/ viernes 13 de enero de 2017

Es adecuado retirar el subsidio a las gasolinas, considera Agustín Carstens

El Banco de México (Banxico) calificó de “adecuada” la decisión de retirar el subsidio al costo de las gasolinas, en virtud de que el mecanismo generaba distorsiones al mercado y la economía.

En este sentido, el gobernador de la Junta de Gobierno del banco central, Agustín Carstens, dijo que si bien esta medida ha generado volatilidad, una vez que el mercado de los combustibles se estabilice, su impacto en los precios será menor.

“El Banco de México y yo en lo particular, como una medida adecuada, es parte de las reformas estructurales; algo que ya desde hace décadas nos está siempre persiguiendo es el hecho de que ese precio se desalinea y de repente se vuelve inevitable su ajuste y cuando se da su ajuste pues es cuando se genera mucha volatilidad, entonces evitar esos procesos recurrentes, que suelen ser complicados, creo que es muy importante”, señaló.

En el marco de su participación en el tradicional foro de inicio de año convocado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el banquero central dijo que el alza en los precios de las gasolinas (hasta en 20 por ciento) provocará una presión temporal en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Sin embargo, dijo que a paso del tiempo el efecto se irá diluyendo, con lo que la inflación en todo este 2017 podría ser ligeramente mayor a cuatro por ciento. En este sentido, cabe mencionar que, de cumplirse la previsión del gobernador del instituto central, en este 2017 el Banxico no alcanzará su objetivo de colocar al INPC dentro de un rango de dos a cuatro por ciento. En 2016, la variable registró un alza de 3.36 por ciento.

Ante dicho escenario, dejó en claro que el banco central no combatirá a la inflación a través de alzas en las tasas de interés.

Sobre este punto, cabe mencionar que el 15 de diciembre pasado, el Banxico elevó por quinta vez en 2016 su tasa de interés referencial, al colocarla en 5.75 por ciento, el mayor nivel en casi ocho años.

En materia de tipo de cambio, el banquero central reconoció que durante los últimos días dicha variable ha registrado una alta volatilidad principalmente por la expectativa de la toma de protesta de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, aunque dejó en claro que resulta “prácticamente insignificante” su impacto en materia inflacionaria.

“El tipo de cambio puede tener gran movimiento, obviamente hay que anclarlo con el marco macroeconómico sólido, crecer la política fiscal y monetaria pero el impacto que tiene sobre los precios es prácticamente insignificante. Realmente es el mismo resultado el que yo pienso se obtendría una vez que el mercado de las gasolinas esté funcionando regularmente y pues simplemente eso serviría para una mejor asignación de productos, obviamente serviría para desarrollar un mercado bien importante, que es el mercado de energéticos en México”, comentó.

El Banco de México (Banxico) calificó de “adecuada” la decisión de retirar el subsidio al costo de las gasolinas, en virtud de que el mecanismo generaba distorsiones al mercado y la economía.

En este sentido, el gobernador de la Junta de Gobierno del banco central, Agustín Carstens, dijo que si bien esta medida ha generado volatilidad, una vez que el mercado de los combustibles se estabilice, su impacto en los precios será menor.

“El Banco de México y yo en lo particular, como una medida adecuada, es parte de las reformas estructurales; algo que ya desde hace décadas nos está siempre persiguiendo es el hecho de que ese precio se desalinea y de repente se vuelve inevitable su ajuste y cuando se da su ajuste pues es cuando se genera mucha volatilidad, entonces evitar esos procesos recurrentes, que suelen ser complicados, creo que es muy importante”, señaló.

En el marco de su participación en el tradicional foro de inicio de año convocado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el banquero central dijo que el alza en los precios de las gasolinas (hasta en 20 por ciento) provocará una presión temporal en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

Sin embargo, dijo que a paso del tiempo el efecto se irá diluyendo, con lo que la inflación en todo este 2017 podría ser ligeramente mayor a cuatro por ciento. En este sentido, cabe mencionar que, de cumplirse la previsión del gobernador del instituto central, en este 2017 el Banxico no alcanzará su objetivo de colocar al INPC dentro de un rango de dos a cuatro por ciento. En 2016, la variable registró un alza de 3.36 por ciento.

Ante dicho escenario, dejó en claro que el banco central no combatirá a la inflación a través de alzas en las tasas de interés.

Sobre este punto, cabe mencionar que el 15 de diciembre pasado, el Banxico elevó por quinta vez en 2016 su tasa de interés referencial, al colocarla en 5.75 por ciento, el mayor nivel en casi ocho años.

En materia de tipo de cambio, el banquero central reconoció que durante los últimos días dicha variable ha registrado una alta volatilidad principalmente por la expectativa de la toma de protesta de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, aunque dejó en claro que resulta “prácticamente insignificante” su impacto en materia inflacionaria.

“El tipo de cambio puede tener gran movimiento, obviamente hay que anclarlo con el marco macroeconómico sólido, crecer la política fiscal y monetaria pero el impacto que tiene sobre los precios es prácticamente insignificante. Realmente es el mismo resultado el que yo pienso se obtendría una vez que el mercado de las gasolinas esté funcionando regularmente y pues simplemente eso serviría para una mejor asignación de productos, obviamente serviría para desarrollar un mercado bien importante, que es el mercado de energéticos en México”, comentó.