/ jueves 24 de junio de 2021

Disruptores | Portèlo: un segundo aire para el lujo

Una plataforma que le da la oportunidad a las personas de monetizar esos artículos olvidados que aún guardan un buen valor


Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music



Tendencias siempre han ido y venido dentro del mundo de la moda, explica la emprendedora Balbina Garza, pero los movimientos que se están dando hoy en su interior, lejos de ser algo pasajero, representan un cambio de paradigma.

Estos movimientos en la industria de la moda que explica Balbina pasan por la disrupción tecnológica, la sustentabilidad y la apertura hacia un mercado más libre, en el que los aparadores dejen de dictar lo que la gente se pone encima.

Portèlo, la plataforma que Balbina ha creado junto a su socia Jimena Ruiz, busca ocupar en México la pasarela central en desfile de estos cambios.

Portèlo es un marketplace donde se conecta a compradores y vendedores de moda de lujo de segunda mano en México.

En él compradores encuentra artículos de segunda mano de exclusivas casas de moda como Gucci, Jimmy Choo, Salvatore Ferragamo, Valentino, Prada o Louis Vuitton que le son enviados con todas las garantías de ser artículos originales.

Según explica Balbina, este modelo conlleva varios beneficios para los consumidores.

En primer lugar éstos pueden hacerse de artículos de lujo a precios más económicos que los que encontraría en tienda al ser artículos de segunda mano y sin la intermediación de una tienda que eleva el costo.

Aunque los artículos en Portèlo aún cuestan más que los que se pueden encontrar en el aparador de una tienda de fast fashion, el ajuste en su costo abre una ventana de oportunidad para quien no ha podido adquirir una de estas piezas de lujo.

Foto: Barbara Santos

"Tenemos usuarios que venden productos en 500 pesos que están etiquetados 50 mil pesos en tienda. Estamos regresando a las forma más tradicional de oferta y demanda, donde el vendedor le va a poner el precio que realmente tiene en el mercado".

Asimismo, en el marketplace se pueden hallar piezas descontinuadas por las marcas pero que aún guardan un alto valor entre los amantes de la moda. Esto en cierta medida rompe el paradigma de la temporalidad en la moda al poner en circulación artículos de temporadas pasadas.

"Se vuelve esto en un mercado mucho más libre para que realmente las personas expresen su estilo y su individualidad de una forma que ya no solamente está impuesta por lo último que encontraste en un aparador.

"En un inicio se podría pensar que tenemos 100% a un comprador con un perfil aspiracional, pero lo que hemos visto en un corto tiempo es que tenemos perfiles con un poder adquisitivo altísimo que venden productos de lujo y que están regresando a comprar porque ya hay un factor de exclusividad, artículos ya no están en tiendas".

Luego de que los artículos llegan a los compradores estos aún cuentan con 24 horas para disputar su calidad de ser necesario, con lo que se cubre al 100% la satisfacción del cliente final.

De lado de los vendedores, de acuerdo con Balbina, en promedio los mexicanos usamos sólo el 20% de la ropa con la que contamos en nuestros armarios, por lo que Portèlo busca darle la oportunidad a las personas de monetizar esos artículos de lujo que quedan en el olvido pero que aún guardan un buen valor, ya sea por su calidad, renombre o escasez.

Antes de comenzar a recibir oferta éstos someten sus productos a un proceso de autenticación realizado por Portèlo.

Este paso es uno de los grandes diferenciadores de la plataforma dentro del segmento de marketplaces.

Debido a que se trata de artículos de lujo es necesaria una minuciosa autenticación de los mismos, que se busca no tarde más de tres días.

Este proceso se realiza mediante tecnología al solicitar a los vendedores fotografías detallas de ciertas partes de los artículos, como los cierres en las bolsas, las etiquetas y los patrones de las telas, mismas que son analizadas por software.

Según Balbina la industria de moda de segunda mano se encuentra creciendo cuatro veces más rápido que la industria de moda tradicional, lo que ha incentivado el surgimiento de muchas opciones tecnológicas que ayudan en este proceso.

Esto es importante, pues en la medida que crece el interés de los consumidores por entrar a este mercado, asimismo sucede con el crecimiento de la piratería y la clonación de artículos de lujo; y que según Balbina aún son una minoría dentro de Portèlo.

Por tal motivo el personal de Portèlo hace un último chequeo de forma manual en cada caso para aprobar los artículos o regresar con comentarios a los vendedores para mejorar su listado.

Incluso, dice Balbina, su equipo ha llegado al punto de entrar en contacto con las mismas marcas para solicitarles que den por buena una autenticación.

"Nuestros vendedores no están aquí como para sacar una ganancia de comprar algo y después revenderlo. Realmente son usuarios que compran cosas para uso propio y que después deciden compartirlo con alguien más y o sacarle algo de provecho.

"Autenticar cada pieza es una ciencia como tal, cada marca y artículo tiene identificadores únicos que los hacen auténticos o no. Los zapatos no van a ser igual a las bolsas y también dependiendo de la fecha de lanzamiento puede que los patrones hayan cambiado. Se requiere de muchísima investigación que poco a poco hemos ido recopilando".

La ausencia de todo este proceso de autenticación y curaduría en la experiencia de compra es la razón por la que la venta de artículos de lujo en marketplaces no especializados como Amazon o MercadoLibre no han terminado de despegar, explica Balbina.

"La filosofía detrás de la plataforma siempre fue ofrecer aquello que quisieras tener cuando estuvieras comprando o vendiendo segunda mano, que es algo que veíamos que faltaba en general en el mercado.

"Las empresas cada vez colaboran más marketplaces de segunda mano porque saben que lo sostenible es lo que viene y tienen que empezar a adaptarse".

Foto: Barbara Santos

CARÍSIMO DE PARÍS

Según recuerda Balbina, desde niña le habían interesado la moda y el lujo desde el punto de vista artístico y el trabajo que los distintos diseñadores invertían en cada pieza. "Lo físico", como ella le dice.

Sin embargo los precios de estos artículos a pie de tienda no encajaban con una realidad que ella percibía diferente a la de las grandes marcas.

"Hay cosas que no hacen sentido en la industria de la moda donde por ejemplo productos que se hacen en masa, sólo con máquinas, cuestan mucho más que otros productos hechos a mano; las cosas suelen ser mucho más caras simplemente por la marca".

Este interés por el lujo continuó mientras Balbina trabajó para la firma de diseño de interiorismo neoyorkina Kravet Inc. durante cinco años en las áreas de ventas, marketing y finanzas en las que se familiarizó con los altos estándares de la industria.

"Estás hablando del lujo más alto en la industria de interiores, realmente se dedican a la calidad y eso me inspiró a mantenerme en esta industria del diseño y el lujo".

Junto a su amiga de toda la vida Jimena Ruiz, quien ya llevaba una carrera hecha dentro del mundo de la moda en empleos dentro de marcas como Phillip Lim y Jimmy Choo, fue que Balbina decidió incursionar en el mercado de segunda mano mediante Portèlo en febrero de 2019.

"Las dos nos dimos cuenta que la calidad dentro de la moda es algo que ha ido cambiando mucho a lo largo del tiempo. Antes las personas compraban muchas menos prendas pero de una calidad más alta, en promedio una prenda duraba diez años y actualmente dura hasta diez meses.

"Veíamos cómo existía esta problemática, particularmente en las industrias de diseño y fue donde empezamos a platicar sobre la oportunidad que había en la segunda mano de realmente apreciar lo que ya existe".

Con el apoyo de ángeles inversionistas la plataforma poco a poco se ha ido haciendo de un espacio y al día de hoy cuenta con 30 mil usuarios activos.

De acuerdo con Balbina, la plataforma destaca en el mercado latinoamericano al ser de las primeras enfocas en el lujo de segunda mano, por lo que ha logrado atraer la atención tanto de compradores, vendedores e inversionistas.

"En Latam es algo que apenas está por explotar y realmente aquí es donde está el área de oportunidad de posicionamiento, de aprender ya de esa primer generación de empresas que se dedicaron a hacer esto en otras partes del mundo", platica.

Según explica Balbina, la industria de la moda de segunda mano ayudada por tecnología ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una parada forzosa para la creciente industria de la moda.

Un ejemplo de esto fue la reciente ronda de capital que la plataforma de moda de lujo de segunda mano Vestiaire Collective, la cual alcanzó una valuación de más de mil millones, y acaba de levantar por 216 millones de dólares; convirtiéndola en un unicornio basado en el intercambio de prendas usadas.

Según analistas de este movimiento, Vestiaire Collective marcó el inicio en Europa de la masificación de la compra-venta de artículos de lujo gracias a una creciente preocupación global por el impacto de la moda en el medio ambiente, especialmente entre los compradores más jóvenes.

Según la fuente, y aunque no existe consenso al respecto, se ubica a la moda entre las industrias más contaminantes del planeta, en algunos casos identificándola como la segunda sólo por detrás del petróleo al adjudicarle hasta el 10% de las emisiones globales de CO2.

Sin embargo, para Balbina aún no existe data precisa sobre el verdadero impacto de la moda en el medio ambiente ya que las métricas existentes sólo se centran en las etapas de producción y no así en las consecuencias de la ropa que termina en vertederos y cuerpos de agua.

Aún así –dice– el impacto que está teniendo la moda en el medio ambiente, cualquiera que este sea, debe de buscarse ser reducido, por la gran importancia que la ropa representa para las personas; problemática que los marketplaces de segunda mano como Portèlo sí están atacando.

Foto: Barbara Santos

"Lo que estamos resolviendo de fondo es que al comprar de segunda mano en vez de directamente algo nuevo en una tienda estás desacelerando el ritmo de producción de esta industria.

"Todo esto nos ayuda a hacer una conciencia sobre que hay que aprovechar lo que ya tenemos, la prenda más sostenible es la que ya está en tu clóset, la que ya existe".

Asimismo la pandemia ha impulsado este mercado al tiempo que las tiendas físicas cerraron y las personas estuvieron a la caza de ofertas dentro del segmento de lujo.

En la experiencia de Portèlo durante el último año el número de transacciones creció 150% mientras que el ticket promedio ha ido aumentado a niveles récord al encontrarse hoy en los 6 mil pesos.

"Habían personas comprando desde tacones altísimos de colores y vestidos de gala que yo no entendía como para cuándo los iban a usar. Pero es donde vemos un poco la atemporalidad, los amantes de la moda realmente están viendo las oportunidades".

Con estas inercias tras de sí Portèlo está en vísperas de iniciar una ronda de capital para ampliar sus operaciones, cuyo monto Balbina se guarda pero estima en "millones de dólares", los cuales utilizarán para la expansión de su punto de autenticación, capacidades logísticas, reinversión tecnológica y marketing.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music



Tendencias siempre han ido y venido dentro del mundo de la moda, explica la emprendedora Balbina Garza, pero los movimientos que se están dando hoy en su interior, lejos de ser algo pasajero, representan un cambio de paradigma.

Estos movimientos en la industria de la moda que explica Balbina pasan por la disrupción tecnológica, la sustentabilidad y la apertura hacia un mercado más libre, en el que los aparadores dejen de dictar lo que la gente se pone encima.

Portèlo, la plataforma que Balbina ha creado junto a su socia Jimena Ruiz, busca ocupar en México la pasarela central en desfile de estos cambios.

Portèlo es un marketplace donde se conecta a compradores y vendedores de moda de lujo de segunda mano en México.

En él compradores encuentra artículos de segunda mano de exclusivas casas de moda como Gucci, Jimmy Choo, Salvatore Ferragamo, Valentino, Prada o Louis Vuitton que le son enviados con todas las garantías de ser artículos originales.

Según explica Balbina, este modelo conlleva varios beneficios para los consumidores.

En primer lugar éstos pueden hacerse de artículos de lujo a precios más económicos que los que encontraría en tienda al ser artículos de segunda mano y sin la intermediación de una tienda que eleva el costo.

Aunque los artículos en Portèlo aún cuestan más que los que se pueden encontrar en el aparador de una tienda de fast fashion, el ajuste en su costo abre una ventana de oportunidad para quien no ha podido adquirir una de estas piezas de lujo.

Foto: Barbara Santos

"Tenemos usuarios que venden productos en 500 pesos que están etiquetados 50 mil pesos en tienda. Estamos regresando a las forma más tradicional de oferta y demanda, donde el vendedor le va a poner el precio que realmente tiene en el mercado".

Asimismo, en el marketplace se pueden hallar piezas descontinuadas por las marcas pero que aún guardan un alto valor entre los amantes de la moda. Esto en cierta medida rompe el paradigma de la temporalidad en la moda al poner en circulación artículos de temporadas pasadas.

"Se vuelve esto en un mercado mucho más libre para que realmente las personas expresen su estilo y su individualidad de una forma que ya no solamente está impuesta por lo último que encontraste en un aparador.

"En un inicio se podría pensar que tenemos 100% a un comprador con un perfil aspiracional, pero lo que hemos visto en un corto tiempo es que tenemos perfiles con un poder adquisitivo altísimo que venden productos de lujo y que están regresando a comprar porque ya hay un factor de exclusividad, artículos ya no están en tiendas".

Luego de que los artículos llegan a los compradores estos aún cuentan con 24 horas para disputar su calidad de ser necesario, con lo que se cubre al 100% la satisfacción del cliente final.

De lado de los vendedores, de acuerdo con Balbina, en promedio los mexicanos usamos sólo el 20% de la ropa con la que contamos en nuestros armarios, por lo que Portèlo busca darle la oportunidad a las personas de monetizar esos artículos de lujo que quedan en el olvido pero que aún guardan un buen valor, ya sea por su calidad, renombre o escasez.

Antes de comenzar a recibir oferta éstos someten sus productos a un proceso de autenticación realizado por Portèlo.

Este paso es uno de los grandes diferenciadores de la plataforma dentro del segmento de marketplaces.

Debido a que se trata de artículos de lujo es necesaria una minuciosa autenticación de los mismos, que se busca no tarde más de tres días.

Este proceso se realiza mediante tecnología al solicitar a los vendedores fotografías detallas de ciertas partes de los artículos, como los cierres en las bolsas, las etiquetas y los patrones de las telas, mismas que son analizadas por software.

Según Balbina la industria de moda de segunda mano se encuentra creciendo cuatro veces más rápido que la industria de moda tradicional, lo que ha incentivado el surgimiento de muchas opciones tecnológicas que ayudan en este proceso.

Esto es importante, pues en la medida que crece el interés de los consumidores por entrar a este mercado, asimismo sucede con el crecimiento de la piratería y la clonación de artículos de lujo; y que según Balbina aún son una minoría dentro de Portèlo.

Por tal motivo el personal de Portèlo hace un último chequeo de forma manual en cada caso para aprobar los artículos o regresar con comentarios a los vendedores para mejorar su listado.

Incluso, dice Balbina, su equipo ha llegado al punto de entrar en contacto con las mismas marcas para solicitarles que den por buena una autenticación.

"Nuestros vendedores no están aquí como para sacar una ganancia de comprar algo y después revenderlo. Realmente son usuarios que compran cosas para uso propio y que después deciden compartirlo con alguien más y o sacarle algo de provecho.

"Autenticar cada pieza es una ciencia como tal, cada marca y artículo tiene identificadores únicos que los hacen auténticos o no. Los zapatos no van a ser igual a las bolsas y también dependiendo de la fecha de lanzamiento puede que los patrones hayan cambiado. Se requiere de muchísima investigación que poco a poco hemos ido recopilando".

La ausencia de todo este proceso de autenticación y curaduría en la experiencia de compra es la razón por la que la venta de artículos de lujo en marketplaces no especializados como Amazon o MercadoLibre no han terminado de despegar, explica Balbina.

"La filosofía detrás de la plataforma siempre fue ofrecer aquello que quisieras tener cuando estuvieras comprando o vendiendo segunda mano, que es algo que veíamos que faltaba en general en el mercado.

"Las empresas cada vez colaboran más marketplaces de segunda mano porque saben que lo sostenible es lo que viene y tienen que empezar a adaptarse".

Foto: Barbara Santos

CARÍSIMO DE PARÍS

Según recuerda Balbina, desde niña le habían interesado la moda y el lujo desde el punto de vista artístico y el trabajo que los distintos diseñadores invertían en cada pieza. "Lo físico", como ella le dice.

Sin embargo los precios de estos artículos a pie de tienda no encajaban con una realidad que ella percibía diferente a la de las grandes marcas.

"Hay cosas que no hacen sentido en la industria de la moda donde por ejemplo productos que se hacen en masa, sólo con máquinas, cuestan mucho más que otros productos hechos a mano; las cosas suelen ser mucho más caras simplemente por la marca".

Este interés por el lujo continuó mientras Balbina trabajó para la firma de diseño de interiorismo neoyorkina Kravet Inc. durante cinco años en las áreas de ventas, marketing y finanzas en las que se familiarizó con los altos estándares de la industria.

"Estás hablando del lujo más alto en la industria de interiores, realmente se dedican a la calidad y eso me inspiró a mantenerme en esta industria del diseño y el lujo".

Junto a su amiga de toda la vida Jimena Ruiz, quien ya llevaba una carrera hecha dentro del mundo de la moda en empleos dentro de marcas como Phillip Lim y Jimmy Choo, fue que Balbina decidió incursionar en el mercado de segunda mano mediante Portèlo en febrero de 2019.

"Las dos nos dimos cuenta que la calidad dentro de la moda es algo que ha ido cambiando mucho a lo largo del tiempo. Antes las personas compraban muchas menos prendas pero de una calidad más alta, en promedio una prenda duraba diez años y actualmente dura hasta diez meses.

"Veíamos cómo existía esta problemática, particularmente en las industrias de diseño y fue donde empezamos a platicar sobre la oportunidad que había en la segunda mano de realmente apreciar lo que ya existe".

Con el apoyo de ángeles inversionistas la plataforma poco a poco se ha ido haciendo de un espacio y al día de hoy cuenta con 30 mil usuarios activos.

De acuerdo con Balbina, la plataforma destaca en el mercado latinoamericano al ser de las primeras enfocas en el lujo de segunda mano, por lo que ha logrado atraer la atención tanto de compradores, vendedores e inversionistas.

"En Latam es algo que apenas está por explotar y realmente aquí es donde está el área de oportunidad de posicionamiento, de aprender ya de esa primer generación de empresas que se dedicaron a hacer esto en otras partes del mundo", platica.

Según explica Balbina, la industria de la moda de segunda mano ayudada por tecnología ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una parada forzosa para la creciente industria de la moda.

Un ejemplo de esto fue la reciente ronda de capital que la plataforma de moda de lujo de segunda mano Vestiaire Collective, la cual alcanzó una valuación de más de mil millones, y acaba de levantar por 216 millones de dólares; convirtiéndola en un unicornio basado en el intercambio de prendas usadas.

Según analistas de este movimiento, Vestiaire Collective marcó el inicio en Europa de la masificación de la compra-venta de artículos de lujo gracias a una creciente preocupación global por el impacto de la moda en el medio ambiente, especialmente entre los compradores más jóvenes.

Según la fuente, y aunque no existe consenso al respecto, se ubica a la moda entre las industrias más contaminantes del planeta, en algunos casos identificándola como la segunda sólo por detrás del petróleo al adjudicarle hasta el 10% de las emisiones globales de CO2.

Sin embargo, para Balbina aún no existe data precisa sobre el verdadero impacto de la moda en el medio ambiente ya que las métricas existentes sólo se centran en las etapas de producción y no así en las consecuencias de la ropa que termina en vertederos y cuerpos de agua.

Aún así –dice– el impacto que está teniendo la moda en el medio ambiente, cualquiera que este sea, debe de buscarse ser reducido, por la gran importancia que la ropa representa para las personas; problemática que los marketplaces de segunda mano como Portèlo sí están atacando.

Foto: Barbara Santos

"Lo que estamos resolviendo de fondo es que al comprar de segunda mano en vez de directamente algo nuevo en una tienda estás desacelerando el ritmo de producción de esta industria.

"Todo esto nos ayuda a hacer una conciencia sobre que hay que aprovechar lo que ya tenemos, la prenda más sostenible es la que ya está en tu clóset, la que ya existe".

Asimismo la pandemia ha impulsado este mercado al tiempo que las tiendas físicas cerraron y las personas estuvieron a la caza de ofertas dentro del segmento de lujo.

En la experiencia de Portèlo durante el último año el número de transacciones creció 150% mientras que el ticket promedio ha ido aumentado a niveles récord al encontrarse hoy en los 6 mil pesos.

"Habían personas comprando desde tacones altísimos de colores y vestidos de gala que yo no entendía como para cuándo los iban a usar. Pero es donde vemos un poco la atemporalidad, los amantes de la moda realmente están viendo las oportunidades".

Con estas inercias tras de sí Portèlo está en vísperas de iniciar una ronda de capital para ampliar sus operaciones, cuyo monto Balbina se guarda pero estima en "millones de dólares", los cuales utilizarán para la expansión de su punto de autenticación, capacidades logísticas, reinversión tecnológica y marketing.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Salud

La variante Delta corre como la varicela: CDC

Los CDC advierten que es tan contagiosa como la varicela y ha cambiado los términos de la guerra contra la enfermedad

Política

Dan luz verde a prórroga sobre entrada de reforma a outsourcing

La ampliación es por 30 días, con fecha límite para el 1 de septiembre, aunque algunos legisladores pedían prorrogarlo hasta enero de 2022

CDMX

Tenemos que apoyar mucho a comerciantes: Gerardo Quijano

Explica que su gestión la basará en mejorar la seguridad, la distribución del agua y la economía

Doble Vía

Dudo, luego… ¿necesito un coach?

Ni consejos, ni regaños, ni recetas... sólo preguntas para que cada uno llegue a sus propias conclusiones sobre aquello que le está incomodando en la vida

Automotriz

Familia de Schumacher avala documental de Netflix

Esposa e hijos participan en una película que contará la vida familiar y profesional del corredor de autos

Gossip

“Lo llevamos en el corazón”, Vecinos recuerdan a Sammy

Moisés Suárez y Pablo Valentín hablan del talento del fallecido comediante, quien actuó en Vecinos 

CDMX

Tenemos que apoyar mucho a comerciantes: Gerardo Quijano

Explica que su gestión la basará en mejorar la seguridad, la distribución del agua y la economía

Finanzas

Falta talento en firmas para criptomonedas

Las ofertas en empresas de monedas digitales aumentaron 466% en el último año, dice Indeed

Gossip

La Fortuna, de Amenábar, se estrenará en San Sebastián

La serie se basa en el cómic El tesoro del cisne de Paco Roca y Guillermo Corral, que narra una trama de aventuras a partir del mayor hallazgo submarino