/ jueves 2 de marzo de 2017

Metallica hace vibrar a 60 mil almas en su primer concierto

Como parte de su World Wired Tour, Metallica ofreció anoche la primera de sus tres presentaciones en nuestro país, con la cual dejó muy satisfechos a sus fans mexicanos, quienes no dejaron de aplaudir ni de saltar ni de corear sus canciones.

Cerberus fue la agrupación encargada de “calentar” al público en el Foro Sol de la Ciudad de México, mostrando lo mejor de su repertorio musical. En seguida, Iggy Pop mantuvo a la gente prendida previo a la aparición de la banda estadounidense que salió al escenario poco después de las 21:25 horas.

Foto: OCESA

La guitarra y la batería empezaron la intensa velada con un juego de imágenes proyectadas en las pantallas gigantes que dieron pie a Hardwired Atlas Rise, erizando la piel de los presentes.

Jóvenes y no tan jóvenes metaleros disfrutaron de temas como Bell Tolls y The Memory Remains, coreados y grabados por la gente que agitaba el puño apoyando a los talentosos y legendarios músicos.

Foto: OCESA

Lars Ulrich, acompañado de James Hetfield, Kirk Hammett y Roberto Trujillo, saludaron al respetable que respondió con una gran ovación y un grito estruendoso que rompió la noche.

Los juegos de luces y el buen sonido hicieron vibrar a poco más de 60 mil almas que retacaron el inmueble de la Magdalena Mixhuca, dejando impactados a los rockeros, que se entregaron en el escenario ante el delirio de la clientela.

Foto: OCESA

"Hola México, esta es nuestra segunda casa"

"Atlas, Rise!", otro de los temas que integra "Hardwired...to Self-Destruct", su más reciente producción discográfica, continuó con la velada en la que Lars Ulrich se manifestó en reiteradas ocasiones a favor de la unión entre naciones. "Hola México, esta es nuestra segunda casa".

"No me importa quiénes son ni de dónde vienen... Somos la familia Metallica y aquí estamos", expresó con vigor James Hetfield ante los aplausos de adultos, jóvenes y niños que tenían como objetivo gozar del talento de la icónica banda estadounidense.

Foto: OCESA

El repertorio que presentaron en esta su primera de tres actuaciones en el Foro Sol incluyó temas de su reciente álbum y los más emblemáticos que tienen, entre ellos "One", "Fade to Black " y "Fight fire whit fire".

La destreza y energía de la banda no se queda corta a pesar de los años, y con aires frescos Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo cautivaron a los presentes ya sea con sus riffs, la voz o con la sonoridad de los tambores.

"For Whom Bell Tolls" y "The Memory Remanis" fueron otros de los temas que sonaron, y antes de terminar la última pieza, Hetfield, como si se tratara de un director de orquesta, pidió que el público siguiera coreando su corazón.

Tras un solo de guitarra de Hammett sonó "Welcome Home (Sanitarium)", tema que escribieron en honor a uno de sus amigos que estuvo internado en un centro psiquiátrico.

Mientras cantaban, visuales sobre esta reclusión se apoderaban de las pantallas, en tanto que jóvenes "armaban" el círculo del slam.

Aunque la actuación tuvo algunos momentos de serenidad, dado que los más recientes temas aún no están en el apogeo de los fans, el ambiente que se vivió en el Foro Sol fue de fiesta, alegría y baile.

Y es que la emoción de escuchar a su banda favorita, hacía que más de uno, aun y cuando la imagen estaba desenfocada, filmará o capturara una imagen mientras bailaban al ritmo de clásicos como "Sad but True", "One", "Hervester of sorrow" y "Master of Puppers".

Sin faltar "Fade to Black" y "Seck & Destroy", en cuyas interpretaciones se exhibió, a través de audiovisuales, el boleto que vendieron en 1993 en su primer concierto en México.

Luego, tras unos minutos de ausencia del entarimado, la banda regresó a escena y con tremenda fuerza interpretó "Fight fire with fire", "Nothing else Matters" y "Enter Sandman".

Emotivos fueron los fuegos artificiales que explotaron al finalizar el concierto, pero más el "zoom" que mostró la uñeta de James Hetfield, que traía una bandera de México.

||Con información de Notimex||

/parg

Como parte de su World Wired Tour, Metallica ofreció anoche la primera de sus tres presentaciones en nuestro país, con la cual dejó muy satisfechos a sus fans mexicanos, quienes no dejaron de aplaudir ni de saltar ni de corear sus canciones.

Cerberus fue la agrupación encargada de “calentar” al público en el Foro Sol de la Ciudad de México, mostrando lo mejor de su repertorio musical. En seguida, Iggy Pop mantuvo a la gente prendida previo a la aparición de la banda estadounidense que salió al escenario poco después de las 21:25 horas.

Foto: OCESA

La guitarra y la batería empezaron la intensa velada con un juego de imágenes proyectadas en las pantallas gigantes que dieron pie a Hardwired Atlas Rise, erizando la piel de los presentes.

Jóvenes y no tan jóvenes metaleros disfrutaron de temas como Bell Tolls y The Memory Remains, coreados y grabados por la gente que agitaba el puño apoyando a los talentosos y legendarios músicos.

Foto: OCESA

Lars Ulrich, acompañado de James Hetfield, Kirk Hammett y Roberto Trujillo, saludaron al respetable que respondió con una gran ovación y un grito estruendoso que rompió la noche.

Los juegos de luces y el buen sonido hicieron vibrar a poco más de 60 mil almas que retacaron el inmueble de la Magdalena Mixhuca, dejando impactados a los rockeros, que se entregaron en el escenario ante el delirio de la clientela.

Foto: OCESA

"Hola México, esta es nuestra segunda casa"

"Atlas, Rise!", otro de los temas que integra "Hardwired...to Self-Destruct", su más reciente producción discográfica, continuó con la velada en la que Lars Ulrich se manifestó en reiteradas ocasiones a favor de la unión entre naciones. "Hola México, esta es nuestra segunda casa".

"No me importa quiénes son ni de dónde vienen... Somos la familia Metallica y aquí estamos", expresó con vigor James Hetfield ante los aplausos de adultos, jóvenes y niños que tenían como objetivo gozar del talento de la icónica banda estadounidense.

Foto: OCESA

El repertorio que presentaron en esta su primera de tres actuaciones en el Foro Sol incluyó temas de su reciente álbum y los más emblemáticos que tienen, entre ellos "One", "Fade to Black " y "Fight fire whit fire".

La destreza y energía de la banda no se queda corta a pesar de los años, y con aires frescos Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo cautivaron a los presentes ya sea con sus riffs, la voz o con la sonoridad de los tambores.

"For Whom Bell Tolls" y "The Memory Remanis" fueron otros de los temas que sonaron, y antes de terminar la última pieza, Hetfield, como si se tratara de un director de orquesta, pidió que el público siguiera coreando su corazón.

Tras un solo de guitarra de Hammett sonó "Welcome Home (Sanitarium)", tema que escribieron en honor a uno de sus amigos que estuvo internado en un centro psiquiátrico.

Mientras cantaban, visuales sobre esta reclusión se apoderaban de las pantallas, en tanto que jóvenes "armaban" el círculo del slam.

Aunque la actuación tuvo algunos momentos de serenidad, dado que los más recientes temas aún no están en el apogeo de los fans, el ambiente que se vivió en el Foro Sol fue de fiesta, alegría y baile.

Y es que la emoción de escuchar a su banda favorita, hacía que más de uno, aun y cuando la imagen estaba desenfocada, filmará o capturara una imagen mientras bailaban al ritmo de clásicos como "Sad but True", "One", "Hervester of sorrow" y "Master of Puppers".

Sin faltar "Fade to Black" y "Seck & Destroy", en cuyas interpretaciones se exhibió, a través de audiovisuales, el boleto que vendieron en 1993 en su primer concierto en México.

Luego, tras unos minutos de ausencia del entarimado, la banda regresó a escena y con tremenda fuerza interpretó "Fight fire with fire", "Nothing else Matters" y "Enter Sandman".

Emotivos fueron los fuegos artificiales que explotaron al finalizar el concierto, pero más el "zoom" que mostró la uñeta de James Hetfield, que traía una bandera de México.

||Con información de Notimex||

/parg