/ miércoles 17 de mayo de 2017

Empresarios de EU defienden el Tratado de Libre Comercio de América del Norte

  • Piden a la Casa Blanca evitar que su modernización desquicie las cadenas de suministro en Norteamérica

WASHINGTON, DC. (Notimex).- Un haz de líderes empresariales de Estados Unidos pidió al representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, preservar el TLCAN como un acuerdo trilateral y evitar que su modernización desquicie las cadenas de suministro en Norteamérica.

“Coincidimos que el acuerdo debe ser actualizado para reflejar la realidad de los negocios de hoy y prepararnos mejor para las tendencias comerciales futuras. Sin embargo, pedimos apoyo… para asegurar que no se perjudique a las exitosas cadenas de abasto de las que dependemos”, escribieron.

La misiva fue firmada por los presidentes de la Asociación Americana de Ropa y Calzado (AAFA), Rick Helfenbein; de la Asociación de Líderes Industriales (RILA), Sandra Kennedy; de la Federación Nacional de Menudistas, Matt Shat y de la Asociación de la Industria de la Moda (USFIA), Julia Hughes.

Los dirigentes empresariales expresaron, asimismo, su “fuerte apoyo” a la continuación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como un acuerdo trilateral cuya renegociación debe derivar en un refuerzo de la cooperación económica entre Estados Unidos, México y Canadá.

“Cualquier mejora debe ofrecer una integración fluida con el TLCAN existente… Cualquier cambio debe dar amplio tiempo de transición para que las empresas puedan cumplir conforme trabajan con los gobiernos para incorporar los cambios a sus prácticas y procedimientos”, pidieron.

El llamado de los líderes corporativos coincide con el inicio de una ronda de consultas de Lighthizer con los comités del Congreso con jurisdicción en materia comercial, incluidos el Comité de Finanzas del Senado y el Comité de Medios y Procedimientos de la Cámara de Representantes.

Se trata de un proceso informal de deliberaciones antes de que la administración Trump entregue al Congreso la notificación formal de su intención de renegociar el TLCAN, un acto que abre un compás de espera de 90 días antes del inicio formal de negociaciones.

El tema de los calendarios de la modernización del acuerdo fue discutido la víspera en Washington por los secretarios de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross y por el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo.

Ross reconoció a principios de este mes que las elecciones presidenciales de México en 2018 son la clave para el calendario de renegociación TLCAN, pues consideró que entre más cerca a su realización será más difícil alcanzar acuerdos. La semana pasada, el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue urgió al presidente Donald Trump a una rápida modernización del TLCAN, a mantenerlo como un acuerdo trilateral y a evitar cualquier alza arancelaria o barrera entre Estados Unidos, México y Canadá.

Por su parte, un grupo de senadores republicanos pidió la víspera a Lighthizer evitar abandonar el acuerdo o imponer “restricciones innecesarias” al comercio con México y Canadá pues aseguraron que eso tendría “consecuencias económicas devastadoras”.

Los senadores coincidieron con los empresarios que las cadenas de abasto transfronterizo entre los socios del acuerdo han beneficiado a los empleadores estadunidenses y triplicado las exportaciones estadunidenses de bienes y servicios desde el inicio del TLCAN en 1994.

  • Piden a la Casa Blanca evitar que su modernización desquicie las cadenas de suministro en Norteamérica

WASHINGTON, DC. (Notimex).- Un haz de líderes empresariales de Estados Unidos pidió al representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, preservar el TLCAN como un acuerdo trilateral y evitar que su modernización desquicie las cadenas de suministro en Norteamérica.

“Coincidimos que el acuerdo debe ser actualizado para reflejar la realidad de los negocios de hoy y prepararnos mejor para las tendencias comerciales futuras. Sin embargo, pedimos apoyo… para asegurar que no se perjudique a las exitosas cadenas de abasto de las que dependemos”, escribieron.

La misiva fue firmada por los presidentes de la Asociación Americana de Ropa y Calzado (AAFA), Rick Helfenbein; de la Asociación de Líderes Industriales (RILA), Sandra Kennedy; de la Federación Nacional de Menudistas, Matt Shat y de la Asociación de la Industria de la Moda (USFIA), Julia Hughes.

Los dirigentes empresariales expresaron, asimismo, su “fuerte apoyo” a la continuación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) como un acuerdo trilateral cuya renegociación debe derivar en un refuerzo de la cooperación económica entre Estados Unidos, México y Canadá.

“Cualquier mejora debe ofrecer una integración fluida con el TLCAN existente… Cualquier cambio debe dar amplio tiempo de transición para que las empresas puedan cumplir conforme trabajan con los gobiernos para incorporar los cambios a sus prácticas y procedimientos”, pidieron.

El llamado de los líderes corporativos coincide con el inicio de una ronda de consultas de Lighthizer con los comités del Congreso con jurisdicción en materia comercial, incluidos el Comité de Finanzas del Senado y el Comité de Medios y Procedimientos de la Cámara de Representantes.

Se trata de un proceso informal de deliberaciones antes de que la administración Trump entregue al Congreso la notificación formal de su intención de renegociar el TLCAN, un acto que abre un compás de espera de 90 días antes del inicio formal de negociaciones.

El tema de los calendarios de la modernización del acuerdo fue discutido la víspera en Washington por los secretarios de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross y por el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo.

Ross reconoció a principios de este mes que las elecciones presidenciales de México en 2018 son la clave para el calendario de renegociación TLCAN, pues consideró que entre más cerca a su realización será más difícil alcanzar acuerdos. La semana pasada, el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue urgió al presidente Donald Trump a una rápida modernización del TLCAN, a mantenerlo como un acuerdo trilateral y a evitar cualquier alza arancelaria o barrera entre Estados Unidos, México y Canadá.

Por su parte, un grupo de senadores republicanos pidió la víspera a Lighthizer evitar abandonar el acuerdo o imponer “restricciones innecesarias” al comercio con México y Canadá pues aseguraron que eso tendría “consecuencias económicas devastadoras”.

Los senadores coincidieron con los empresarios que las cadenas de abasto transfronterizo entre los socios del acuerdo han beneficiado a los empleadores estadunidenses y triplicado las exportaciones estadunidenses de bienes y servicios desde el inicio del TLCAN en 1994.