/ sábado 4 de febrero de 2017

La chica del sábado: Irina Baeva, una rusa muy mexicana

Hace cuatro años que dejó su natal Rusia para estudiaractuación en la Ciudad de México; su esfuerzo rindió frutos alobtener un protagónico que, a pesar de haberle dado un giro de 360grados a su vida, no ha modificado su esencia auténtica ysincera.

No te pierdas: 

Lo anterior, es lo que escribe la revista Open de nuestraadmirada rusita, quien se ha integrado al espectáculo mexicano congran éxito.

Ella es la portada de febrero 2017 de dicha publicación, que,como siempre, desea compartirla con ustedes, amables lectores.

“Quise ser actriz desde la secundaria, me llamaba la atencióntodo lo que ocurre tras bambalinas, recuerdo que veía una novelarusa y en una ocasión pasaron un programa sobre cómo se hacía;me sorprendió ver que una recámara en realidad era un set”,comenta la hermosa chica.

Foto: Instagram @revistaopen

Las fotos y el modelaje también se le hacen divertido, aunque,en lo personal, siente que la actuación le permite expresarse másampliamente y es una forma de conocerse mejor.

Irina habla muy bien el español. Nos cuenta que aprendió sola,tenía un libro donde comenzó a ver cosas básicas yafortunadamente, el español se pronuncia como se escribe,señaló.

Foto: Instagram @revistaopen

Lee también: 

Sin embargo, tenía que escuchar cómo se hablaba porque notenía un maestro, así que empecé a ver novelas paraescucharlo.

¡Admírala!

/afa

Hace cuatro años que dejó su natal Rusia para estudiaractuación en la Ciudad de México; su esfuerzo rindió frutos alobtener un protagónico que, a pesar de haberle dado un giro de 360grados a su vida, no ha modificado su esencia auténtica ysincera.

No te pierdas: 

Lo anterior, es lo que escribe la revista Open de nuestraadmirada rusita, quien se ha integrado al espectáculo mexicano congran éxito.

Ella es la portada de febrero 2017 de dicha publicación, que,como siempre, desea compartirla con ustedes, amables lectores.

“Quise ser actriz desde la secundaria, me llamaba la atencióntodo lo que ocurre tras bambalinas, recuerdo que veía una novelarusa y en una ocasión pasaron un programa sobre cómo se hacía;me sorprendió ver que una recámara en realidad era un set”,comenta la hermosa chica.

Foto: Instagram @revistaopen

Las fotos y el modelaje también se le hacen divertido, aunque,en lo personal, siente que la actuación le permite expresarse másampliamente y es una forma de conocerse mejor.

Irina habla muy bien el español. Nos cuenta que aprendió sola,tenía un libro donde comenzó a ver cosas básicas yafortunadamente, el español se pronuncia como se escribe,señaló.

Foto: Instagram @revistaopen

Lee también: 

Sin embargo, tenía que escuchar cómo se hablaba porque notenía un maestro, así que empecé a ver novelas paraescucharlo.

¡Admírala!

/afa

Mundo

El año del perro muestra los dientes, predicen los maestros de feng shui

Los próximos 12 meses no serán un camino de rosas para los dirigentes del planeta

México

Propaganda, desinformación... Fake news, la nueva realidad

Estos conceptos han tomado un lugar central en la política y en la sociedad mundial, a tal grado que nos estamos acostumbrando a la expresión

CDMX

El gobierno capitalino pondrá en marcha la aplicación Parquímetros en tu cel

El mecanismo ahora será por medio de tres aplicaciones de cobro de estacionamiento

Cultura

Componer en zapoteco: el rap para conservar la lengua indígena

Dulce Nadxielli crea historias musicales donde relaciona la violencia con su lengua materna

México

Propaganda, desinformación... Fake news, la nueva realidad

Estos conceptos han tomado un lugar central en la política y en la sociedad mundial, a tal grado que nos estamos acostumbrando a la expresión

Mundo

Los vecinos distantes de los dos Guantánamos

Separadas por menos de 30 kilómetros, las poblaciones de la ciudad cubana y de la base militar de EU, no se mezclan

Tecnología

Neil Harbisson y su historia sobre cómo una antena en el cerebro le permite ver colores

Como si de un personaje de la mítica Ghost in the Sell se tratara, este hombre puede navegar por internet gracias a una antena implantada en su cerebro