/ viernes 24 de marzo de 2017

Monsanto aumentará 25% la eficiencia del uso del agua

En el marco del Día Mundial del Agua, la controvertida firma estadunidense, Monsanto informó que tiene como meta incrementar en 25 por ciento la eficiencia del uso de agua para riego en las operaciones de producción global de semillas en el 2020, tomando como base los niveles de 2010, es decir, producir más para impulsar la seguridad alimentaria, al tiempo que se promueve la conservación del vital líquido.

La empresa busca optimizar el uso del agua, enseñando a los agricultores las formas más eficientes de emplearla y cómo adaptarse en tiempos de escasez. En este sentido y con la finalidad de disminuir el consumo de este recurso, actualmente se implementan diversas tecnologías en numerosos países, como el riego por goteo, el cual ayuda en el control de maleza, incrementando en 90 por ciento la eficiencia en el uso del vital líquido.

A la fecha, en México y Guatemala existe un avance del 30 por ciento. Los cultivos de vegetales en Costa Rica y México ya operan al 100 por ciento con riego por goteo.

Asimismo, en todas las plantas de maíz de Monsanto Latinoamérica Norte, el total de agua de descarga de plantas de trata se inyecta a pozos de absorción, en cumplimiento con la normativa ambiental vigente. Con esta medida, la empresa reutiliza el 100 por ciento del agua usada en el tratamiento químico de semillas.

Finalmente, en 2016, en la comunidad de El Tizate, Nayarit, la firma de transgénicos instaló, con el apoyo del Gobierno estatal, un sistema de agua potable que abastece a 295 hogares.

Monsanto está trabajando para adaptarse y mitigar el cambio climático, mejorando sus operaciones y colaborando con otras organizaciones, al tiempo que protegen las fuentes de agua dulce, preservan la biodiversidad y cuidan de la salud del suelo.

De igual manera, estas medidas forman parte de la estrategia de sustentabilidad de la empresa, la cual tiene el objetivo de alcanzar un equilibrio entre la utilización responsable de los recursos naturales y la atención de las necesidades agrícolas y sociales, por medio de soluciones que ayuden a los productores a cultivar más alimentos, haciendo un uso más sustentable de los recursos naturales disponibles.

Monsanto forma parte del Comité Ejecutivo sobre el Agua, del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, iniciativa compuesta por diversas empresas que busca capacitar organizaciones en el desarrollo e implementación de políticas y prácticas sustentables, para identificar y disminuir los riesgos del desperdicio de agua.

En el marco del Día Mundial del Agua, la controvertida firma estadunidense, Monsanto informó que tiene como meta incrementar en 25 por ciento la eficiencia del uso de agua para riego en las operaciones de producción global de semillas en el 2020, tomando como base los niveles de 2010, es decir, producir más para impulsar la seguridad alimentaria, al tiempo que se promueve la conservación del vital líquido.

La empresa busca optimizar el uso del agua, enseñando a los agricultores las formas más eficientes de emplearla y cómo adaptarse en tiempos de escasez. En este sentido y con la finalidad de disminuir el consumo de este recurso, actualmente se implementan diversas tecnologías en numerosos países, como el riego por goteo, el cual ayuda en el control de maleza, incrementando en 90 por ciento la eficiencia en el uso del vital líquido.

A la fecha, en México y Guatemala existe un avance del 30 por ciento. Los cultivos de vegetales en Costa Rica y México ya operan al 100 por ciento con riego por goteo.

Asimismo, en todas las plantas de maíz de Monsanto Latinoamérica Norte, el total de agua de descarga de plantas de trata se inyecta a pozos de absorción, en cumplimiento con la normativa ambiental vigente. Con esta medida, la empresa reutiliza el 100 por ciento del agua usada en el tratamiento químico de semillas.

Finalmente, en 2016, en la comunidad de El Tizate, Nayarit, la firma de transgénicos instaló, con el apoyo del Gobierno estatal, un sistema de agua potable que abastece a 295 hogares.

Monsanto está trabajando para adaptarse y mitigar el cambio climático, mejorando sus operaciones y colaborando con otras organizaciones, al tiempo que protegen las fuentes de agua dulce, preservan la biodiversidad y cuidan de la salud del suelo.

De igual manera, estas medidas forman parte de la estrategia de sustentabilidad de la empresa, la cual tiene el objetivo de alcanzar un equilibrio entre la utilización responsable de los recursos naturales y la atención de las necesidades agrícolas y sociales, por medio de soluciones que ayuden a los productores a cultivar más alimentos, haciendo un uso más sustentable de los recursos naturales disponibles.

Monsanto forma parte del Comité Ejecutivo sobre el Agua, del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, iniciativa compuesta por diversas empresas que busca capacitar organizaciones en el desarrollo e implementación de políticas y prácticas sustentables, para identificar y disminuir los riesgos del desperdicio de agua.