/ lunes 11 de noviembre de 2019

Economía boliviana, la tercera con mayor crecimiento en AL

El dinamismo del país andino, con un crecimiento de 3.5 por ciento en este 2019, sólo será superado por el que habrán de experimentar República Dominicana y Panamá

La economía de Bolivia perdió impulso, pero aun así se mantiene como una de las más dinámicas de Latinoamérica. Sólo este año será la tercera con el mayor crecimiento de la región.

El dinamismo del país andino, con un crecimiento de 3.5 por ciento en este 2019, sólo será superado por el que habrán de experimentar República Dominicana (cinco por ciento) y Panamá (3.7 por ciento), según las previsiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El crecimiento de la economía que enfrenta una crisis social y política contrasta con el débil desempeño que se anticipa para la región que, según la Cepal tendrá una expansión de sólo 0.1 por ciento, impactada por un contexto global de tensiones comerciales e incertidumbre.

Durante la década 2004-2014, que comprende la llega al poder de Evo Morales (22 de enero de 2006) la economía boliviana creció a una tasa anual promedio de 4.9 por ciento debido a los altos precios de las materias primas, la expansión de las exportaciones de gas natural y una política macroeconómica prudente.

Un informe del Banco Mundial destaca que como consecuencia de ese ritmo de crecimiento la pobreza moderada se redujo de 59 por ciento a 39 por ciento en ese lapso.

El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad de un país, bajó de 0.60 a 0.47 en el mismo periodo. La escala de este indicador va de cero (máxima igualdad, todos tienen los mismos ingresos) y uno (perfecta desigualdad, una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

Sin embargo, en un contexto internacional menos favorable y la reducción de las exportaciones de gas natural, el crecimiento del PIB boliviano se redujo de un pico de 6.8 por ciento en 2013 a 4.2 por ciento en 2018. La reducción de la pobreza y desigualdad ha continuado, aunque a un ritmo menor.

“El índice de pobreza cayó de 39 por ciento en 2014 a 35 por ciento en 2018, y el índice Gini de desigualdad ha fluctuado cerca de 0.47 desde 2011. El efecto de los bajos precios de las materias primas fue contenido por políticas expansivas que, en un contexto de tipo de cambio fijo, resultaron en elevados déficits fiscales y de cuenta corriente”, apunta el Banco Mundial.

Entre 2014 y 2019, la deuda pública -incluyendo la deuda con el sector público financiero- aumentó de 38 por ciento a cerca de 53 por ciento del PIB y los depósitos del sector público en el Banco Central cayeron de 24 por ciento a alrededor de 13 por ciento.

Además, las reservas internacionales disminuyeron desde 15.1 mil millones (46 por ciento del PIB) en 2014 a cerca de ocho mil millones (20 por ciento del PIB) a mediados de 2019.

El Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2016-2020 impulsado por Evo Morales tenía el objetivo de mantener un crecimiento alto, continuar reduciendo la pobreza y mejorar el acceso a servicios básicos, basado en un amplio programa de inversiones públicas, financiado por los ahorros acumulados en la bonanza, endeudamiento externo y créditos del Banco Central.

El plan incluye inversiones en infraestructura, exploración de hidrocarburos, industrialización de gas natural y generación termo e hidroeléctrica. El plan también apela a un mayor dinamismo del sector privado y de la inversión extranjera directa.

El Banco Mundial advierte que esta agenda de desarrollo enfrenta retos como reducir los desbalances macroeconómicos, optimizar la eficiencia y progresividad del gasto público y asegurar retornos adecuados de los grandes proyectos de inversión pública, esto ante el deterioro de las condiciones internacional.

La economía de Bolivia perdió impulso, pero aun así se mantiene como una de las más dinámicas de Latinoamérica. Sólo este año será la tercera con el mayor crecimiento de la región.

El dinamismo del país andino, con un crecimiento de 3.5 por ciento en este 2019, sólo será superado por el que habrán de experimentar República Dominicana (cinco por ciento) y Panamá (3.7 por ciento), según las previsiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El crecimiento de la economía que enfrenta una crisis social y política contrasta con el débil desempeño que se anticipa para la región que, según la Cepal tendrá una expansión de sólo 0.1 por ciento, impactada por un contexto global de tensiones comerciales e incertidumbre.

Durante la década 2004-2014, que comprende la llega al poder de Evo Morales (22 de enero de 2006) la economía boliviana creció a una tasa anual promedio de 4.9 por ciento debido a los altos precios de las materias primas, la expansión de las exportaciones de gas natural y una política macroeconómica prudente.

Un informe del Banco Mundial destaca que como consecuencia de ese ritmo de crecimiento la pobreza moderada se redujo de 59 por ciento a 39 por ciento en ese lapso.

El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad de un país, bajó de 0.60 a 0.47 en el mismo periodo. La escala de este indicador va de cero (máxima igualdad, todos tienen los mismos ingresos) y uno (perfecta desigualdad, una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

Sin embargo, en un contexto internacional menos favorable y la reducción de las exportaciones de gas natural, el crecimiento del PIB boliviano se redujo de un pico de 6.8 por ciento en 2013 a 4.2 por ciento en 2018. La reducción de la pobreza y desigualdad ha continuado, aunque a un ritmo menor.

“El índice de pobreza cayó de 39 por ciento en 2014 a 35 por ciento en 2018, y el índice Gini de desigualdad ha fluctuado cerca de 0.47 desde 2011. El efecto de los bajos precios de las materias primas fue contenido por políticas expansivas que, en un contexto de tipo de cambio fijo, resultaron en elevados déficits fiscales y de cuenta corriente”, apunta el Banco Mundial.

Entre 2014 y 2019, la deuda pública -incluyendo la deuda con el sector público financiero- aumentó de 38 por ciento a cerca de 53 por ciento del PIB y los depósitos del sector público en el Banco Central cayeron de 24 por ciento a alrededor de 13 por ciento.

Además, las reservas internacionales disminuyeron desde 15.1 mil millones (46 por ciento del PIB) en 2014 a cerca de ocho mil millones (20 por ciento del PIB) a mediados de 2019.

El Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2016-2020 impulsado por Evo Morales tenía el objetivo de mantener un crecimiento alto, continuar reduciendo la pobreza y mejorar el acceso a servicios básicos, basado en un amplio programa de inversiones públicas, financiado por los ahorros acumulados en la bonanza, endeudamiento externo y créditos del Banco Central.

El plan incluye inversiones en infraestructura, exploración de hidrocarburos, industrialización de gas natural y generación termo e hidroeléctrica. El plan también apela a un mayor dinamismo del sector privado y de la inversión extranjera directa.

El Banco Mundial advierte que esta agenda de desarrollo enfrenta retos como reducir los desbalances macroeconómicos, optimizar la eficiencia y progresividad del gasto público y asegurar retornos adecuados de los grandes proyectos de inversión pública, esto ante el deterioro de las condiciones internacional.

Sociedad

También llegan a México migrantes sudamericanos en busca del “sueño americano”

De acuerdo con Migración ciudadanos de Chile y Ecuador también buscan asilo en Estados Unidos

Sociedad

Afectados de Tula por inundaciones demandarán a Conagua

Las lluvias provocaron el desagüe del río Tula, que ocasionó inundaciones que afectaron a más de dos mil 300 casas y negocios

Sociedad

No les pagan y maestros zacatecanos toman presidencias municipales

Maestros de la Sección 7 mantienen tomadas las vías del tren en Morelia, Pátzcuaro y Uruapan

Cultura

A Josefa Ortiz se le minimizó por ser rebelde y nada sumisa

No incluir su figura en la narrativa de la historia oficial obedece a las concepciones del deber ser de las mujeres en ese tiempo

Finanzas

Huye del tarjetazo: paga tus compras en quincenas y sin tarjeta de crédito

La fintech Aplazo ofrece a los más jóvenes pagar en cinco quincenas, pero sin usar plásticos

Gossip

Alan Estrada debutará como director y dramaturgo en 2022

El actor estrenará el musical que trabaja con Jannette Chao y Vince Miranda; su última función en Hoy no me puedo levantar se transmitirá este sábado por Cinépolis Klic

Gossip

Helena Haro y el amor moderno que vive en El Juego de las Llaves

La actriz española participa en la segunda temporada de El juego de las llaves

Gossip

Lorenzo Vigas rodará su primera película en inglés

Su próximo proyecto, que filmará en EU será sobre la mujer

Finanzas

Styler te ayuda a desinfectar tu ropa

Este electrodoméstico utiliza el poder del vapor para sanitizar cualquier prenda, dejándola libre de bacterias o ácaros que habitan en la tela, y con un olor magnífico, a limpio, no a gasolina o a cualquiera de esos líquidos de tintorería