/ martes 3 de enero de 2017

Suiza dice adiós al secreto bancario

GINEBRA, Suiza. (EFE).- Suiza, que gestiona el 25 por ciento delpatrimonio extranjero depositado en los 266 bancos con los quecuenta, se despide este 2017 de su sagrado secreto bancario, que leha permitido atraer fortunas durante décadas, pero que en losúltimos años ya se había agrietado, por la presióninternacional.

El país helvético, que durante años ha gozado de un sistemabancario impenetrable ante los intentos de terceros de conseguirlos datos de sus ciudadanos con cuentas en Suiza, empezará areunir datos bancarios de clientes extranjeros en el marco delintercambio automático de información acordado con 38 socios dela Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos(OCDE).

Suiza aceptó en 2014 sumarse al estándar global de la OCDEpara no perder su estatus de plaza financiera internacional, y en2015 firmó un acuerdo con la Unión Europea (UE).

Aunque no comenzará a intercambiar los datos bancarios sinohasta 2018, en la práctica ya este 2017 entierra el secretobancario, al iniciar los pasos necesarios para entregar lainformación de sus clientes extranjeros el año entrante.

Se trata de un paso doloroso para un país tan orgulloso de susecreto bancario, que data de 1934.

“A mí no me parece bien. El intercambio automático deinformación bancaria supone el fin del secreto bancario”,señaló a Efe Samuel Müller, un ingeniero de 66 años, sobre unsistema que ha formado parte del orgullo suizo, pese a casos comoel oro nazi o los miles de millones depositados por dictadores encuentas helvéticas.

Suiza es el líder indiscutible en la gestión de fortunasprivadas de extranjeros, al copar el 25 por ciento de la cuotamundial de este negocio, según datos de la Asociación Suiza deBanqueros (ASB).

El mercado financiero aporta el 9.3 por ciento al ProductoInterno Bruto (PIB) suizo, y el sector bancario genera 167 milpuestos de trabajo.

Gestiona fortunas por valor de 6.6 billones de francos (6.1billones de euros), de los que la mitad proceden delextranjero.

Ha sido de hecho la presión desde el exterior, sobre todo porparte de Estados Unidos (EU), la que ha minado poco a poco elsecreto bancario hasta conseguir levantarlo.

Simone Fischer, auxiliar de Farmacia de 38 años, comprende elrazonamiento detrás del argumento de los otros países para evitarque se esconda ante sus respectivas Haciendas dinero en cuentassuizas, porque “tampoco Suiza quisiera que desapareciesen milesde millones” de ciudadanos helvéticos en el exterior.

Pero lamenta que el país “haya tenido que levantar el secretobancario por presiones y exigencias desde fuera”, dijo a Efe.

Suiza quiso evitar durante mucho tiempo tener que entregar datosde clientes estadunidenses a EU, en una disputa que comenzó en2008, pero cuando el Departamento de Justicia denunció al bancoUBS y amenazó con retirarle la licencia en el país, no tuvo otraopción.

Era improbable que la entidad sobreviviera a la demanda y Suizano podía permitirse dejar quebrar a uno de los bancos másimportantes para la economía helvética.

En 2009 Suiza entregó los datos de cuatro mil 450 clientesestadunidenses a EU, lo que supuso el principio del fin del secretobancario.

Durante los años siguientes, y a raíz de más investigacionesen EU y otros países que implicaban a más bancos helvéticos yextranjeros en Suiza, escándalos con datos robados, y el impulsodado por el G20 y la OCDE a la lucha contra la evasión y elusiónfiscal, las grietas del secreto bancario se ahondarían más ymás.

Suiza solo entregaba información a solicitud de países con losque tenía un acuerdo para evitar la doble imposición, pero lacooperación no estaba asegurada, ya que la administración encuestión tenía que demostrar que el titular de la cuenta bancariahabía evadido impuestos y no cabían intentos de averiguacionesgenéricas sin el nombre del cliente ni el número de lacuenta.

A partir de 2018, las Haciendas de otros países ya no tendránque cursar solicitudes específicas sobre cuentas de sus ciudadanosen Suiza, sino que la información será entregada anualmente deforma automática, con una excepción: la Confederación Helvéticasigue --al menos de momento--, negándose a cooperar en base adatos robados.

GINEBRA, Suiza. (EFE).- Suiza, que gestiona el 25 por ciento delpatrimonio extranjero depositado en los 266 bancos con los quecuenta, se despide este 2017 de su sagrado secreto bancario, que leha permitido atraer fortunas durante décadas, pero que en losúltimos años ya se había agrietado, por la presióninternacional.

El país helvético, que durante años ha gozado de un sistemabancario impenetrable ante los intentos de terceros de conseguirlos datos de sus ciudadanos con cuentas en Suiza, empezará areunir datos bancarios de clientes extranjeros en el marco delintercambio automático de información acordado con 38 socios dela Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos(OCDE).

Suiza aceptó en 2014 sumarse al estándar global de la OCDEpara no perder su estatus de plaza financiera internacional, y en2015 firmó un acuerdo con la Unión Europea (UE).

Aunque no comenzará a intercambiar los datos bancarios sinohasta 2018, en la práctica ya este 2017 entierra el secretobancario, al iniciar los pasos necesarios para entregar lainformación de sus clientes extranjeros el año entrante.

Se trata de un paso doloroso para un país tan orgulloso de susecreto bancario, que data de 1934.

“A mí no me parece bien. El intercambio automático deinformación bancaria supone el fin del secreto bancario”,señaló a Efe Samuel Müller, un ingeniero de 66 años, sobre unsistema que ha formado parte del orgullo suizo, pese a casos comoel oro nazi o los miles de millones depositados por dictadores encuentas helvéticas.

Suiza es el líder indiscutible en la gestión de fortunasprivadas de extranjeros, al copar el 25 por ciento de la cuotamundial de este negocio, según datos de la Asociación Suiza deBanqueros (ASB).

El mercado financiero aporta el 9.3 por ciento al ProductoInterno Bruto (PIB) suizo, y el sector bancario genera 167 milpuestos de trabajo.

Gestiona fortunas por valor de 6.6 billones de francos (6.1billones de euros), de los que la mitad proceden delextranjero.

Ha sido de hecho la presión desde el exterior, sobre todo porparte de Estados Unidos (EU), la que ha minado poco a poco elsecreto bancario hasta conseguir levantarlo.

Simone Fischer, auxiliar de Farmacia de 38 años, comprende elrazonamiento detrás del argumento de los otros países para evitarque se esconda ante sus respectivas Haciendas dinero en cuentassuizas, porque “tampoco Suiza quisiera que desapareciesen milesde millones” de ciudadanos helvéticos en el exterior.

Pero lamenta que el país “haya tenido que levantar el secretobancario por presiones y exigencias desde fuera”, dijo a Efe.

Suiza quiso evitar durante mucho tiempo tener que entregar datosde clientes estadunidenses a EU, en una disputa que comenzó en2008, pero cuando el Departamento de Justicia denunció al bancoUBS y amenazó con retirarle la licencia en el país, no tuvo otraopción.

Era improbable que la entidad sobreviviera a la demanda y Suizano podía permitirse dejar quebrar a uno de los bancos másimportantes para la economía helvética.

En 2009 Suiza entregó los datos de cuatro mil 450 clientesestadunidenses a EU, lo que supuso el principio del fin del secretobancario.

Durante los años siguientes, y a raíz de más investigacionesen EU y otros países que implicaban a más bancos helvéticos yextranjeros en Suiza, escándalos con datos robados, y el impulsodado por el G20 y la OCDE a la lucha contra la evasión y elusiónfiscal, las grietas del secreto bancario se ahondarían más ymás.

Suiza solo entregaba información a solicitud de países con losque tenía un acuerdo para evitar la doble imposición, pero lacooperación no estaba asegurada, ya que la administración encuestión tenía que demostrar que el titular de la cuenta bancariahabía evadido impuestos y no cabían intentos de averiguacionesgenéricas sin el nombre del cliente ni el número de lacuenta.

A partir de 2018, las Haciendas de otros países ya no tendránque cursar solicitudes específicas sobre cuentas de sus ciudadanosen Suiza, sino que la información será entregada anualmente deforma automática, con una excepción: la Confederación Helvéticasigue --al menos de momento--, negándose a cooperar en base adatos robados.

Sociedad

El Vaticano desmiente participación del Papa en foros de paz de AMLO

"La noticia de que el Santo Padre participará en esta conferencia no tienen fundamento", dijo a EFE el portavoz del Vaticano, Greg Burke

Mundo

Conversaciones con Trump fueron "exitosas y muy útiles", dice Putin

El mandatario ruso indicó que no existen "razones objetivas" para una relación con tensiones entre Estados Unidos y Rusia

Sociedad

Localizan a ciudadana israelí desaparecida en Oaxaca

Autoridades señalaron que Tal Karin Samira no fue víctima de algún delito

Sociedad

Localizan a ciudadana israelí desaparecida en Oaxaca

Autoridades señalaron que Tal Karin Samira no fue víctima de algún delito

Sociedad

Asaltante toma dos rehenes dentro de una sucursal bancaria Hermosillo, Sonora

El individuo amenazó a las autoridades de que no desea ver a nadie, mientras se lleva a cabo una negociación

Finanzas

Ante la OMC, EU denuncia a México, la UE, China, Canadá y Turquía

Considera que las medidas arancelarias de esas cinco economías son "ilegales", mientras las de ellos responden a una cuestión de "seguridad nacional"

Futbol

La Copa del Mundo ya está en Francia, cientos de hinchas la esperan en los Campos Elíseos

Los "bleus" tienen previsto recorrer en un autobús descapotable la avenida

Celebridades

¿Revivirán a Han Solo? Aquí te contamos sobre la nueva teoría de Star Wars

Lo que empezó como una broma de Kevin Smith, director y guionista, al parecer se volverá verdad

Mundo

Conversaciones con Trump fueron "exitosas y muy útiles", dice Putin

El mandatario ruso indicó que no existen "razones objetivas" para una relación con tensiones entre Estados Unidos y Rusia