/ jueves 25 de mayo de 2017

Shakira anuncia nuevo disco

Después de tres años de sequía, los seguidores de Shakira están de enhorabuena ante su anunciado retorno a los escenarios con un nuevo disco, El dorado, metáfora de la felicidad y del reencuentro con una inspiración esquiva para quien hubo de hallar el equilibrio entre sus facetas artística y personal.

“Para mí lo primordial en mi vida es mi familia, el amor, la salud... Lo demás no tiene tanto peso, aunque adoro crear, sobre todo ahora que lo he hecho no como en otros trabajos, en los que me autoexigí demasiado. Quizás porque ser madre es ahora mi trabajo fundamental, el más duro, pero también el más satisfactorio, y entrar en el estudio se ha convertido en un hobby”, relata.

Lo cuenta a EFE en una visita fugaz a Madrid desde Barcelona, donde reside desde hace años junto a su pareja, el futbolista Gerard Piqué, y sus dos hijos en común, a quienes dedica El dorado, undécimo disco de estudio en su carrera, que se publicará mañana con ella en la portada emergiendo de una especie de baño lácteo rejuvenecedor.

“El dorado es la inspiración. Me he podido reencontrar con ella cuando creía que se había escapado, cuando pensé que hacer canciones otra vez era una tarea casi imposible. Para ello, el apoyo de mi familia fue básico”, comenta la colombiana.

Las tres primeras semanas frente a frente con la composición fueron las peores, según revela. “Tuve que encontrar la armonía entre mi mundo físico, el intelectual y el de madre. Todo entró en algún momento en conflicto, pero cuando pude sortearlo y sobreponerme, empezaron a llegar las canciones”, añade Shakira (Barranquilla, 1977).

El resultado es, en sus palabras, uno de los álbumes que más ha disfrutado en su vida, realizado “en plena libertad” y sin presión.

Después de tres años de sequía, los seguidores de Shakira están de enhorabuena ante su anunciado retorno a los escenarios con un nuevo disco, El dorado, metáfora de la felicidad y del reencuentro con una inspiración esquiva para quien hubo de hallar el equilibrio entre sus facetas artística y personal.

“Para mí lo primordial en mi vida es mi familia, el amor, la salud... Lo demás no tiene tanto peso, aunque adoro crear, sobre todo ahora que lo he hecho no como en otros trabajos, en los que me autoexigí demasiado. Quizás porque ser madre es ahora mi trabajo fundamental, el más duro, pero también el más satisfactorio, y entrar en el estudio se ha convertido en un hobby”, relata.

Lo cuenta a EFE en una visita fugaz a Madrid desde Barcelona, donde reside desde hace años junto a su pareja, el futbolista Gerard Piqué, y sus dos hijos en común, a quienes dedica El dorado, undécimo disco de estudio en su carrera, que se publicará mañana con ella en la portada emergiendo de una especie de baño lácteo rejuvenecedor.

“El dorado es la inspiración. Me he podido reencontrar con ella cuando creía que se había escapado, cuando pensé que hacer canciones otra vez era una tarea casi imposible. Para ello, el apoyo de mi familia fue básico”, comenta la colombiana.

Las tres primeras semanas frente a frente con la composición fueron las peores, según revela. “Tuve que encontrar la armonía entre mi mundo físico, el intelectual y el de madre. Todo entró en algún momento en conflicto, pero cuando pude sortearlo y sobreponerme, empezaron a llegar las canciones”, añade Shakira (Barranquilla, 1977).

El resultado es, en sus palabras, uno de los álbumes que más ha disfrutado en su vida, realizado “en plena libertad” y sin presión.