/ sábado 9 de enero de 2016

Vuelven los “canguros” sexys

POR J.R. LÓPEZ | El Sol de México

Thunder From Down Under es mucho más que un show “solo para mujeres”, ya que se trata de uno de los mayores y más grandes espectáculos de entretenimiento femenino que se ha concebido y que ha dado la vuelta al mundo, cosechando a su paso una gran cantidad de críticas favorables.

Con su vuelta a México no es necesario estar en Las Vegas para disfrutar de los cuerpos cincelados, las rutinas de baile seductoras y un fino humor descarado imposible de resistir.

Este espectáculo llegará a nuestro país para presentarse en cuatro únicas funciones en el teatro Metropólitan los próximos 21 y 22 de abril.

Cada intérprete sexy encarna una  fantasía femenina diferente y lo lleva a la vida real, convirtiendo así los sueños más salvajes en una patente realidad dentro de una experiencia totalmente interactiva; los chicos bailando sobre las chicas y abriéndose paso entre la multitud, seleccionando incluso a unas cuantas mujeres afortunadas para unirse a la diversión en el escenario. Y es que los australianos saben cómo conseguir que su audiencia se “prenda” desde el primer minuto.

Baile y abdominales

Durante los últimos 15 años, este espectáculo ha emocionado a las mujeres con sus movimientos de baile y sus abdominales. Desde quitarse las camisas a su “look” ardiente, por lo que este enérgico show ha proporcionado una noche divertida y dinámica a más de cuatro millones de mujeres de todo el mundo.

De esta forma, los fornidos hombres llegarán al escenario de las calles de Independencia, del Centro Histórico, para ofrecer lo mejor de sí mismos, pues no en balde cada uno de los miembros del elenco debe pasar por un estricto proceso de selección, pues no basta con ser guapo, musculoso y tener un abdomen sobre el cual podría lavarse ropa; para ingresar al equipo hay que saber bailar, hacer acrobacias, ser desinhibido y dominar el complejo arte de hacer que las mujeres se derritan con una sencilla mirada. Y por increíble que parezca, todos ellos lo consiguen, aun cuando haya la más absoluta reticencia para ello.

Una de las características principales de esta puesta en escena es que todos los strippers son de origen australiano y, la principal, la ausencia de vulgaridad.

No hay escenas grotescas, comentarios obscenos o desnudos integrales. Se trata de dos horas de diversión al ritmo de baile, música sensual y luz tenue.

/arm

POR J.R. LÓPEZ | El Sol de México

Thunder From Down Under es mucho más que un show “solo para mujeres”, ya que se trata de uno de los mayores y más grandes espectáculos de entretenimiento femenino que se ha concebido y que ha dado la vuelta al mundo, cosechando a su paso una gran cantidad de críticas favorables.

Con su vuelta a México no es necesario estar en Las Vegas para disfrutar de los cuerpos cincelados, las rutinas de baile seductoras y un fino humor descarado imposible de resistir.

Este espectáculo llegará a nuestro país para presentarse en cuatro únicas funciones en el teatro Metropólitan los próximos 21 y 22 de abril.

Cada intérprete sexy encarna una  fantasía femenina diferente y lo lleva a la vida real, convirtiendo así los sueños más salvajes en una patente realidad dentro de una experiencia totalmente interactiva; los chicos bailando sobre las chicas y abriéndose paso entre la multitud, seleccionando incluso a unas cuantas mujeres afortunadas para unirse a la diversión en el escenario. Y es que los australianos saben cómo conseguir que su audiencia se “prenda” desde el primer minuto.

Baile y abdominales

Durante los últimos 15 años, este espectáculo ha emocionado a las mujeres con sus movimientos de baile y sus abdominales. Desde quitarse las camisas a su “look” ardiente, por lo que este enérgico show ha proporcionado una noche divertida y dinámica a más de cuatro millones de mujeres de todo el mundo.

De esta forma, los fornidos hombres llegarán al escenario de las calles de Independencia, del Centro Histórico, para ofrecer lo mejor de sí mismos, pues no en balde cada uno de los miembros del elenco debe pasar por un estricto proceso de selección, pues no basta con ser guapo, musculoso y tener un abdomen sobre el cual podría lavarse ropa; para ingresar al equipo hay que saber bailar, hacer acrobacias, ser desinhibido y dominar el complejo arte de hacer que las mujeres se derritan con una sencilla mirada. Y por increíble que parezca, todos ellos lo consiguen, aun cuando haya la más absoluta reticencia para ello.

Una de las características principales de esta puesta en escena es que todos los strippers son de origen australiano y, la principal, la ausencia de vulgaridad.

No hay escenas grotescas, comentarios obscenos o desnudos integrales. Se trata de dos horas de diversión al ritmo de baile, música sensual y luz tenue.

/arm