/ miércoles 2 de marzo de 2022

El Valle de Vizcaíno en BCS produce higos desde hace 52 años

Esta producción se consolida como la actividad de mayor arraigo entre familias campesinas del municipio de Mulegé con 200 hectáreas

Con plantas traídas originalmente de Israel a Estados Unidos y en 1970 a Baja California Sur, el cultivo de la higuera se ha consolidado como uno de los de mayor tradición y arraigo en el Valle de Vizcaíno, en el municipio de Mulegé, en donde hay establecidas aproximadamente 200 hectáreas, de las cuales algunas parcelas aún conservan un buen estado y en plena producción de árboles que se plantaron hace 52 años.

Te puede interesar: Sonora es líder nacional en producción acuícola de medusa

Se trata de higo blanco de la variedad White Kadota que luego de cosecharse se seca al sol y posteriormente se envía al mercado para su consumo siendo China el principal consumidor, con producciones que varían desde 5 hasta 15 toneladas en fresco por hectárea, que se convierten en una tercera parte una vez deshidratados.

Casi la totalidad del higo seco que se exporta es enviado a China / Foto: Elías Medina | El Sudcaliforniano

En la actualidad, al menos la mitad de las huertas se encuentran decaídas debido al paso del tiempo, a los daños causados por plagas y enfermedades y a la falta de recursos para atender los requerimientos del cultivo; de la plantación original de 150 hectáreas establecidas en 1970, en los últimos 10 años apenas ha aumentado a 200.

Abrir nuevas superficies de este cultivo no ha sido fácil. En 52 años los árboles se han aclimatado a las condiciones de una región caracterizada por un microclima en donde se registran fuertes olas de calor durante los días de verano, pero noches frescas que favorecen el desarrollo de la planta y un suelo arenoso que permite una fácil capilaridad.

Han sido muchos los intentos para trasladar este cultivo a otras regiones de Baja California y Baja California Sur. Sin embargo, los resultados no han sido del todo favorables, ya que las plantas no se desarrollan de manera adecuada o los frutos son escasos y de baja calidad. Y no es un intento fácil; se calcula que establecer una hectárea tiene un costo aproximado de 12 mil dólares y hay que esperar tres años para el inicio del retorno de la inversión con la primera producción en forma. Antes, la planta ensayará, pero con una raquítica cosecha.

Renovación, útil herramienta

En los últimos años una generación de herederos de los primeros sembradores está renovando huertas y abriendo nuevas superficies, en un modelo del que aún sobrevive el diseño de los ingenieros israelíes que proyectaron un pueblo de campesinos similar a los kibutz de aquel país.

Se trata de un ejido colectivo en donde cada familia fue dotada con dos hectáreas; una para huerto familiar de autoconsumo y otra para producción de excedentes que fue plantada con higueras, parcelas en donde aún se sigue empleando toda la familia, solo contratando mano de obra durante la recolección del fruto.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Esa forma de explotación familiar prevalece aún y ha sido condición de éxito del cultivo y por tanto, sería la razón por la que ni agroempresas ni grandes productores han incursionado en el cultivo.

Con plantas traídas originalmente de Israel a Estados Unidos y en 1970 a Baja California Sur, el cultivo de la higuera se ha consolidado como uno de los de mayor tradición y arraigo en el Valle de Vizcaíno, en el municipio de Mulegé, en donde hay establecidas aproximadamente 200 hectáreas, de las cuales algunas parcelas aún conservan un buen estado y en plena producción de árboles que se plantaron hace 52 años.

Te puede interesar: Sonora es líder nacional en producción acuícola de medusa

Se trata de higo blanco de la variedad White Kadota que luego de cosecharse se seca al sol y posteriormente se envía al mercado para su consumo siendo China el principal consumidor, con producciones que varían desde 5 hasta 15 toneladas en fresco por hectárea, que se convierten en una tercera parte una vez deshidratados.

Casi la totalidad del higo seco que se exporta es enviado a China / Foto: Elías Medina | El Sudcaliforniano

En la actualidad, al menos la mitad de las huertas se encuentran decaídas debido al paso del tiempo, a los daños causados por plagas y enfermedades y a la falta de recursos para atender los requerimientos del cultivo; de la plantación original de 150 hectáreas establecidas en 1970, en los últimos 10 años apenas ha aumentado a 200.

Abrir nuevas superficies de este cultivo no ha sido fácil. En 52 años los árboles se han aclimatado a las condiciones de una región caracterizada por un microclima en donde se registran fuertes olas de calor durante los días de verano, pero noches frescas que favorecen el desarrollo de la planta y un suelo arenoso que permite una fácil capilaridad.

Han sido muchos los intentos para trasladar este cultivo a otras regiones de Baja California y Baja California Sur. Sin embargo, los resultados no han sido del todo favorables, ya que las plantas no se desarrollan de manera adecuada o los frutos son escasos y de baja calidad. Y no es un intento fácil; se calcula que establecer una hectárea tiene un costo aproximado de 12 mil dólares y hay que esperar tres años para el inicio del retorno de la inversión con la primera producción en forma. Antes, la planta ensayará, pero con una raquítica cosecha.

Renovación, útil herramienta

En los últimos años una generación de herederos de los primeros sembradores está renovando huertas y abriendo nuevas superficies, en un modelo del que aún sobrevive el diseño de los ingenieros israelíes que proyectaron un pueblo de campesinos similar a los kibutz de aquel país.

Se trata de un ejido colectivo en donde cada familia fue dotada con dos hectáreas; una para huerto familiar de autoconsumo y otra para producción de excedentes que fue plantada con higueras, parcelas en donde aún se sigue empleando toda la familia, solo contratando mano de obra durante la recolección del fruto.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Esa forma de explotación familiar prevalece aún y ha sido condición de éxito del cultivo y por tanto, sería la razón por la que ni agroempresas ni grandes productores han incursionado en el cultivo.

CDMX

En Marcha del Orgullo exigen un alto a crímenes de odio y discriminación

Con la presencia de la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, comienza la Marcha LGBT+

Policía

Fiscalía aseguró arma usada en asesinato de Yrma Lydya: García Harfuch

El titular de la SSC local aclaró que el arma no desapareció, sino que está bajo resguardo tras la diligencia realizada en el restaurante Suntory de la Del Valle

Sociedad

En misa de sacerdotes, exigen a AMLO revisar estrategia de seguridad

Durante la misa para despedir a jesuitas, se recordó que hay miles de muertes en el país que siguen manteniendo el dolor y la tristeza en las familias

Sociedad

Indígenas marchan para exigir paz en Oxchuc, Chiapas

La marcha concluyó en la plaza central de Oxchuc donde los esperaba la marimba

Ciencia

El Sol tiene una mancha del tamaño de tres Tierras apuntándonos, ¿es peligrosa?

Esta mancha está en crecimiento, según los investigadores de la NASA y podría generar tormentas solares

Policía

Fiscalía aseguró arma usada en asesinato de Yrma Lydya: García Harfuch

El titular de la SSC local aclaró que el arma no desapareció, sino que está bajo resguardo tras la diligencia realizada en el restaurante Suntory de la Del Valle

Salud

OMS registra 3 mil 200 casos de viruela del mono en el mundo

Con una sola persona fallecida a causa del virus en todo el mundo, la OMS no considera que sea una amenaza sanitaria

Sociedad

Conagua podría quitar concesiones de agua a 60 empresas de NL

Conagua asegura que la Ley de Aguas Nacionales permite que aquella empresa que no esté pagando sus títulos y derechos se les pueda quitar la concesión

Sociedad

Se registra incendio en refinería de Cadereyta en Nuevo León

Diversos cuerpos de rescate se movilizaron hacia la Refinería mientras se observó una columna de humo negro