/ viernes 23 de diciembre de 2016

“Capulina” nació en el “pueblo de las esferas”

Nos lanzamos a Chignahuapan, un pueblito mágico ubicado en la Sierra Norte de Puebla, la tierra que vio nacer a Gaspar Henaine Pérez, mejor conocido como “Capulina”. Ahí se le rinde tributo,  donde el próximo 6 de enero el cómico blanco cumpliría 91 años de edad.

Recorrimos la Plaza de la Constitución, la explanada central que alberga la Parroquia de Santiago Apóstol, una construcción del siglo XVI, donde al salir nos encontramos con un monumento dedicado a “El Rey del Humorismo Blanco”, pues el comediante nunca utilizó palabras obscenas o situaciones de contenido para adultos en su repertorio humorístico.

La foto junto a la estatua del actor es parada forzosa si te encuentras en Chignahuapan, pero además el encanto de dicha región radica en sus aguas termales y su artesanía típica, enfocada a la elaboración de las esferas navideñas.

Son alrededor de 200 talleres y más de tres mil artesanos dedicados a la producción de esferas, incluso la mayoría acostumbra trabajar a puertas abiertas para que los turistas y los visitantes puedan conocer de cerca su trabajo.

Caminando entre las casas blancas de techados rojos y la neblina baja, los habitantes del bello pueblo nos recomendaron dar un paseo por la Laguna de Chignahuapan, un lugar ideal para la pesca de carpas y donde se dice que el también cantante, productor de cine y guionista mexicano disfrutó durante sus primeros seis años de vida, ya que posteriormente sus papás decidieron mudarse a la Ciudad de México.  De padre libanés y madre orgullosamente poblana, con una infancia que transcurrió en “El Pueblo de las Esferas” recordamos a quien saltó a la fama cuando se asoció con Marco Antonio Campos creando así el famoso dueto cómico-musical Viruta y Capulina. Gaspar el 30 de septiembre de 2011 perdió la vida a causa de un paro cardiorrespiratorio, mismo que no le permitió que el próximo 6 de enero celebrara 91 años de edad.

Nos lanzamos a Chignahuapan, un pueblito mágico ubicado en la Sierra Norte de Puebla, la tierra que vio nacer a Gaspar Henaine Pérez, mejor conocido como “Capulina”. Ahí se le rinde tributo,  donde el próximo 6 de enero el cómico blanco cumpliría 91 años de edad.

Recorrimos la Plaza de la Constitución, la explanada central que alberga la Parroquia de Santiago Apóstol, una construcción del siglo XVI, donde al salir nos encontramos con un monumento dedicado a “El Rey del Humorismo Blanco”, pues el comediante nunca utilizó palabras obscenas o situaciones de contenido para adultos en su repertorio humorístico.

La foto junto a la estatua del actor es parada forzosa si te encuentras en Chignahuapan, pero además el encanto de dicha región radica en sus aguas termales y su artesanía típica, enfocada a la elaboración de las esferas navideñas.

Son alrededor de 200 talleres y más de tres mil artesanos dedicados a la producción de esferas, incluso la mayoría acostumbra trabajar a puertas abiertas para que los turistas y los visitantes puedan conocer de cerca su trabajo.

Caminando entre las casas blancas de techados rojos y la neblina baja, los habitantes del bello pueblo nos recomendaron dar un paseo por la Laguna de Chignahuapan, un lugar ideal para la pesca de carpas y donde se dice que el también cantante, productor de cine y guionista mexicano disfrutó durante sus primeros seis años de vida, ya que posteriormente sus papás decidieron mudarse a la Ciudad de México.  De padre libanés y madre orgullosamente poblana, con una infancia que transcurrió en “El Pueblo de las Esferas” recordamos a quien saltó a la fama cuando se asoció con Marco Antonio Campos creando así el famoso dueto cómico-musical Viruta y Capulina. Gaspar el 30 de septiembre de 2011 perdió la vida a causa de un paro cardiorrespiratorio, mismo que no le permitió que el próximo 6 de enero celebrara 91 años de edad.