/ sábado 12 de marzo de 2016

Alex del Castillo forja a nuevos comediantes

POR BELISARIO GUTIÉRREZ | El Sol de México

Sin un método o un libro, pero si con muchas ganas, se presentó el comediante Alex del Castillo con su grupo de alumnos del taller de comedia que realiza.

Una entretenida charla fue la que tuvimos con Alex y sus pupilos en la redacción, el comediante nos explica que el taller nació a petición de los propios alumnos, de jóvenes y no tan jóvenes que querían aprender sus técnicas y secretos.

El comediante comentó que a pesar de las críticas de sus colegas por enseñar a gente nueva el arte de la comedia temiendo ser desplazados, Alex del Castillo lo hace porque, como él dice, “es la ley de la vida” el preparar a nuevas generaciones y desplazar a los que ya existen, como él alguna vez lo hizo.

Uno de sus alumnos, Ángel del Castillo, señaló que aunque el apellido es prestado, siempre intenta ponerlo en alto y dar su mejor esfuerzo.

Otro de sus pupilos, Juan Gauzin, ha encontrado la fórmula perfecta para que los problemas cotidianos puedan ser transmitidos de forma cómica con un show moderno.

Otra de las personalidades cómicas a quien Alex del Castillo está enseñando a brillar es al cómico Tony Boy, quien se caracteriza por interactuar con el público acompañado de luces y aparatos eléctricos que, después de recibir su “castigo”, funcionan como si nada.

Como en todo salón de clases, la experiencia es aportada por el Mago Sustaia, que si bien ha trabajado con gente como Cepillín, Capulina y Paco Stanley, ha decidido aprender más y que los trucos de magia no sean el único atractivo de sus presentaciones. Dice que nunca imaginó los alcances que podía tener.

Por último y no menos especial, el payaso “Chícharo” compartió con nosotros la buena experiencia que ha tenido en este taller, aun cuando tiene 18 años de carrera. Afirmó que nunca se termina de aprender y que cada enseñanza es puesta a prueba en la siguiente presentación”.

/arm

POR BELISARIO GUTIÉRREZ | El Sol de México

Sin un método o un libro, pero si con muchas ganas, se presentó el comediante Alex del Castillo con su grupo de alumnos del taller de comedia que realiza.

Una entretenida charla fue la que tuvimos con Alex y sus pupilos en la redacción, el comediante nos explica que el taller nació a petición de los propios alumnos, de jóvenes y no tan jóvenes que querían aprender sus técnicas y secretos.

El comediante comentó que a pesar de las críticas de sus colegas por enseñar a gente nueva el arte de la comedia temiendo ser desplazados, Alex del Castillo lo hace porque, como él dice, “es la ley de la vida” el preparar a nuevas generaciones y desplazar a los que ya existen, como él alguna vez lo hizo.

Uno de sus alumnos, Ángel del Castillo, señaló que aunque el apellido es prestado, siempre intenta ponerlo en alto y dar su mejor esfuerzo.

Otro de sus pupilos, Juan Gauzin, ha encontrado la fórmula perfecta para que los problemas cotidianos puedan ser transmitidos de forma cómica con un show moderno.

Otra de las personalidades cómicas a quien Alex del Castillo está enseñando a brillar es al cómico Tony Boy, quien se caracteriza por interactuar con el público acompañado de luces y aparatos eléctricos que, después de recibir su “castigo”, funcionan como si nada.

Como en todo salón de clases, la experiencia es aportada por el Mago Sustaia, que si bien ha trabajado con gente como Cepillín, Capulina y Paco Stanley, ha decidido aprender más y que los trucos de magia no sean el único atractivo de sus presentaciones. Dice que nunca imaginó los alcances que podía tener.

Por último y no menos especial, el payaso “Chícharo” compartió con nosotros la buena experiencia que ha tenido en este taller, aun cuando tiene 18 años de carrera. Afirmó que nunca se termina de aprender y que cada enseñanza es puesta a prueba en la siguiente presentación”.

/arm