/ domingo 2 de julio de 2017

A Ricky Martin se le da el papel de amante

El cantante puertorriqueño Ricky Martin afirma que se le da “muy bien” el papel de amante del diseñador italiano Gianni Versace en una nueva entrega de la serie American crime story y que ha “saboreado” todas las escenas.

Entre giras por Europa, Estados Unidos y América Latina, Ricky Martin ha encontrado un hueco en su agenda para participar en la tercera entrega de American crime story, que está dedicada al asesinato de Versace, del que este mes de julio se cumplen 20 años.

La serie cuenta con la participación de actores como la española Penélope Cruz y el venezolano Édgar Ramírez.

“El comienzo de mi carrera, ya como solista más que nada, fue en el mundo de la actuación”, recuerda en una entrevista.

Ricky Martin, de 45 años, interpreta en la serie a Antonio D’Amico, el amante del modisto italiano asesinado en la escalinata de su mansión en Miami Beach el 15 de julio de 1997 por Andrew Cunanan, quien fue hallado muerto en un barco ocho días más tarde.

El cantante debió hacer algunas escenas eróticas junto a Ramírez, que interpreta a Versace. El papel de D’Amico se le ha dado “muy bien” gracias a las escenas tan “intensas” y “dramáticas” que requería, asegura.

“Esta historia la he hecho muy mía. Las emociones son muy intensas, con escenas muy dramáticas. Me las he saboreado todas”, subraya.

El cantante confesó su homosexualidad en marzo de 2010 a través de su página web. En alguna entrevista, ha confesado que no quería declarar sus preferencias sexuales públicamente por miedo al rechazo.

Pese a eso, asegura que, “sin duda”, hubiera aceptado el papel de D’Amico si se lo hubieran propuesto hace varios años.

“Lo hubiese hecho igualmente, y más, si hubiese estado rodeado de la gente con la que estoy. Con Ryan Murphy, el creativo que es un genio, y Penélope Cruz, una mujer que ha hecho tanto por la actuación y que deja su alma en cada personaje, al igual que Édgar Ramírez: ¿Cómo voy a decir que no?”, se pregunta al tiempo que relata que esa producción “ha sido un sueño”.

Martin debutó como actor junto a los otros integrantes del grupo Menudo en 1986, en la telenovela argentina Por siempre amigos, que tuvo una gran repercusión en Latinoamérica.

Después participó en la segunda parte de la serie mexicana Alcanzar una estrella (1991) y, en 1994 puso un pie en Los Ángeles gracias a General Hospital, su primera producción estadounidense.

Este fin de semana la estrella puertorriqueña culmina la segunda fase de su residencia en Las Vegas, con All In.

El espectáculo no se queda atrás de las grandes producciones que se presentan en “la capital del entretenimiento para adultos” de Estados Unidos.

Con esta serie de conciertos el puertorriqueño quiere hacer un recorrido por su “vida musical”, con mucho sabor latino pero con un toque internacional para atraer al público de todo el mundo.

“Nos vamos a las baladas, tenemos el sonido anglo con el que tanto trabajé, y al final es un carnaval, es una gran fiesta”, dice.

Sobre el repertorio escogido para este show, confiesa que “no importa qué canción fue éxito en cualquier país porque la gente viene a pasárselo bien”.

Ha contado con reconocidos profesionales, como el director Jamie King, con quien ha trabajado anteriormente, y quien está detrás de los shows de Mariah Carey, Britney Spears o Madonna.

“Él tiene una gran visión y traduce muy bien, a lo visual, mis necesidades”, remarca.

En su historial musical Ricky Martin explica que, por ejemplo, María fue la canción que le ayudó “a romper fronteras y a dar la vuelta al mundo en castellano”.

Cuenta que Living la vida loca fue el tema que le abrió “las puertas al mercado anglo”, mientras que en Disparo al corazón le permitió sincerarse con los momentos más personales de su vida.

En septiembre el cantante tiene previsto retomar sus conciertos en Las Vegas y su intención es llevar All in a otras ciudades del mundo.

El cantante puertorriqueño Ricky Martin afirma que se le da “muy bien” el papel de amante del diseñador italiano Gianni Versace en una nueva entrega de la serie American crime story y que ha “saboreado” todas las escenas.

Entre giras por Europa, Estados Unidos y América Latina, Ricky Martin ha encontrado un hueco en su agenda para participar en la tercera entrega de American crime story, que está dedicada al asesinato de Versace, del que este mes de julio se cumplen 20 años.

La serie cuenta con la participación de actores como la española Penélope Cruz y el venezolano Édgar Ramírez.

“El comienzo de mi carrera, ya como solista más que nada, fue en el mundo de la actuación”, recuerda en una entrevista.

Ricky Martin, de 45 años, interpreta en la serie a Antonio D’Amico, el amante del modisto italiano asesinado en la escalinata de su mansión en Miami Beach el 15 de julio de 1997 por Andrew Cunanan, quien fue hallado muerto en un barco ocho días más tarde.

El cantante debió hacer algunas escenas eróticas junto a Ramírez, que interpreta a Versace. El papel de D’Amico se le ha dado “muy bien” gracias a las escenas tan “intensas” y “dramáticas” que requería, asegura.

“Esta historia la he hecho muy mía. Las emociones son muy intensas, con escenas muy dramáticas. Me las he saboreado todas”, subraya.

El cantante confesó su homosexualidad en marzo de 2010 a través de su página web. En alguna entrevista, ha confesado que no quería declarar sus preferencias sexuales públicamente por miedo al rechazo.

Pese a eso, asegura que, “sin duda”, hubiera aceptado el papel de D’Amico si se lo hubieran propuesto hace varios años.

“Lo hubiese hecho igualmente, y más, si hubiese estado rodeado de la gente con la que estoy. Con Ryan Murphy, el creativo que es un genio, y Penélope Cruz, una mujer que ha hecho tanto por la actuación y que deja su alma en cada personaje, al igual que Édgar Ramírez: ¿Cómo voy a decir que no?”, se pregunta al tiempo que relata que esa producción “ha sido un sueño”.

Martin debutó como actor junto a los otros integrantes del grupo Menudo en 1986, en la telenovela argentina Por siempre amigos, que tuvo una gran repercusión en Latinoamérica.

Después participó en la segunda parte de la serie mexicana Alcanzar una estrella (1991) y, en 1994 puso un pie en Los Ángeles gracias a General Hospital, su primera producción estadounidense.

Este fin de semana la estrella puertorriqueña culmina la segunda fase de su residencia en Las Vegas, con All In.

El espectáculo no se queda atrás de las grandes producciones que se presentan en “la capital del entretenimiento para adultos” de Estados Unidos.

Con esta serie de conciertos el puertorriqueño quiere hacer un recorrido por su “vida musical”, con mucho sabor latino pero con un toque internacional para atraer al público de todo el mundo.

“Nos vamos a las baladas, tenemos el sonido anglo con el que tanto trabajé, y al final es un carnaval, es una gran fiesta”, dice.

Sobre el repertorio escogido para este show, confiesa que “no importa qué canción fue éxito en cualquier país porque la gente viene a pasárselo bien”.

Ha contado con reconocidos profesionales, como el director Jamie King, con quien ha trabajado anteriormente, y quien está detrás de los shows de Mariah Carey, Britney Spears o Madonna.

“Él tiene una gran visión y traduce muy bien, a lo visual, mis necesidades”, remarca.

En su historial musical Ricky Martin explica que, por ejemplo, María fue la canción que le ayudó “a romper fronteras y a dar la vuelta al mundo en castellano”.

Cuenta que Living la vida loca fue el tema que le abrió “las puertas al mercado anglo”, mientras que en Disparo al corazón le permitió sincerarse con los momentos más personales de su vida.

En septiembre el cantante tiene previsto retomar sus conciertos en Las Vegas y su intención es llevar All in a otras ciudades del mundo.