/ miércoles 28 de septiembre de 2016

En 2050, cerca de 45 millones de mexicanos de 80 años deberán ser financiados

En México hay más de 10 millones de personas cuya edad promedio es de 80 años, pero para el 2050 esa población ascenderá a 45 millones, por lo que este alto número de adultos mayores deberá ser financiado por más de 20 o 25 años, situación que presionará las finanzas nacionales.

Así lo advirtió Mariano Bosch, economista del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), durante el Segundo Seminario “Impulsando el Ahorro Voluntario”, donde agregó que tanto México como Latinoamérica enfrentan un enorme reto que requerirá de nuevas estrategias de atención para cubrir el gasto que requerirán los adultos mayores.

En el evento organizado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y el BID, el especialista en mercados laborales y seguridad social, reconoció, no obstante, que ni México ni América Latina están preparados para enfrentar el envejecimiento de la población, ya que para el 2020 se habrá terminado el bono demográfico y años más tarde será la región “más envejecida del mundo”.

Por ello recomendó que “se piense muy bien cómo se van a reformar los sistemas de pensiones para enfrentar el envejecimiento poblacional” y propuso que “así como todos estamos de acuerdo que las políticas de fomento a la educación, a salud y a seguridad son políticas de estado, a ese mismo nivel se debe elevar el ahorro voluntario, para enfrentar el desafío.

De acuerdo con datos del propio BID, uno de los problemas más preocupantes de Latinoamérica y el Caribe, es que la región registra un ahorro que equivale al 17.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), cifra muy inferior a lo que ahorran los países de Asia, que es del 23 por ciento.

Por su parte, Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Consar expuso que el ahorro voluntario ha tenido una expansión y ahora tan solo de enero a agosto se registró una tendencia récord de poco más de 5 mil 726 millones de pesos, siendo el segundo cuatrimestre, de mayo a agosto, el período que más ahorro voluntario se ha dado en los 19 años de existencia del SAR.

Ramírez Fuentes relató que el ahorro voluntario puede hacer la diferencia y elevar las pensiones futuras, “pero se requiere apoyo de las reformas legales y regulatorias”.

Dijo que hasta el momento el ahorro voluntario ha tenido avances significativos, “pero no suficientes” porque en los últimos cuatro años se incrementó en 15 mil millones de pesos, alcanzando los 45 mil millones, y aunque es importante, solo representa el 1.6 por ciento del total de activos que el sistema de pensiones mantiene en custodia.

En México hay más de 10 millones de personas cuya edad promedio es de 80 años, pero para el 2050 esa población ascenderá a 45 millones, por lo que este alto número de adultos mayores deberá ser financiado por más de 20 o 25 años, situación que presionará las finanzas nacionales.

Así lo advirtió Mariano Bosch, economista del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), durante el Segundo Seminario “Impulsando el Ahorro Voluntario”, donde agregó que tanto México como Latinoamérica enfrentan un enorme reto que requerirá de nuevas estrategias de atención para cubrir el gasto que requerirán los adultos mayores.

En el evento organizado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y el BID, el especialista en mercados laborales y seguridad social, reconoció, no obstante, que ni México ni América Latina están preparados para enfrentar el envejecimiento de la población, ya que para el 2020 se habrá terminado el bono demográfico y años más tarde será la región “más envejecida del mundo”.

Por ello recomendó que “se piense muy bien cómo se van a reformar los sistemas de pensiones para enfrentar el envejecimiento poblacional” y propuso que “así como todos estamos de acuerdo que las políticas de fomento a la educación, a salud y a seguridad son políticas de estado, a ese mismo nivel se debe elevar el ahorro voluntario, para enfrentar el desafío.

De acuerdo con datos del propio BID, uno de los problemas más preocupantes de Latinoamérica y el Caribe, es que la región registra un ahorro que equivale al 17.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), cifra muy inferior a lo que ahorran los países de Asia, que es del 23 por ciento.

Por su parte, Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Consar expuso que el ahorro voluntario ha tenido una expansión y ahora tan solo de enero a agosto se registró una tendencia récord de poco más de 5 mil 726 millones de pesos, siendo el segundo cuatrimestre, de mayo a agosto, el período que más ahorro voluntario se ha dado en los 19 años de existencia del SAR.

Ramírez Fuentes relató que el ahorro voluntario puede hacer la diferencia y elevar las pensiones futuras, “pero se requiere apoyo de las reformas legales y regulatorias”.

Dijo que hasta el momento el ahorro voluntario ha tenido avances significativos, “pero no suficientes” porque en los últimos cuatro años se incrementó en 15 mil millones de pesos, alcanzando los 45 mil millones, y aunque es importante, solo representa el 1.6 por ciento del total de activos que el sistema de pensiones mantiene en custodia.