/ miércoles 18 de enero de 2017

El campo mexicano tiene un déficit de 65 mil mdd

  • Necesario replantear proyecto de desarrollo del país, antes de renegociar el tratado

A dos días de la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos (EU), Donald Trump, Víctor Suárez, de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo, destacó que México es el primer importador de productos agrícolas, motivando un importante impacto en la economía del país.

En este sentido demandó al Gobierno federal excluir al sector agrícola de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) debido a que en 22 años ha aumentado la importación de productos como maíz, trigo y café, entre otros, ocasionando un déficit en la balanza agroalimentaria comercial por 65 mil millones de pesos, resultado contrario a lo que el Gobierno federal prometió en 1995 cuando se firmara el acuerdo.

El también representante de la plataforma Mexicana “México Mejor Sin TPP”, añadió que se requiere un replanteamiento del proyecto de desarrollo del país antes de renegociar un nuevo tratado y para ello se requiere que el Gobierno federal se muestre sensible y actúe en favor de la sociedad, ya que dijo, este será el parteaguas del desarrollo económico del país.

“Lucharemos por evitar que el débil gobierno que tenemos ceda ante las racistas y falsas soluciones que propone Trump. Rechazaremos aquellas propuestas que tendrían consecuencias negativas para el desarrollo sustentable y justo de México”, afirmó.

En conferencia de prensa, diversas organizaciones sociales de Canadá, EU y México se manifestaron porque la renegociación del TLCAN beneficie a los pueblos de los tres países y no sólo a las grandes empresas.

En este sentido, Héctor de la Cueva, del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), aseguró que si México vuelve a negociar “de rodillas”, le va a ir muy mal.

“Claro que estamos porque se renegocie el tratado. Que al TLCAN se lo lleve la trumpada”, el problema no es Trump, sino la política económica mexicana”, subrayó.

De acuerdo con estas organizaciones, para lograr una buena renegociación se requiere atender el tema de migración, derechos laborales y salarios justos para los trabajadores.

Añadieron que las negociaciones deben ser abiertas a la participación civil: “Cualquier negociación debe dar lugar a acuerdos que refuercen la capacidad de los gobiernos para proteger los derechos económicos, sociales, culturales, ambientales y laborales, incluyendo aquellos de los migrantes”, argumentaron.

Finalmente anunciaron que los próximos días llevarán a cabo diversas movilizaciones, tanto en la Ciudad de México como en Tijuana para intensificar la lucha en América del Norte en contra de este modelo comercial, así como el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

  • Necesario replantear proyecto de desarrollo del país, antes de renegociar el tratado

A dos días de la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos (EU), Donald Trump, Víctor Suárez, de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo, destacó que México es el primer importador de productos agrícolas, motivando un importante impacto en la economía del país.

En este sentido demandó al Gobierno federal excluir al sector agrícola de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) debido a que en 22 años ha aumentado la importación de productos como maíz, trigo y café, entre otros, ocasionando un déficit en la balanza agroalimentaria comercial por 65 mil millones de pesos, resultado contrario a lo que el Gobierno federal prometió en 1995 cuando se firmara el acuerdo.

El también representante de la plataforma Mexicana “México Mejor Sin TPP”, añadió que se requiere un replanteamiento del proyecto de desarrollo del país antes de renegociar un nuevo tratado y para ello se requiere que el Gobierno federal se muestre sensible y actúe en favor de la sociedad, ya que dijo, este será el parteaguas del desarrollo económico del país.

“Lucharemos por evitar que el débil gobierno que tenemos ceda ante las racistas y falsas soluciones que propone Trump. Rechazaremos aquellas propuestas que tendrían consecuencias negativas para el desarrollo sustentable y justo de México”, afirmó.

En conferencia de prensa, diversas organizaciones sociales de Canadá, EU y México se manifestaron porque la renegociación del TLCAN beneficie a los pueblos de los tres países y no sólo a las grandes empresas.

En este sentido, Héctor de la Cueva, del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), aseguró que si México vuelve a negociar “de rodillas”, le va a ir muy mal.

“Claro que estamos porque se renegocie el tratado. Que al TLCAN se lo lleve la trumpada”, el problema no es Trump, sino la política económica mexicana”, subrayó.

De acuerdo con estas organizaciones, para lograr una buena renegociación se requiere atender el tema de migración, derechos laborales y salarios justos para los trabajadores.

Añadieron que las negociaciones deben ser abiertas a la participación civil: “Cualquier negociación debe dar lugar a acuerdos que refuercen la capacidad de los gobiernos para proteger los derechos económicos, sociales, culturales, ambientales y laborales, incluyendo aquellos de los migrantes”, argumentaron.

Finalmente anunciaron que los próximos días llevarán a cabo diversas movilizaciones, tanto en la Ciudad de México como en Tijuana para intensificar la lucha en América del Norte en contra de este modelo comercial, así como el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).