/ jueves 9 de marzo de 2017

Registra China déficit comercial de 9,150 millones de dólares durante febrero

China registró en febrero un déficit comercial de nueve mil 150 millones de dólares, el primero en tres años, consecuencia del aumento de casi un 40 por ciento de las importaciones y de las distorsiones económicas de la celebración del Año Nuevo.

En febrero las importaciones aumentaron un 38.1 por ciento, impulsadas por el alza de las materias primas y de la demanda interna. Se trata de una cifra que dobla el 20 por ciento que predecían los expertos consultados por Bloomberg. En paralelo las exportaciones cayeron un 1.3 por ciento en febrero (frente a una estimación de aumento del 14.6 por ciento).

El gigante asiático está intentado reorganizar su economía desde un modelo basado en las exportaciones y la inversión pública hacia otro fundado en el consumo interno.

El déficit comercial de nueve mil 150 millones de dólares en febrero contrasta con el superávit de 51 mil 300 de enero y con las previsiones de Bloomberg de un superávit de 27 mil millones.

Según los analistas, el freno de las exportaciones se explica por la celebración del Año Nuevo chino, que frena la actividad de fábricas y puertos.

“El déficit comercial, junto al aumento de las reservas de divisas extranjeras (...) sugiere que las fugas de capital se han frenado bruscamente”, indica Julian Evans-Pritchard de China Economist en una nota.

China compite con Estados Unidos como líder del comercio mundial y la salud de su economía, que el año pasado creció a su menor ritmo en un cuarto de siglo, afecta a todo al planeta.

El dato de febrero llega además en un contexto de incertidumbre sobre la política comercial de Estados Unidos con la llegada del presidente de Donald Trump, que aboga por el proteccionismo y podría desatar una guerra comercial con China.

Trump acusa a China de manipular voluntariamente su moneda y de prácticas comerciales injustas que destruyen empleos en Estados Unidos, y amenaza con imponer importantes aranceles a los productos chinos.

A pesar del déficit global, China mantuvo en febrero un superávit comercial con Estados Unidos de 10 mil 400 millones de dólares, según Betty Wang, de ANZ Research, el déficit de febrero “probablemente no se mantendrá” e “indica pocos cambios en la dinámica comercial china”. “Creemos que China volverá al superávit comercial en los próximos meses”, indicó en una nota.

El domingo China recortó sus previsiones de crecimiento para 2017 hasta un 6.5 por ciento.

Las autoridades apuestan por “un aumento contante de los volúmenes de importación y exportación y el equilibrio de los pagos internacionales”, indicó el domingo el primer ministro Li Keqiang en un informe la Asamblea Popular china.

China registró en febrero un déficit comercial de nueve mil 150 millones de dólares, el primero en tres años, consecuencia del aumento de casi un 40 por ciento de las importaciones y de las distorsiones económicas de la celebración del Año Nuevo.

En febrero las importaciones aumentaron un 38.1 por ciento, impulsadas por el alza de las materias primas y de la demanda interna. Se trata de una cifra que dobla el 20 por ciento que predecían los expertos consultados por Bloomberg. En paralelo las exportaciones cayeron un 1.3 por ciento en febrero (frente a una estimación de aumento del 14.6 por ciento).

El gigante asiático está intentado reorganizar su economía desde un modelo basado en las exportaciones y la inversión pública hacia otro fundado en el consumo interno.

El déficit comercial de nueve mil 150 millones de dólares en febrero contrasta con el superávit de 51 mil 300 de enero y con las previsiones de Bloomberg de un superávit de 27 mil millones.

Según los analistas, el freno de las exportaciones se explica por la celebración del Año Nuevo chino, que frena la actividad de fábricas y puertos.

“El déficit comercial, junto al aumento de las reservas de divisas extranjeras (...) sugiere que las fugas de capital se han frenado bruscamente”, indica Julian Evans-Pritchard de China Economist en una nota.

China compite con Estados Unidos como líder del comercio mundial y la salud de su economía, que el año pasado creció a su menor ritmo en un cuarto de siglo, afecta a todo al planeta.

El dato de febrero llega además en un contexto de incertidumbre sobre la política comercial de Estados Unidos con la llegada del presidente de Donald Trump, que aboga por el proteccionismo y podría desatar una guerra comercial con China.

Trump acusa a China de manipular voluntariamente su moneda y de prácticas comerciales injustas que destruyen empleos en Estados Unidos, y amenaza con imponer importantes aranceles a los productos chinos.

A pesar del déficit global, China mantuvo en febrero un superávit comercial con Estados Unidos de 10 mil 400 millones de dólares, según Betty Wang, de ANZ Research, el déficit de febrero “probablemente no se mantendrá” e “indica pocos cambios en la dinámica comercial china”. “Creemos que China volverá al superávit comercial en los próximos meses”, indicó en una nota.

El domingo China recortó sus previsiones de crecimiento para 2017 hasta un 6.5 por ciento.

Las autoridades apuestan por “un aumento contante de los volúmenes de importación y exportación y el equilibrio de los pagos internacionales”, indicó el domingo el primer ministro Li Keqiang en un informe la Asamblea Popular china.