/ lunes 31 de agosto de 2015

Urge que los antropólogos asuman su responsabilidad social: Rodolfo Stavenhagen

OEM en línea

México.- En un país que avanza lentamente para integrar a los pueblos originarios y respetar sus derechos humanos urge que los antropólogos asuman su responsabilidad social, consideró Rodolfo Stavenhagen, doctor honoris causa por la UNAM.

“En México, el proyecto de nación se ha desvanecido y es necesaria una redefinición para hacer realidad la inclusión y el respeto a las garantías de los indígenas”, dijo en la conferencia magistral “La antropología mexicana: un proyecto de nación”, ofrecida en el auditorio Jorge Carpizo de la Coordinación de Humanidades, a propósito del otorgamiento de su nuevo grado académico.

Acompañado por la coordinadora de Humanidades, Estela Morales Campos, y la directora del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA), Cristina Oehmichen, el también antropólogo, sociólogo, emérito del Sistema Nacional de Investigadores e integrante de El Colegio de México (COLMEX) consideró una cuestión de ética que los especialistas levanten la voz ante una realidad nacional en la que prevalece la desigualdad de género y los derechos humanos son ignorados.

“Son problemas enraizados y continúan siendo persistentes las violaciones a los indígenas”, subrayó.

En la actualidad, afirmó, México es uno de los países más violentos del mundo y muchos integrantes de los grupos originarios son víctimas de esa situación.

En una conferencia dedicada a estudiantes de antropología, a los que dio varias pistas para realizar trabajos de investigación, el académico nacido en 1932 en Frankfurt, Alemania, y nacionalizado mexicano, recordó que los Acuerdos de San Andrés, firmados entre el Gobierno Federal y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), tras el levantamiento de 1994, “siguen sin cumplirse”.

Colonialismo interno

Stavenhagen desarrolló, junto con Pablo González Casanova, el concepto de “colonialismo interno”, que describe el dominio de los grupos poderosos y mestizos sobre las comunidades originarias durante el complejo proceso de la construcción de México como nación independiente.

Luego de tres siglos de coloniaje y uno de independencia, se produjo un proceso de “aculturación” para la integración, que en los hechos significó la “desindigenización” del país, explicó.

En esa etapa se ha transitado de ignorar, a reconocer a los indígenas en las leyes; se han hecho esfuerzos por alfabetizar para castellanizar a esas comunidades, mientras que actualmente hay intentos valiosos para reconocer al país como pluricultural y multiétnico.

“Existen esfuerzos como las universidades interculturales; la creación del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), que reconoce más de 67 lenguas vivas (algunas en riesgo de desaparición), y la inclusión de los derechos humanos de los indígenas en la Constitución, que significan un paso, pero aún están muy lejos de cumplirse”, concluyó.

OEM en línea

México.- En un país que avanza lentamente para integrar a los pueblos originarios y respetar sus derechos humanos urge que los antropólogos asuman su responsabilidad social, consideró Rodolfo Stavenhagen, doctor honoris causa por la UNAM.

“En México, el proyecto de nación se ha desvanecido y es necesaria una redefinición para hacer realidad la inclusión y el respeto a las garantías de los indígenas”, dijo en la conferencia magistral “La antropología mexicana: un proyecto de nación”, ofrecida en el auditorio Jorge Carpizo de la Coordinación de Humanidades, a propósito del otorgamiento de su nuevo grado académico.

Acompañado por la coordinadora de Humanidades, Estela Morales Campos, y la directora del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA), Cristina Oehmichen, el también antropólogo, sociólogo, emérito del Sistema Nacional de Investigadores e integrante de El Colegio de México (COLMEX) consideró una cuestión de ética que los especialistas levanten la voz ante una realidad nacional en la que prevalece la desigualdad de género y los derechos humanos son ignorados.

“Son problemas enraizados y continúan siendo persistentes las violaciones a los indígenas”, subrayó.

En la actualidad, afirmó, México es uno de los países más violentos del mundo y muchos integrantes de los grupos originarios son víctimas de esa situación.

En una conferencia dedicada a estudiantes de antropología, a los que dio varias pistas para realizar trabajos de investigación, el académico nacido en 1932 en Frankfurt, Alemania, y nacionalizado mexicano, recordó que los Acuerdos de San Andrés, firmados entre el Gobierno Federal y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), tras el levantamiento de 1994, “siguen sin cumplirse”.

Colonialismo interno

Stavenhagen desarrolló, junto con Pablo González Casanova, el concepto de “colonialismo interno”, que describe el dominio de los grupos poderosos y mestizos sobre las comunidades originarias durante el complejo proceso de la construcción de México como nación independiente.

Luego de tres siglos de coloniaje y uno de independencia, se produjo un proceso de “aculturación” para la integración, que en los hechos significó la “desindigenización” del país, explicó.

En esa etapa se ha transitado de ignorar, a reconocer a los indígenas en las leyes; se han hecho esfuerzos por alfabetizar para castellanizar a esas comunidades, mientras que actualmente hay intentos valiosos para reconocer al país como pluricultural y multiétnico.

“Existen esfuerzos como las universidades interculturales; la creación del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), que reconoce más de 67 lenguas vivas (algunas en riesgo de desaparición), y la inclusión de los derechos humanos de los indígenas en la Constitución, que significan un paso, pero aún están muy lejos de cumplirse”, concluyó.