/ lunes 30 de enero de 2017

Pese a lo negativo del panorama, es momento para contratar créditos: Banorte

A pesar de la “tormenta” que amenaza al horizonte, hoy en día es el mejor momento para contratar un crédito de consumo, hipotecario o automotriz, asegura Grupo Financiero Banorte.

Lo anterior, explica el director general de la institución, Marcos Ramírez Miguel, porque los fundamentales económicos del país están sólidos y estables, pero sobre todo, porque todavía las tasas de interés referenciales están bajas, pero, advierte, seguirán al alza por la política monetaria adoptada por el Banco de México (Banxico), frente al actual contexto económico internacional.

“Estuvieron históricamente bajas, pero las tasas normales de equilibrio, como de México, deben de estar en alrededor del siete u ocho y sería perfecto que estuvieran ahí, entonces es regresar a un estándar normal porque estamos en tasas demasiado bajas y ahí se quedarán para que el país tome tracción y seguir con las cosas”, afirmó el directivo en entrevista con El Sol de México.

Actualmente, el banco central mantiene en 5.75 por ciento su tasa de interés referencial, su nivel más alto desde mayo de 2009. A lo largo de 2016 la incrementó en 2.5 puntos.

Sin embargo, el entrevistado asegura que tomando en cuenta diferentes factores, como la política monetaria que tiene en marcha la Reserva Federal de Estados Unidos (EU), así como la volatilidad en el tipo de cambio, es previsible que el Banxico continúe elevando su tasa de interés referencial, por lo que insistió en que hoy en día, es el mejor momento para contratar un instrumento crediticio.

“El ciclo de bajas ya terminó --agregó Marcos Ramírez--, y comienza el ciclo de subida. Es innegable. Al país le va bien y entonces sacar un crédito hipotecario ahorita es mejor porque luego van a estar un poco más altos. Nosotros, como cualquier compañía, tenemos un insumo y el insumo son las tasas; si las tasas suben, entonces de la mano iremos subiendo. Absorberemos algo del golpe, pero no podemos absorberlo todo, pero de eso se trata”, indicó.

Por ello, el directivo no escatimó en sostener que Banorte mantiene firme su proyecto de “ser el mejor banco para el año 2020”, por lo que conserva sus expectativas de alcanzar un crecimiento a tasa anual de más de 10 por ciento en este 2017 en colocación de créditos, con todo y la “tormenta” que se avecina.

“Somos los tripulantes de un gran barco, que está muy bien, que está blindado, que tiene los mejores indicadores de siempre; tiene el mejor índice de liquidez y de capitalización. Estamos súper bien. Tenemos que ir al puerto 2020; tenemos la tripulación, ahí está todo ¿Viene una tormenta? Sí, pero ahí tenemos las velas y la clave del juego es la flexibilidad, ver cómo las movemos para seguir viendo hacia el 2020”, enfatizó.

Y bajo esa misma alegoría, postrado en la punta del mástil, Marcos Ramírez aprecia tierra firme, más allá de los nubarrones que amenazan la travesía.

“No queremos ser el más grande, pero sí queremos ser el mejor banco de México y para ello necesitamos tener mucha flexibilidad. Las especies que sobreviven no son las grandes; las que sobreviven a través de la historia son las que se adaptan, entonces nosotros haremos lo mismo, adaptarnos a los vientos que vengan.

“No sabemos bien de dónde vendrán, del norte, del sur, del este, del oeste, pero si creemos que con el barco que tenemos, con la tripulación que tenemos y con lo que conocemos de mar, tenemos para llegar al 2020”, afirmó.

Entrevistado en las oficinas que tiene el Grupo Financiero en la zona de Santa Fe, el directivo refuta categórico que su confianza sea injustificada, pues recordó que a inicios de 2016 prevalecía en los mercados el mismo sentimiento de incertidumbre que priva hoy en día, pero al final del año pasado, destacó, se lograron aumentos de más de dos dígitos en la colocación de diferentes productos, algo muy por encima del avance de 2.0 por ciento que habría alcanzado la economía mexicana.

“El año pasado igualmente lo veíamos bien difícil, era una masacre lo que estaba pasando en los primeros días de enero, las tasas comenzaban a subir, las bolsas iban para abajo, el Dow Jones también, el tipo de cambio comenzó a devaluarse y tampoco sabíamos que iban a ganar el Brexit, y Donald Trump las elecciones presidenciales y veamos el resultado que tuvimos”.

-¿Y cómo pinta este 2017?

-Yo hago el mismo paralelismo ahorita ¿Vamos a renunciar al objetivo 2020? No, porque tenemos el optimismo documentado: las carteras crecieron el año pasado a ritmos de dos dígitos, tanto de la cartera de crédito como de captación y en enero de este año estamos creciendo a los mismos niveles, a más del 10 por ciento.

Cabe mencionar que, de acuerdo al reporte financiero de 2016, la utilidad neta de la institución sumó 19 mil 308 millones de pesos durante el año pasado, lo que representó un incremento de 13 por ciento con relación al monto reportado en 2015.

De igual manera, destaca el avance que reportaron las carteras del rubro comercial, corporativa y de consumo, que alcanzaron aumentos de 17 por ciento a tasa anual.

Finalmente, gracias a la visibilidad que le permite estar postrado en la proa del barco que navega, Marco Ramírez asegura que el mercado mexicano seguirá al alza y muestra de ello, es el crecimiento que espera para este año el autollamado “Banco fuerte de México”.

“Los bancos tenemos visión de lo que viene, es decir, no damos un crédito ahorita por lo que va a pasar en cinco meses, tenemos la capacidad de estar viendo cómo los flujos se van dando y sigue la demanda de crédito, ¿Creemos que podemos crecer 10 por ciento este año? La respuesta es sí; entonces ¿Lo vemos igual de bien este año? Sí, con muchas incógnitas, al igual que el año pasado, pero qué tenemos que hacer con las incógnitas, en lugar de especular hay que ponernos a trabajar”, afirmó.

“Estoy seguro que en este vendaval va a traer oportunidades, y Banorte quiere ser uno de los que va a tomarlas”, sentenció el directivo.

A pesar de la “tormenta” que amenaza al horizonte, hoy en día es el mejor momento para contratar un crédito de consumo, hipotecario o automotriz, asegura Grupo Financiero Banorte.

Lo anterior, explica el director general de la institución, Marcos Ramírez Miguel, porque los fundamentales económicos del país están sólidos y estables, pero sobre todo, porque todavía las tasas de interés referenciales están bajas, pero, advierte, seguirán al alza por la política monetaria adoptada por el Banco de México (Banxico), frente al actual contexto económico internacional.

“Estuvieron históricamente bajas, pero las tasas normales de equilibrio, como de México, deben de estar en alrededor del siete u ocho y sería perfecto que estuvieran ahí, entonces es regresar a un estándar normal porque estamos en tasas demasiado bajas y ahí se quedarán para que el país tome tracción y seguir con las cosas”, afirmó el directivo en entrevista con El Sol de México.

Actualmente, el banco central mantiene en 5.75 por ciento su tasa de interés referencial, su nivel más alto desde mayo de 2009. A lo largo de 2016 la incrementó en 2.5 puntos.

Sin embargo, el entrevistado asegura que tomando en cuenta diferentes factores, como la política monetaria que tiene en marcha la Reserva Federal de Estados Unidos (EU), así como la volatilidad en el tipo de cambio, es previsible que el Banxico continúe elevando su tasa de interés referencial, por lo que insistió en que hoy en día, es el mejor momento para contratar un instrumento crediticio.

“El ciclo de bajas ya terminó --agregó Marcos Ramírez--, y comienza el ciclo de subida. Es innegable. Al país le va bien y entonces sacar un crédito hipotecario ahorita es mejor porque luego van a estar un poco más altos. Nosotros, como cualquier compañía, tenemos un insumo y el insumo son las tasas; si las tasas suben, entonces de la mano iremos subiendo. Absorberemos algo del golpe, pero no podemos absorberlo todo, pero de eso se trata”, indicó.

Por ello, el directivo no escatimó en sostener que Banorte mantiene firme su proyecto de “ser el mejor banco para el año 2020”, por lo que conserva sus expectativas de alcanzar un crecimiento a tasa anual de más de 10 por ciento en este 2017 en colocación de créditos, con todo y la “tormenta” que se avecina.

“Somos los tripulantes de un gran barco, que está muy bien, que está blindado, que tiene los mejores indicadores de siempre; tiene el mejor índice de liquidez y de capitalización. Estamos súper bien. Tenemos que ir al puerto 2020; tenemos la tripulación, ahí está todo ¿Viene una tormenta? Sí, pero ahí tenemos las velas y la clave del juego es la flexibilidad, ver cómo las movemos para seguir viendo hacia el 2020”, enfatizó.

Y bajo esa misma alegoría, postrado en la punta del mástil, Marcos Ramírez aprecia tierra firme, más allá de los nubarrones que amenazan la travesía.

“No queremos ser el más grande, pero sí queremos ser el mejor banco de México y para ello necesitamos tener mucha flexibilidad. Las especies que sobreviven no son las grandes; las que sobreviven a través de la historia son las que se adaptan, entonces nosotros haremos lo mismo, adaptarnos a los vientos que vengan.

“No sabemos bien de dónde vendrán, del norte, del sur, del este, del oeste, pero si creemos que con el barco que tenemos, con la tripulación que tenemos y con lo que conocemos de mar, tenemos para llegar al 2020”, afirmó.

Entrevistado en las oficinas que tiene el Grupo Financiero en la zona de Santa Fe, el directivo refuta categórico que su confianza sea injustificada, pues recordó que a inicios de 2016 prevalecía en los mercados el mismo sentimiento de incertidumbre que priva hoy en día, pero al final del año pasado, destacó, se lograron aumentos de más de dos dígitos en la colocación de diferentes productos, algo muy por encima del avance de 2.0 por ciento que habría alcanzado la economía mexicana.

“El año pasado igualmente lo veíamos bien difícil, era una masacre lo que estaba pasando en los primeros días de enero, las tasas comenzaban a subir, las bolsas iban para abajo, el Dow Jones también, el tipo de cambio comenzó a devaluarse y tampoco sabíamos que iban a ganar el Brexit, y Donald Trump las elecciones presidenciales y veamos el resultado que tuvimos”.

-¿Y cómo pinta este 2017?

-Yo hago el mismo paralelismo ahorita ¿Vamos a renunciar al objetivo 2020? No, porque tenemos el optimismo documentado: las carteras crecieron el año pasado a ritmos de dos dígitos, tanto de la cartera de crédito como de captación y en enero de este año estamos creciendo a los mismos niveles, a más del 10 por ciento.

Cabe mencionar que, de acuerdo al reporte financiero de 2016, la utilidad neta de la institución sumó 19 mil 308 millones de pesos durante el año pasado, lo que representó un incremento de 13 por ciento con relación al monto reportado en 2015.

De igual manera, destaca el avance que reportaron las carteras del rubro comercial, corporativa y de consumo, que alcanzaron aumentos de 17 por ciento a tasa anual.

Finalmente, gracias a la visibilidad que le permite estar postrado en la proa del barco que navega, Marco Ramírez asegura que el mercado mexicano seguirá al alza y muestra de ello, es el crecimiento que espera para este año el autollamado “Banco fuerte de México”.

“Los bancos tenemos visión de lo que viene, es decir, no damos un crédito ahorita por lo que va a pasar en cinco meses, tenemos la capacidad de estar viendo cómo los flujos se van dando y sigue la demanda de crédito, ¿Creemos que podemos crecer 10 por ciento este año? La respuesta es sí; entonces ¿Lo vemos igual de bien este año? Sí, con muchas incógnitas, al igual que el año pasado, pero qué tenemos que hacer con las incógnitas, en lugar de especular hay que ponernos a trabajar”, afirmó.

“Estoy seguro que en este vendaval va a traer oportunidades, y Banorte quiere ser uno de los que va a tomarlas”, sentenció el directivo.