/ viernes 24 de marzo de 2017

Se mantiene déficit fiscal de Latinoamérica en 3%

SANTIAGO, Chile. (AFP).- El déficit fiscal promedio de América Latina se mantuvo en 2016 en tres por ciento del PIB por segundo año consecutivo, pero los países sudamericanos mostraron un mayor deterioro de las cuentas impactados por nuevas bajas en los precios de las materias primas, reveló ayer la CEPAL.

En América del Sur, el déficit fiscal se incrementó en promedio desde el 3.6 por ciento del PIB en 2015 al cuatro por ciento en 2016, mientras que la deuda pública aumentó 2.5 puntos porcentuales del PIB en promedio en esta subregión.

“En el sur de la región, el efecto negativo del ciclo y las nuevas bajas de los precios internacionales de los recursos naturales no renovables incidieron en un empeoramiento del déficit fiscal”, explicó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su “Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2017”, presentado este jueves en Santiago.

En Brasil, la economía más importante de la región y que desde dos años está sumida en una recesión, hubo una mejora de 1.6 puntos porcentuales del PIB, alcanzando un déficit de 7.6 por ciento del PIB en 2016. En Argentina el déficit aumentó 2.4 puntos porcentuales (pp) y llegó a 6.1 por ciento del PIB y en Uruguay subió 0.9 pp y alcanzó 3.7 por ciento. En Colombia el déficit subió 0.8 pp a 3.8 por ciento mientras que en Chile se incrementó 0.6 pp y quedó en 2.8 por ciento del PIB.

Foto: Reuters

La mayoría de los países del norte de la región lograron reducir su déficit fiscal el año pasado.

En esta subregión, que considera Centroamérica, México, Haití y República Dominicana, el déficit fiscal se redujo 0.2 puntos porcentuales del PIB, llegando a 2.2 por ciento.

“Este resultado refleja el impacto positivo de la dinámica de la demanda interna en estos países sobre los ingresos fiscales”, explicó el organismo latinoamericano, un organismo técnico de las Naciones Unidas con sede en Santiago.

Beneficiada por una más favorable dinámica de la demanda interna, México, el país más grande de esta subregión, mejoró su déficit en 0.9 puntos porcentuales, para llegar a 2.7 por ciento.

INGRESOS

Durante 2016 los ingresos totales de América Latina aumentaron levemente con respecto al producto, alcanzando un 18.4 por ciento del PIB en promedio, gracias principalmente al alza de los ingresos públicos en México (2 puntos porcentuales del PIB).

Pero en América del Sur se registró una caída importante (0.5 pp del PIB) como resultado del descenso en sus ingresos tributarios, ante una menor actividad económica.

En tanto, la deuda pública bruta para el conjunto de los países de América Latina mantuvo su trayectoria ascendente y alcanzó al 37.9 por ciento del PIB en 2016.

La evasión y elusión fiscal se mantuvieron también en un rango alto, en torno a 6.7 por ciento del PIB en promedio, llegando a unos 340 mil millones de dólares.

“Se debe cuidar el gasto social y la inversión pública, (...) reducir la evasión y la elusión fiscal, aumentar la carga tributaria y cambiar la estructura de los sistemas impositivos hacia una mayor participación de los impuestos directos”, resumió Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, al hacer una presentación del informe.

La estabilización del déficit en tres por ciento en promedio tuvo lugar en un año particularmente duro en términos económicos en la región. En 2016, América Latina se contrajo 1.1 por ciento, arrastrada por las caídas de Venezuela, Brasil, Argentina y Ecuador.

Para 2017 se espera una tenue recuperación de 1.3 por ciento en medio de la incertidumbre sobre la política de Donald Trump en Estados Unidos, indicó la Cepal.

SANTIAGO, Chile. (AFP).- El déficit fiscal promedio de América Latina se mantuvo en 2016 en tres por ciento del PIB por segundo año consecutivo, pero los países sudamericanos mostraron un mayor deterioro de las cuentas impactados por nuevas bajas en los precios de las materias primas, reveló ayer la CEPAL.

En América del Sur, el déficit fiscal se incrementó en promedio desde el 3.6 por ciento del PIB en 2015 al cuatro por ciento en 2016, mientras que la deuda pública aumentó 2.5 puntos porcentuales del PIB en promedio en esta subregión.

“En el sur de la región, el efecto negativo del ciclo y las nuevas bajas de los precios internacionales de los recursos naturales no renovables incidieron en un empeoramiento del déficit fiscal”, explicó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su “Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2017”, presentado este jueves en Santiago.

En Brasil, la economía más importante de la región y que desde dos años está sumida en una recesión, hubo una mejora de 1.6 puntos porcentuales del PIB, alcanzando un déficit de 7.6 por ciento del PIB en 2016. En Argentina el déficit aumentó 2.4 puntos porcentuales (pp) y llegó a 6.1 por ciento del PIB y en Uruguay subió 0.9 pp y alcanzó 3.7 por ciento. En Colombia el déficit subió 0.8 pp a 3.8 por ciento mientras que en Chile se incrementó 0.6 pp y quedó en 2.8 por ciento del PIB.

Foto: Reuters

La mayoría de los países del norte de la región lograron reducir su déficit fiscal el año pasado.

En esta subregión, que considera Centroamérica, México, Haití y República Dominicana, el déficit fiscal se redujo 0.2 puntos porcentuales del PIB, llegando a 2.2 por ciento.

“Este resultado refleja el impacto positivo de la dinámica de la demanda interna en estos países sobre los ingresos fiscales”, explicó el organismo latinoamericano, un organismo técnico de las Naciones Unidas con sede en Santiago.

Beneficiada por una más favorable dinámica de la demanda interna, México, el país más grande de esta subregión, mejoró su déficit en 0.9 puntos porcentuales, para llegar a 2.7 por ciento.

INGRESOS

Durante 2016 los ingresos totales de América Latina aumentaron levemente con respecto al producto, alcanzando un 18.4 por ciento del PIB en promedio, gracias principalmente al alza de los ingresos públicos en México (2 puntos porcentuales del PIB).

Pero en América del Sur se registró una caída importante (0.5 pp del PIB) como resultado del descenso en sus ingresos tributarios, ante una menor actividad económica.

En tanto, la deuda pública bruta para el conjunto de los países de América Latina mantuvo su trayectoria ascendente y alcanzó al 37.9 por ciento del PIB en 2016.

La evasión y elusión fiscal se mantuvieron también en un rango alto, en torno a 6.7 por ciento del PIB en promedio, llegando a unos 340 mil millones de dólares.

“Se debe cuidar el gasto social y la inversión pública, (...) reducir la evasión y la elusión fiscal, aumentar la carga tributaria y cambiar la estructura de los sistemas impositivos hacia una mayor participación de los impuestos directos”, resumió Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, al hacer una presentación del informe.

La estabilización del déficit en tres por ciento en promedio tuvo lugar en un año particularmente duro en términos económicos en la región. En 2016, América Latina se contrajo 1.1 por ciento, arrastrada por las caídas de Venezuela, Brasil, Argentina y Ecuador.

Para 2017 se espera una tenue recuperación de 1.3 por ciento en medio de la incertidumbre sobre la política de Donald Trump en Estados Unidos, indicó la Cepal.