivo en la importación de vehículos usados, en beneficio de la industria nacional. Sin embargo, los importadores continúan con acciones fraudulentas para elevar sus ventas de vehículos chatarra de Estados Unidos a México.

“Como lo vimos el año pasado que se intentó hacer en Chihuahua y en Zacatecas y como está en marcha un intento más en el gobierno de Durango para empadronar y ofrecer legalidad a la circulación de vehículos chuecos”, denunció Guillermo Rosales. (Notimex)

Reiteró que el gobierno federal ha dejado en claro que no respaldará estas acciones y que no hay en estudio, ni en el Congreso, ninguna iniciativa “que esté encaminada a legalizar la circulación de vehículos chuecos”, es un mensaje claro a los consumidores, indicó.

  • Industriales acusan que autoridades no contemplan una ley para las unidades que entran por la frontera norte

Representantes de la  industria automotriz denunciaron que importadores de vehículos usados en la frontera norte del país ofrecen el empadronamiento y regularización de vehículos de contrabando.

El director general adjunto de la Asociación de Distribuidores de Automotores (Amda), Guillermo Rosales Zárate, dejó en claro que “no hay en el Gobierno federal, ni en el Congreso, ninguna disposición regulatoria encaminada a legalizar la circulación de vehículos chuecos”.

Después de que la industria libró una batalla en contra de la importación indiscriminada de vehículos usados procedentes de Estados Unidos, que propició la entrada de más de siete millones de unidades “chatarra”, los importadores han buscado estrategias para continuar con esta venta. En 2014, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional el Decreto que regula la importación definitiva de vehículos.

Con esto se invalidaron los amparos que permitían a los importadores introducir esos vehículos, que en su mayoría no podían circular en la Unión Americana debido a sus condiciones físico-mecánicas. La validación de dicho Decreto redujo significativamente la importación de autos usados en la frontera, de tal forma que en enero pasado la importación se redujo en 27.9 por ciento, respecto a igual periodo de 2016, es decir, tres mil 744 vehículos menos.

Guillermo Rosales dijo que “constantemente este tipo de organizaciones están engañando a los propietarios de automotores con el ‘San Benito’ de que ya están negociando la regularización de vehículos chuecos. Situación totalmente falsa”.

Aclaró además que no viene ninguna regularización y no está en puerta ninguna ley para regularizar los vehículos de contrabando.

Recordó que desde que los importadores perdieron el amparo -documento que incluso en algún tiempo rentaban- han buscado la forma de evadir la ley, y durante el primer trimestre del año pasado se observó una preocupante tendencia al alza en la importación de vehículos usados.

Ello, debido a la ejecución de prácticas fraudulentas que denunció la industria automotriz y puso en el conocimiento de la autoridad, como la existencia de empresas que emitían facturas falsas para facilitar la importación de unidades. Estas prácticas fraudulentas se corrigieron a lo largo del año pasado, y “logramos cerrar con una disminución en la importación de vehículos usados”, destacó el directivo.

La reducción del 27.9 por ciento en enero pasado, hace estimar que a lo largo de 2017, de continuar con el esfuerzo emprendido por la SHCP, el SAT y la Dirección General de Aduanas, se podrá mantener un control más efectivo en la importación de vehículos usados, en beneficio de la industria nacional. Sin embargo, los importadores continúan con acciones fraudulentas para elevar sus ventas de vehículos chatarra de Estados Unidos a México.

“Como lo vimos el año pasado que se intentó hacer en Chihuahua y en Zacatecas y como está en marcha un intento más en el gobierno de Durango para empadronar y ofrecer legalidad a la circulación de vehículos chuecos”, denunció Guillermo Rosales. (Notimex)

Reiteró que el gobierno federal ha dejado en claro que no respaldará estas acciones y que no hay en estudio, ni en el Congreso, ninguna iniciativa “que esté encaminada a legalizar la circulación de vehículos chuecos”, es un mensaje claro a los consumidores, indicó.