/ lunes 23 de enero de 2017

Empresarios cubanos promueven proyecto marítimo-portuario en Zona de Mariel en EU

LA HABANA, Cuba. (EFE).- Una delegación de representantes de empresas estatales cubanas se encuentra en Estados Unidos (EU) para promocionar opciones de negocio en su sector marítimo-portuario, particularmente en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZDEM), el proyecto estrella para atraer la inversión extranjera a la isla.

Los empresarios cubanos llegaron a EU el sábado pasado, un día después de la investidura de Donald Trump como nuevo inquilino de la Casa Blanca, y tiene previsto un amplio programa hasta el próximo 3 de febrero, que incluye la visita a seis puertos estadunidenses, publicó ayer la página web oficial Cubadebate.

El grupo está integrado por la directora general de la ZEDM, Ana Teresa Igarza; el director adjunto de la Terminal de Contenedores de Mariel, José Sosa; la presidenta de los Almacenes Universales, Eradis González, y el director de Transporte Marítimo y Fluvial del Ministerio del Transporte, René R. Fernández, entre otros funcionarios.

Durante la visita, la Administración Portuaria Nacional de Cuba y las autoridades de los puertos de Florida y Alabama firmarán memorandos de entendimiento.

Además se mantendrán reuniones con directivos de la Cámara de Comercio de EU y de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias, y la delegación de la isla caribeña intercambiará puntos de vista con congresistas, autoridades regionales y empresarios de diversos sectores.

Cuba, que atraviesa una complicada coyuntura económica, está necesitada de inversiones extranjeras, y en la actualidad promociona su nueva cartera de negocios, la cual contiene 395 proyectos por un valor de más de nueve mil 500 millones de dólares, 24 de ellos en la Zona de Mariel, una zona franca que ofrece posibilidades de inversión con beneficios fiscales.

En las últimas semanas las dos naciones aceleraron los intercambios y la firma de acuerdos en diversas áreas, para apuntalar el proceso de normalización de las relaciones ante la llegada a la Presidencia de Trump, quien se ha manifestado abiertamente contrario a este acercamiento y partidario de “un mejor acuerdo”.

LA HABANA, Cuba. (EFE).- Una delegación de representantes de empresas estatales cubanas se encuentra en Estados Unidos (EU) para promocionar opciones de negocio en su sector marítimo-portuario, particularmente en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZDEM), el proyecto estrella para atraer la inversión extranjera a la isla.

Los empresarios cubanos llegaron a EU el sábado pasado, un día después de la investidura de Donald Trump como nuevo inquilino de la Casa Blanca, y tiene previsto un amplio programa hasta el próximo 3 de febrero, que incluye la visita a seis puertos estadunidenses, publicó ayer la página web oficial Cubadebate.

El grupo está integrado por la directora general de la ZEDM, Ana Teresa Igarza; el director adjunto de la Terminal de Contenedores de Mariel, José Sosa; la presidenta de los Almacenes Universales, Eradis González, y el director de Transporte Marítimo y Fluvial del Ministerio del Transporte, René R. Fernández, entre otros funcionarios.

Durante la visita, la Administración Portuaria Nacional de Cuba y las autoridades de los puertos de Florida y Alabama firmarán memorandos de entendimiento.

Además se mantendrán reuniones con directivos de la Cámara de Comercio de EU y de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias, y la delegación de la isla caribeña intercambiará puntos de vista con congresistas, autoridades regionales y empresarios de diversos sectores.

Cuba, que atraviesa una complicada coyuntura económica, está necesitada de inversiones extranjeras, y en la actualidad promociona su nueva cartera de negocios, la cual contiene 395 proyectos por un valor de más de nueve mil 500 millones de dólares, 24 de ellos en la Zona de Mariel, una zona franca que ofrece posibilidades de inversión con beneficios fiscales.

En las últimas semanas las dos naciones aceleraron los intercambios y la firma de acuerdos en diversas áreas, para apuntalar el proceso de normalización de las relaciones ante la llegada a la Presidencia de Trump, quien se ha manifestado abiertamente contrario a este acercamiento y partidario de “un mejor acuerdo”.