/ miércoles 3 de mayo de 2017

Fija EU plazo 5 de junio, para alcanzar acuerdo sobre azúcar

El Gobierno de Estados Unidos (EU) enfatizó que sus conversaciones con México sobre el comercio de azúcar han llegado a un punto muerto, y anunció  que en caso de que fracasen, a partir del próximo 5 de junio reanudará el cobro de aranceles compensatorios hacia nuestro país.

A través de un comunicado, el Departamento de Comercio de EU indicó que el lunes pasado le notificó al Gobierno mexicano que si dichas pláticas se mantienen como están, --en punto muerto--, su intención será reanudar el cobro de dichas tarifas sobre las importaciones del azúcar originaria de México.

“Espero que México y Estados Unidos puedan llegar antes de junio a un acuerdo justo”, dijo en el comunicado el secretario de Comercio de EU, Wylbur Ross, quien lamentó que se tuviera que llegar a la aplicación de esas sanciones por competencia desleal.

“Si para el 5 de junio no se llega a un acuerdo, entonces las órdenes para la imposición de aranceles compensatorios por la competencia desleal, que actualmente están suspendidos, volverán a entrar en vigor, y se requerirán depósitos en efectivo sobre las importaciones”, advirtió el Departamento de Comercio.

El Gobierno mexicano ya había adelantado el mismo lunes, que las negociaciones en cuestión se tendrían que prolongar hasta el mes entrante dada la falta de acuerdo, debido a las excesivas demandas de los industriales azucareros estadunidenses.

“Las demandas excesivas de los productores y refinadores estadunidenses han impedido que se alcance una solución”, indicó la noche del lunes, a través de un comunicado, la Secretaría de Economía (SE).

Cabe destacar que en 2008, en América del Norte se alcanzó el libre comercio en el sector de edulcorantes y azúcar, al abrir México, por completo, el acceso a las importaciones de fructosa desde EU, y hacer lo propio las de EU a las exportaciones de azúcar de México.

Sin embargo, en 2014, y a petición de a petición de la industria local, las autoridades comerciales de EU concluyeron una investigación sobre competencia desleal y subvenciones en el azúcar mexicana.

De acuerdo con el Gobierno de EU, la Comisión de Comercio Internacional constató entonces que dichas importaciones perjudicaban a los productores estadunidenses, pero ese mismo año se alcanzó un compromiso con el Gobierno y los productores mexicanos, el cual permitió la suspensión de los aranceles compensatorios.

No obstante, el año pasado la American Sugar Alliance, integrada por los productores locales, volvió a presentar quejas al Departamento de Comercio estadunidense sobre la marcha de dicho acuerdo.

Los productores estadunidenses pidieron entonces que se revisara si el multicitado acuerdo seguía cumpliendo los requisitos legales de EU, ante lo cual en diciembre pasado el Departamento de Comercio emitió un informe preliminar que indicaba que el pacto “pudiera no estar funcionando”.

El 7 de marzo del presente año, la autoridad mexicana anunció que había detenido temporalmente las exportaciones de azúcar hacia EU para evitar las sanciones económicas.

Tres días después, el diez de marzo, Ross acordó con el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, retomar las negociaciones para modificar los acuerdos, de manera que resolviesen esas preocupaciones y establecieran límites a la acumulación.

Por su parte, el Gobierno mexicano se ha opuesto a que se impida la entrada de su azúcar refinada a EU, por considerar que la decisión rompe el equilibrio del “mercado de edulcorantes de América del Norte”.

El Gobierno de Estados Unidos (EU) enfatizó que sus conversaciones con México sobre el comercio de azúcar han llegado a un punto muerto, y anunció  que en caso de que fracasen, a partir del próximo 5 de junio reanudará el cobro de aranceles compensatorios hacia nuestro país.

A través de un comunicado, el Departamento de Comercio de EU indicó que el lunes pasado le notificó al Gobierno mexicano que si dichas pláticas se mantienen como están, --en punto muerto--, su intención será reanudar el cobro de dichas tarifas sobre las importaciones del azúcar originaria de México.

“Espero que México y Estados Unidos puedan llegar antes de junio a un acuerdo justo”, dijo en el comunicado el secretario de Comercio de EU, Wylbur Ross, quien lamentó que se tuviera que llegar a la aplicación de esas sanciones por competencia desleal.

“Si para el 5 de junio no se llega a un acuerdo, entonces las órdenes para la imposición de aranceles compensatorios por la competencia desleal, que actualmente están suspendidos, volverán a entrar en vigor, y se requerirán depósitos en efectivo sobre las importaciones”, advirtió el Departamento de Comercio.

El Gobierno mexicano ya había adelantado el mismo lunes, que las negociaciones en cuestión se tendrían que prolongar hasta el mes entrante dada la falta de acuerdo, debido a las excesivas demandas de los industriales azucareros estadunidenses.

“Las demandas excesivas de los productores y refinadores estadunidenses han impedido que se alcance una solución”, indicó la noche del lunes, a través de un comunicado, la Secretaría de Economía (SE).

Cabe destacar que en 2008, en América del Norte se alcanzó el libre comercio en el sector de edulcorantes y azúcar, al abrir México, por completo, el acceso a las importaciones de fructosa desde EU, y hacer lo propio las de EU a las exportaciones de azúcar de México.

Sin embargo, en 2014, y a petición de a petición de la industria local, las autoridades comerciales de EU concluyeron una investigación sobre competencia desleal y subvenciones en el azúcar mexicana.

De acuerdo con el Gobierno de EU, la Comisión de Comercio Internacional constató entonces que dichas importaciones perjudicaban a los productores estadunidenses, pero ese mismo año se alcanzó un compromiso con el Gobierno y los productores mexicanos, el cual permitió la suspensión de los aranceles compensatorios.

No obstante, el año pasado la American Sugar Alliance, integrada por los productores locales, volvió a presentar quejas al Departamento de Comercio estadunidense sobre la marcha de dicho acuerdo.

Los productores estadunidenses pidieron entonces que se revisara si el multicitado acuerdo seguía cumpliendo los requisitos legales de EU, ante lo cual en diciembre pasado el Departamento de Comercio emitió un informe preliminar que indicaba que el pacto “pudiera no estar funcionando”.

El 7 de marzo del presente año, la autoridad mexicana anunció que había detenido temporalmente las exportaciones de azúcar hacia EU para evitar las sanciones económicas.

Tres días después, el diez de marzo, Ross acordó con el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, retomar las negociaciones para modificar los acuerdos, de manera que resolviesen esas preocupaciones y establecieran límites a la acumulación.

Por su parte, el Gobierno mexicano se ha opuesto a que se impida la entrada de su azúcar refinada a EU, por considerar que la decisión rompe el equilibrio del “mercado de edulcorantes de América del Norte”.