/ lunes 29 de abril de 2024

¿La tecnología es la respuesta a todos los problemas?

El "tecnooptimismo" es una ideología que sugiere que el progreso tecnológico puede resolver todos los problemas conocidos por el hombre

En 2023, el capitalista de riesgo de Silicon Valley, Marc Andreessen, redactó un manifiesto de cinco mil palabras en el que hacía un llamado enérgico a un progreso tecnológico sin restricciones para impulsar los mercados, ampliar la producción de energía, mejorar la educación y fortalecer la democracia liberal.

El multimillonario, que hizo su fortuna cofundando Netscape –una empresa de la década de 1990 que creó un navegador web pionero– propugna un concepto conocido como “tecnooptimismo”. Para resumirlo, Andreessen escribe: “Creemos que no hay ningún problema material –ya sea creado por la naturaleza o por la tecnología– que no pueda resolverse con más tecnología”.

Te puede interesar: La Inteligencia Artificial está cambiando la forma en que viajamos

El término tecnooptimismo no es nuevo; comenzó a aparecer después de la Segunda Guerra Mundial. Tampoco está en un estado de decadencia, como Andreessen y otros tecnooptimistas como Elon Musk quieren hacer creer. Y, sin embargo, el ensayo de Andreessen causó un gran revuelo.

Algunos defensores de esta corriente se basan en la fachada dela filantropía para promover sus causas

Como académicos que estudian la tecnología y la sociedad, hemos observado que el tecnooptimismo se vincula fácilmente al deseo del público de un futuro mejor. Las preguntas sobre cómo se construirá ese futuro, cómo será ese futuro y quiénes se beneficiarán de esos cambios son más difíciles de responder.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe noticias relevantes sobre más ideas disruptivas

Por qué es importante

El tecnooptimismo es una herramienta contundente. Sugiere que el progreso tecnológico puede resolver todos los problemas conocidos por los humanos, una creencia también conocida como tecnosolucionismo.

Sus seguidores se oponen a las barreras de seguridad o precauciones de sentido común, como que las ciudades limiten el número de nuevos conductores de Uber para aliviar la congestión del tráfico o proteger los medios de vida de los taxistas. Descartan tales regulaciones o restricciones como preocupaciones de los luditas, personas que se resisten a las innovaciones disruptivas.

En nuestra opinión, algunos defensores del tecnooptimismo, como Bill Gates, se basan en la fachada de la filantropía para promover sus causas tecnooptimistas. Otros han argumentado que sus iniciativas filantrópicas son esencialmente un esfuerzo de relaciones públicas para pulir su reputación mientras continúan controlando cómo se utiliza la tecnología para abordar los problemas del mundo.

Hay mucho en juego al abrazar el tecnooptimismo, y no sólo en términos del papel que desempeña la tecnología en la sociedad. También existen ramificaciones políticas, ambientales y económicas por mantener estos puntos de vista. Como posición ideológica, antepone los intereses de ciertas personas –a menudo aquellas que ya ejercen un inmenso poder y recursos– a los de todos los demás. Sus partidarios pueden ignorar deliberadamente el hecho de que la mayoría de los problemas de la sociedad, como la tecnología, son creados por los humanos.


No hay ningún problema material que no pueda resolverse con más tecnología

-Marc Andreessen. Capitalista de riesgo


Muchos académicos son muy conscientes del tecnooptimismo de las redes sociales que invadió la década de 2010. En aquel entonces, estas tecnologías fueron ampliamente cubiertas en los medios de comunicación –y promovidas por inversores e inventores– como una oportunidad para conectar a los desconectados y llevar información a cualquiera que pudiera necesitarla.

Sin embargo, aunque ofrecen soluciones superficiales a la soledad y otros problemas sociales, las redes sociales no han logrado abordar sus causas estructurales fundamentales. Entre ellos pueden incluirse la erosión de los espacios públicos, el declive del periodismo y las brechas digitales duraderas.

La tecnología por sí sola no lo soluciona todo

Hemos investigado exhaustivamente iniciativas de desarrollo económico que buscan promover el espíritu empresarial de alta tecnología en comunidades de bajos ingresos en Ghana y Estados Unidos. Los programas estatales y las asociaciones público-privadas han buscado reducir las brechas digitales y aumentar el acceso a las oportunidades económicas.

Muchos de esos programas adoptan una mentalidad tecnooptimista al invertir en soluciones brillantes y con mucha tecnología sin abordar la desigualdad que condujo a las brechas digitales en primer lugar. En otras palabras, el tecnooptimismo impregna a los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, del mismo modo que ha influido en el pensamiento de multimillonarios como Andreessen.

Resolver problemas difíciles como la pobreza persistente requiere una combinación de soluciones que a veces, sí, incluye la tecnología. Pero son más complejos. Para nosotros, insistir en que existe una solución tecnológica para cada problema del mundo no sólo parece optimista, sino también bastante conveniente si uno se encuentra entre las personas más ricas de la Tierra y está en condiciones de beneficiarse de la industria tecnológica.


* Traducción de El Sol de México.




En 2023, el capitalista de riesgo de Silicon Valley, Marc Andreessen, redactó un manifiesto de cinco mil palabras en el que hacía un llamado enérgico a un progreso tecnológico sin restricciones para impulsar los mercados, ampliar la producción de energía, mejorar la educación y fortalecer la democracia liberal.

El multimillonario, que hizo su fortuna cofundando Netscape –una empresa de la década de 1990 que creó un navegador web pionero– propugna un concepto conocido como “tecnooptimismo”. Para resumirlo, Andreessen escribe: “Creemos que no hay ningún problema material –ya sea creado por la naturaleza o por la tecnología– que no pueda resolverse con más tecnología”.

Te puede interesar: La Inteligencia Artificial está cambiando la forma en que viajamos

El término tecnooptimismo no es nuevo; comenzó a aparecer después de la Segunda Guerra Mundial. Tampoco está en un estado de decadencia, como Andreessen y otros tecnooptimistas como Elon Musk quieren hacer creer. Y, sin embargo, el ensayo de Andreessen causó un gran revuelo.

Algunos defensores de esta corriente se basan en la fachada dela filantropía para promover sus causas

Como académicos que estudian la tecnología y la sociedad, hemos observado que el tecnooptimismo se vincula fácilmente al deseo del público de un futuro mejor. Las preguntas sobre cómo se construirá ese futuro, cómo será ese futuro y quiénes se beneficiarán de esos cambios son más difíciles de responder.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe noticias relevantes sobre más ideas disruptivas

Por qué es importante

El tecnooptimismo es una herramienta contundente. Sugiere que el progreso tecnológico puede resolver todos los problemas conocidos por los humanos, una creencia también conocida como tecnosolucionismo.

Sus seguidores se oponen a las barreras de seguridad o precauciones de sentido común, como que las ciudades limiten el número de nuevos conductores de Uber para aliviar la congestión del tráfico o proteger los medios de vida de los taxistas. Descartan tales regulaciones o restricciones como preocupaciones de los luditas, personas que se resisten a las innovaciones disruptivas.

En nuestra opinión, algunos defensores del tecnooptimismo, como Bill Gates, se basan en la fachada de la filantropía para promover sus causas tecnooptimistas. Otros han argumentado que sus iniciativas filantrópicas son esencialmente un esfuerzo de relaciones públicas para pulir su reputación mientras continúan controlando cómo se utiliza la tecnología para abordar los problemas del mundo.

Hay mucho en juego al abrazar el tecnooptimismo, y no sólo en términos del papel que desempeña la tecnología en la sociedad. También existen ramificaciones políticas, ambientales y económicas por mantener estos puntos de vista. Como posición ideológica, antepone los intereses de ciertas personas –a menudo aquellas que ya ejercen un inmenso poder y recursos– a los de todos los demás. Sus partidarios pueden ignorar deliberadamente el hecho de que la mayoría de los problemas de la sociedad, como la tecnología, son creados por los humanos.


No hay ningún problema material que no pueda resolverse con más tecnología

-Marc Andreessen. Capitalista de riesgo


Muchos académicos son muy conscientes del tecnooptimismo de las redes sociales que invadió la década de 2010. En aquel entonces, estas tecnologías fueron ampliamente cubiertas en los medios de comunicación –y promovidas por inversores e inventores– como una oportunidad para conectar a los desconectados y llevar información a cualquiera que pudiera necesitarla.

Sin embargo, aunque ofrecen soluciones superficiales a la soledad y otros problemas sociales, las redes sociales no han logrado abordar sus causas estructurales fundamentales. Entre ellos pueden incluirse la erosión de los espacios públicos, el declive del periodismo y las brechas digitales duraderas.

La tecnología por sí sola no lo soluciona todo

Hemos investigado exhaustivamente iniciativas de desarrollo económico que buscan promover el espíritu empresarial de alta tecnología en comunidades de bajos ingresos en Ghana y Estados Unidos. Los programas estatales y las asociaciones público-privadas han buscado reducir las brechas digitales y aumentar el acceso a las oportunidades económicas.

Muchos de esos programas adoptan una mentalidad tecnooptimista al invertir en soluciones brillantes y con mucha tecnología sin abordar la desigualdad que condujo a las brechas digitales en primer lugar. En otras palabras, el tecnooptimismo impregna a los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales, del mismo modo que ha influido en el pensamiento de multimillonarios como Andreessen.

Resolver problemas difíciles como la pobreza persistente requiere una combinación de soluciones que a veces, sí, incluye la tecnología. Pero son más complejos. Para nosotros, insistir en que existe una solución tecnológica para cada problema del mundo no sólo parece optimista, sino también bastante conveniente si uno se encuentra entre las personas más ricas de la Tierra y está en condiciones de beneficiarse de la industria tecnológica.


* Traducción de El Sol de México.




Mundo

El presidente de Irán y el ministro de Relaciones Exteriores murieron en el accidente del helicóptero

15 horas después de la desaparición del helicóptero, los equipos de rescate encontraron restos en el flanco de una montaña contra la que se estrelló

Elecciones 2024

Candidata a alcaldesa de Rincón Chamula, Chiapas, sufre atentado: hay un muerto

María de la Luz Hernández, candidata a alcaldesa de Rincón Chamula, Chiapas, resultó lesionada, mientras que una persona que la acompañaba perdió la vida

Mundo

No hay señales de vida en el helicóptero accidentado del presidente iraní: TV estatal

De acuerdo con los reportes de la TV estatal, no hay reportes de vida tras localizar el helicóptero accidentado

Elecciones 2024

Balean automóvil en el que viajaba Nancy Valdez, candidata a la alcaldía de Ocoyoacac

De acuerdo con los primeros reportes, los hechos se registraron cuando la candidata se dirigía a las instalaciones del IEEM para participar en un debate con el candidato Miguel Ángel Pichardo

Metrópoli

Suspenden contingencia ambiental en el Valle de México

Tras los bajos niveles de Ozono registrados en el Valle de México, se suspende la contingencia ambiental y sus medidas

Sociedad

Cajas de cigarros tendrán más advertencias de riesgo por fumar

La Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama) advirtió que entre las advertencias que se contemplan los agravantes que genera ante el virus de Covid-19