/ miércoles 8 de febrero de 2017

Industria manufacturera y remesas, en riesgo por efecto Trump: Index

Las exportaciones mexicanas representan alrededor del 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y el 82 por ciento de ellas se dirigen a Estados Unidos (EU), por lo que una mala renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) las afectaría notablemente, sin que hubiera manera de refugiarse en “la ventana cambiaria” por la depreciación del peso.

Así lo indicó el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index).

En su Reporte Económico de dicho sector correspondiente a enero de 2017, detalló que las decisiones que pudiera tomar el nuevo presidente de EU, Donald Trump, al renegociar el TLCAN, podrían perjudicar al empleo, la Inversión Extranjera Directa (IED) y el crecimiento económico del país, así como reducir el monto del ingreso de remesas al país, derivado de una deportación masiva de indocumentados mexicanos.

Aunado a lo anterior, el organismo explicó que México no tuvo un buen desempeño en la mayor parte del 2016, pese a que en el tercer trimestre presentara una mejora.

Resaltó que el año cerró en un tono negativo y con indicadores importantes en deterioro, por lo que las expectativas de crecimiento en el sector, se reducen cada vez más, y se espera que la incertidumbre continúe latente por lo menos durante el primer trimestre de 2017.

El documento refiere que en diciembre de 2016, el índice IMEF manufacturero en series desestacionalizadas se ubicó en 47.7 puntos, resultado que muestra un deterioro de 1.1 puntos con relación a las 48.8 unidades de noviembre, mostrando una caída por el tercer mes consecutivo; continuando por debajo del umbral de los 50 puntos y registrando el menor nivel de todo 2016.

Anotó que en noviembre se observó un repunte en las exportaciones después de haber caído durante el mes previo, y que en el penúltimo mes del año, las ventas externas manufactureras se incrementaron significativamente, mostrando un crecimiento de 10.31 por ciento en términos anuales y de 5.99 por ciento mensuales.

Sin embargo detalló que para 2017 ya no se muestra un escenario tan positivo como el que se presentó en el tercer trimestre del año pasado, por el crecimiento generalizado de la economía mexicana durante este periodo.

Index asegura que la economía de México aún no muestra “excelentes” signos de recuperación y sus fundamentales económicos están en deterioro. La deuda externa se está incrementando, la balanza comercial es cada vez más deficitaria, y hay una sostenida depreciación de nuestra moneda en relación al dólar americano, entre otras cosas.

Finalmente el organismo advierte que es importante continuar observando la evolución de la industria en los siguientes meses para definir si continuará en estancamiento o incluso en deterioro como lo hizo en la mayor parte del 2016. Además, habrá que estar al tanto de los efectos de las últimas acciones restrictivas de las políticas fiscal y monetaria del país que podrían poner en riesgo las señales de mejora gracias el recorte en 26.8 por ciento de la inversión federal en su marco de austeridad y el aumento de la tasa de referencia que acumuló 250 puntos base en el 2016, alcanzando un nivel de 5.75 por ciento y estar muy pendientes a tres aumentos más que se prevén durante el 2017.

Sugiere además que la adopción de una postura fiscal sostenible  y una postura monetaria menos acomodaticia podrían tener  consecuencias negativas para el crecimiento económico de corto plazo, sin embargo es positivo para mantener la calidad crediticia y propiciar un ambiente adecuado para la inversión  directa y de cartera en el largo plazo, lo cual también resultaría favorable para el crecimiento económico del país.

Las exportaciones mexicanas representan alrededor del 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y el 82 por ciento de ellas se dirigen a Estados Unidos (EU), por lo que una mala renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) las afectaría notablemente, sin que hubiera manera de refugiarse en “la ventana cambiaria” por la depreciación del peso.

Así lo indicó el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index).

En su Reporte Económico de dicho sector correspondiente a enero de 2017, detalló que las decisiones que pudiera tomar el nuevo presidente de EU, Donald Trump, al renegociar el TLCAN, podrían perjudicar al empleo, la Inversión Extranjera Directa (IED) y el crecimiento económico del país, así como reducir el monto del ingreso de remesas al país, derivado de una deportación masiva de indocumentados mexicanos.

Aunado a lo anterior, el organismo explicó que México no tuvo un buen desempeño en la mayor parte del 2016, pese a que en el tercer trimestre presentara una mejora.

Resaltó que el año cerró en un tono negativo y con indicadores importantes en deterioro, por lo que las expectativas de crecimiento en el sector, se reducen cada vez más, y se espera que la incertidumbre continúe latente por lo menos durante el primer trimestre de 2017.

El documento refiere que en diciembre de 2016, el índice IMEF manufacturero en series desestacionalizadas se ubicó en 47.7 puntos, resultado que muestra un deterioro de 1.1 puntos con relación a las 48.8 unidades de noviembre, mostrando una caída por el tercer mes consecutivo; continuando por debajo del umbral de los 50 puntos y registrando el menor nivel de todo 2016.

Anotó que en noviembre se observó un repunte en las exportaciones después de haber caído durante el mes previo, y que en el penúltimo mes del año, las ventas externas manufactureras se incrementaron significativamente, mostrando un crecimiento de 10.31 por ciento en términos anuales y de 5.99 por ciento mensuales.

Sin embargo detalló que para 2017 ya no se muestra un escenario tan positivo como el que se presentó en el tercer trimestre del año pasado, por el crecimiento generalizado de la economía mexicana durante este periodo.

Index asegura que la economía de México aún no muestra “excelentes” signos de recuperación y sus fundamentales económicos están en deterioro. La deuda externa se está incrementando, la balanza comercial es cada vez más deficitaria, y hay una sostenida depreciación de nuestra moneda en relación al dólar americano, entre otras cosas.

Finalmente el organismo advierte que es importante continuar observando la evolución de la industria en los siguientes meses para definir si continuará en estancamiento o incluso en deterioro como lo hizo en la mayor parte del 2016. Además, habrá que estar al tanto de los efectos de las últimas acciones restrictivas de las políticas fiscal y monetaria del país que podrían poner en riesgo las señales de mejora gracias el recorte en 26.8 por ciento de la inversión federal en su marco de austeridad y el aumento de la tasa de referencia que acumuló 250 puntos base en el 2016, alcanzando un nivel de 5.75 por ciento y estar muy pendientes a tres aumentos más que se prevén durante el 2017.

Sugiere además que la adopción de una postura fiscal sostenible  y una postura monetaria menos acomodaticia podrían tener  consecuencias negativas para el crecimiento económico de corto plazo, sin embargo es positivo para mantener la calidad crediticia y propiciar un ambiente adecuado para la inversión  directa y de cartera en el largo plazo, lo cual también resultaría favorable para el crecimiento económico del país.