/ martes 4 de abril de 2017

Especialistas reducen otra vez el pronóstico del PIB para 2017, sería de sólo 1.3 por ciento

Alejandro Durán

Presionados por el mayor peso que han tomado factores internos en los últimos meses, como el caso de la inseguridad y la actividad económica interna, analistas del sector privado consultados por el Banco de México (Banxico), retomaron en marzo pasado su tendencia a la baja en su pronóstico de crecimiento económico para este año, al recortarlo de 1.60 a 1.50 por ciento (luego de que el mes pasado mantuvieron su estimación) y aumentaron su proyección de inflación.

En este sentido, la estimación de los especialistas se coloca dentro del nuevo rango de entre 1.3 y 2.3 por ciento que proyectó el pasado viernes la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través de los llamado Pre-Criterios 2017.

No obstante, cabe destacar que para el siguiente año los analistas consultados por el banco central también recortaron su perspectiva de crecimiento, al ajustarla de 2.20 a 215 por ciento, con lo que cada vez rechazan más que el Gobierno mexicano alcance su objetivo de que el Producto Interno Bruto (PIB) registre un crecimiento de cinco por ciento anual en 2018, tras la aprobación de las reformas estructurales a inicios de esta administración.

En materia de inflación, los economistas también descartan que este año el Banco de México alcance su objetivo de colocar a dicha variable entre dos y cuatro por ciento, toda vez que estiman que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), se coloque en 5.60 por ciento al cierre de este 2017, mayor al 5.40 que proyectaron en febrero pasado.

Para 2018, los especialistas consideran que el banco central sí alcanzará su objetivo, a pesar de que elevaron su pronóstico de 3.80 a 3.82 por ciento.

Cabe destacar que respecto al tipo de cambio, en marzo pasado los economistas recortaron de 21.10 a 20.24 pesos su estimación de cotización de la moneda estadunidense para el cierre de este año, es decir, 86 centavos menos que en febrero. Para 2018 también ajustaron su expectativa de 20.60 a 19.84 pesos.

Los especialistas consideran que los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país son, en orden de importancia, la inestabilidad política internacional (11 por ciento de las respuestas), la plataforma de producción petrolera (11 por ciento), la incertidumbre sobre la situación económica interna (10 por ciento), los problemas de inseguridad pública (10 por ciento) y la debilidad del mercado externo y la economía mundial (nueve por ciento).

Cabe mencionar que en materia laboral, con todo y que recortaron su expectativa de crecimiento, los analistas aumentaron de 590 mil a 595 mil su previsión de nuevos empleos para este 2017. Para el siguiente año aumentaron su pronóstico de 639 mil a 650 mil. Por todo lo anterior, la proporción de analistas que considera que el clima de negocios empeorará en los próximos seis meses disminuyó con respecto a la encuesta anterior (64 contra 36 por ciento).

Alejandro Durán

Presionados por el mayor peso que han tomado factores internos en los últimos meses, como el caso de la inseguridad y la actividad económica interna, analistas del sector privado consultados por el Banco de México (Banxico), retomaron en marzo pasado su tendencia a la baja en su pronóstico de crecimiento económico para este año, al recortarlo de 1.60 a 1.50 por ciento (luego de que el mes pasado mantuvieron su estimación) y aumentaron su proyección de inflación.

En este sentido, la estimación de los especialistas se coloca dentro del nuevo rango de entre 1.3 y 2.3 por ciento que proyectó el pasado viernes la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través de los llamado Pre-Criterios 2017.

No obstante, cabe destacar que para el siguiente año los analistas consultados por el banco central también recortaron su perspectiva de crecimiento, al ajustarla de 2.20 a 215 por ciento, con lo que cada vez rechazan más que el Gobierno mexicano alcance su objetivo de que el Producto Interno Bruto (PIB) registre un crecimiento de cinco por ciento anual en 2018, tras la aprobación de las reformas estructurales a inicios de esta administración.

En materia de inflación, los economistas también descartan que este año el Banco de México alcance su objetivo de colocar a dicha variable entre dos y cuatro por ciento, toda vez que estiman que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), se coloque en 5.60 por ciento al cierre de este 2017, mayor al 5.40 que proyectaron en febrero pasado.

Para 2018, los especialistas consideran que el banco central sí alcanzará su objetivo, a pesar de que elevaron su pronóstico de 3.80 a 3.82 por ciento.

Cabe destacar que respecto al tipo de cambio, en marzo pasado los economistas recortaron de 21.10 a 20.24 pesos su estimación de cotización de la moneda estadunidense para el cierre de este año, es decir, 86 centavos menos que en febrero. Para 2018 también ajustaron su expectativa de 20.60 a 19.84 pesos.

Los especialistas consideran que los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país son, en orden de importancia, la inestabilidad política internacional (11 por ciento de las respuestas), la plataforma de producción petrolera (11 por ciento), la incertidumbre sobre la situación económica interna (10 por ciento), los problemas de inseguridad pública (10 por ciento) y la debilidad del mercado externo y la economía mundial (nueve por ciento).

Cabe mencionar que en materia laboral, con todo y que recortaron su expectativa de crecimiento, los analistas aumentaron de 590 mil a 595 mil su previsión de nuevos empleos para este 2017. Para el siguiente año aumentaron su pronóstico de 639 mil a 650 mil. Por todo lo anterior, la proporción de analistas que considera que el clima de negocios empeorará en los próximos seis meses disminuyó con respecto a la encuesta anterior (64 contra 36 por ciento).