/ martes 4 de octubre de 2016

Dispondrá la CDXM de presupuesto mayor al ejercido en 2016: Meade

  • Descarta el secretario que peligre el objetivo de superávit debido al alza de la tasa de interés y depreciación del peso

El incremento de tasas de interés por parte del Banco de México (Banxico), y el alza del dólar no ponen en riesgo el objetivo de un superávit primario de 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2017, aseguró el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, quien afirmó que el próximo año la capital del país dispondrá de un presupuesto mayor en nueve mil 500 millones de pesos al aprobado para este 2016.

De esta manera, en una reunión de acercamiento con representantes de los medios de comunicación, el funcionario reconoció que el alza de interés y la volatilidad en el tipo de cambio sí tendrían un impacto pero “marginal” sobre la deuda del sector público, toda vez que gran parte de ella está contratada en pesos mexicanos y a tasa fija.

Por ello, descartó que la política monetaria adoptada por el banco central y el alza en el tipo de cambio presionarán al alza la deuda del Gobierno federal, cuya expresión más amplia (Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público), representará para el cierre de este año 50.5 por ciento del PIB y 50.2 para final de 2017.

“Es una deuda que está mayoritariamente contratada en pesos, que está mayoritariamente contratada en tasa fija, el caso de la deuda externa, el 100 por ciento de la deuda que tenemos contrata está en tasa fija, por lo que la deuda mexicana, entre las del mundo, es una de las deudas que es menos sensible, a cambios en tasas de interés y en ajustes en tipo de cambio, ciertamente ambos afectan pero la afectación será marginal y por lo tanto no deberá poner en peligro la consecución de los dos elementos que nos hemos planteado”, comentó.

“El primer lugar -apuntó-, el más importante, el que está más a la mano, el que depende más de las acciones que tomemos juntos en materia política económico el Ejecutivo y el Legislativo, es conseguir el presupuesto primario y movernos ya en una trayectoria de la deuda como porcentaje del PIB que sea decreciente”.

Al respecto, cabe mencionar que, según datos de la SHCP, el 78 por ciento de la deuda de México está contratada en pesos y el resto en otras divisas. Del total de los pasivos contratados en monedas extranjeras, el 81 por ciento está en dólares estadunidenses y en segundo lugar (tres por ciento), en yen japonés.

Y en materia de tasas de interés, resulta que, desde diciembre de 2015 a la fecha, el Banxico ha elevado en 1.75 puntos su tasa de interés referencial, al aumentarla, de manera gradual, de 3.00 a 4.75 por ciento.

De acuerdo al Paquete Económico para 2017 que propuso el Ejecutivo federal al Congreso de la Unión se propone un superávit de 0.1 por ciento del PIB en la medida más estrecha de balance, lo que también implica un superávit primario por primera vez desde 2008, estimado en 0.4 por ciento del PIB.

“Para ello -apunta la SHCP-, se requiere una contención al gasto por un monto equivalente a 1.2 por ciento del PIB con relación al presupuesto aprobado en 2016; dado que durante 2016 se lleva a cabo un ajuste por 0.9 por ciento del PIB, que deberá hacerse permanente, el esfuerzo adicional para 2017 será de 0.3 por ciento del PIB”.

Durante la conferencia, el secretario fue cuestionado sobre la petición que lanzó el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Macera, para que sea restituido el Fondo de Capitalidad para el 2017, ante lo cual, José Antonio Meade aseguró que el Ejecutivo federal propuso incrementar en nueve mil 500 millones de pesos el presupuesto para la Ciudad.

“La suma de los recursos que nosotros calculamos que habrá de recibir la Ciudad de México que vienen ya reflejados en el paquete, reflejan casi 95 mil millones de pesos entre participaciones y aportaciones, que son nueve mil 500 millones de pesos más de los que habrán de ejercerse durante este 2016”, destacó.

En este sentido, el funcionario afirmó que varios son los proyectos en la Ciudad de México que resultarán apoyados con recursos que inyectará la Federación.

“Un apoyo muy importante para el túnel emisor oriente, que supera los tres mil 500 millones de pesos, apoyos de casi 900 millones del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), obras hidráulicas en la ciudad, de los 17 mil millones de pesos considerados para el tren México-Toluca, un poco más de nueve mil habrán de invertirse en el tramo que va de Observatorio a Santa Fe, dándole un complemento muy importante a lo que en materia de transporte público se está haciendo en la ciudad, sin considerar el apoyo permanente que desde la Federación se da a la educación en la Ciudad de México”, comentó.

No obstante, el funcionario federal informo que mantendrá reuniones con el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con el ánimo de construir espacios de diálogo y consensos, en donde la visión de ambos, apuntó, sea el hacer un esfuerzo de gasto y eficientarlo.

  • Descarta el secretario que peligre el objetivo de superávit debido al alza de la tasa de interés y depreciación del peso

El incremento de tasas de interés por parte del Banco de México (Banxico), y el alza del dólar no ponen en riesgo el objetivo de un superávit primario de 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2017, aseguró el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade, quien afirmó que el próximo año la capital del país dispondrá de un presupuesto mayor en nueve mil 500 millones de pesos al aprobado para este 2016.

De esta manera, en una reunión de acercamiento con representantes de los medios de comunicación, el funcionario reconoció que el alza de interés y la volatilidad en el tipo de cambio sí tendrían un impacto pero “marginal” sobre la deuda del sector público, toda vez que gran parte de ella está contratada en pesos mexicanos y a tasa fija.

Por ello, descartó que la política monetaria adoptada por el banco central y el alza en el tipo de cambio presionarán al alza la deuda del Gobierno federal, cuya expresión más amplia (Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público), representará para el cierre de este año 50.5 por ciento del PIB y 50.2 para final de 2017.

“Es una deuda que está mayoritariamente contratada en pesos, que está mayoritariamente contratada en tasa fija, el caso de la deuda externa, el 100 por ciento de la deuda que tenemos contrata está en tasa fija, por lo que la deuda mexicana, entre las del mundo, es una de las deudas que es menos sensible, a cambios en tasas de interés y en ajustes en tipo de cambio, ciertamente ambos afectan pero la afectación será marginal y por lo tanto no deberá poner en peligro la consecución de los dos elementos que nos hemos planteado”, comentó.

“El primer lugar -apuntó-, el más importante, el que está más a la mano, el que depende más de las acciones que tomemos juntos en materia política económico el Ejecutivo y el Legislativo, es conseguir el presupuesto primario y movernos ya en una trayectoria de la deuda como porcentaje del PIB que sea decreciente”.

Al respecto, cabe mencionar que, según datos de la SHCP, el 78 por ciento de la deuda de México está contratada en pesos y el resto en otras divisas. Del total de los pasivos contratados en monedas extranjeras, el 81 por ciento está en dólares estadunidenses y en segundo lugar (tres por ciento), en yen japonés.

Y en materia de tasas de interés, resulta que, desde diciembre de 2015 a la fecha, el Banxico ha elevado en 1.75 puntos su tasa de interés referencial, al aumentarla, de manera gradual, de 3.00 a 4.75 por ciento.

De acuerdo al Paquete Económico para 2017 que propuso el Ejecutivo federal al Congreso de la Unión se propone un superávit de 0.1 por ciento del PIB en la medida más estrecha de balance, lo que también implica un superávit primario por primera vez desde 2008, estimado en 0.4 por ciento del PIB.

“Para ello -apunta la SHCP-, se requiere una contención al gasto por un monto equivalente a 1.2 por ciento del PIB con relación al presupuesto aprobado en 2016; dado que durante 2016 se lleva a cabo un ajuste por 0.9 por ciento del PIB, que deberá hacerse permanente, el esfuerzo adicional para 2017 será de 0.3 por ciento del PIB”.

Durante la conferencia, el secretario fue cuestionado sobre la petición que lanzó el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Macera, para que sea restituido el Fondo de Capitalidad para el 2017, ante lo cual, José Antonio Meade aseguró que el Ejecutivo federal propuso incrementar en nueve mil 500 millones de pesos el presupuesto para la Ciudad.

“La suma de los recursos que nosotros calculamos que habrá de recibir la Ciudad de México que vienen ya reflejados en el paquete, reflejan casi 95 mil millones de pesos entre participaciones y aportaciones, que son nueve mil 500 millones de pesos más de los que habrán de ejercerse durante este 2016”, destacó.

En este sentido, el funcionario afirmó que varios son los proyectos en la Ciudad de México que resultarán apoyados con recursos que inyectará la Federación.

“Un apoyo muy importante para el túnel emisor oriente, que supera los tres mil 500 millones de pesos, apoyos de casi 900 millones del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), obras hidráulicas en la ciudad, de los 17 mil millones de pesos considerados para el tren México-Toluca, un poco más de nueve mil habrán de invertirse en el tramo que va de Observatorio a Santa Fe, dándole un complemento muy importante a lo que en materia de transporte público se está haciendo en la ciudad, sin considerar el apoyo permanente que desde la Federación se da a la educación en la Ciudad de México”, comentó.

No obstante, el funcionario federal informo que mantendrá reuniones con el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con el ánimo de construir espacios de diálogo y consensos, en donde la visión de ambos, apuntó, sea el hacer un esfuerzo de gasto y eficientarlo.