/ lunes 28 de noviembre de 2016

Los “héroes” del narcotráfico

PRIMERA PARTE

Por Javier H. Contreras O.

De pronto, empezaron a aparecer publicaciones de unaplana en varios periódicos el anuncio de la cuarta temporada de“El Señor de los Cielos”, con la promoción de que se podíadisfrutar de esta serie en exclusiva, desde cualquier dispositivocon internet por sólo 109 pesos al mes, y con el ofrecimiento decomenzar un mes gratis.

En otro periódico de circulación en la capital delpaís y en algunos estados se hizo público que “muy pronto”aparecería en uno de los nuevos canales de televisión abierta laserie titulada “el Capo”, con la leyenda: no querrás ser elcapo, morirás por verlo…”

Esa anunciada narco barra televisiva despertó –porfin- la aletargada acción de legisladores y supuestos funcionariospúblicos, que ajenos a los que las televisoras han estado haciendopor captar audiencia, va en dirección diametralmente opuesta a loque un gobierno y el Ejército dicen hacer o pretenden informar:enfrentar al crimen organizado, por que la droga que llega a lasociedad envenena y mata.

[caption id="attachment_533512" align="aligncenter"width="615"]Foto: El Señor de los Cielos / Facebook[/caption]

Como una gran paradoja, que no se entiende porabsurda o contradictoria, o tal vez, de manera premeditada hancreado una barrera de silencio sospechoso, cínica y cómplice demuchas autoridades, que se hacen de la vista gorda para no aplicarla ley y la normatividad sobre programas que hacen una apología ojustificación y defensa de los delincuentes.

Es una paradoja aberrante de que en México, lejos deamainar la violencia del narcotráfico, de reducirse los asesinatoso de alejar de escuelas, antros y parques la venta de drogas, loscanales de televisión abierta, con la complacencia de lasautoridades, lanzan y presumen nuevas narco series, se enredan enuna competencia por atraer mayor audiencia, y se mantienen–irresponsablemente- ajenos al clima de sangre y violencia quevive México.

Es totalmente contradictorio que en la sociedad, sereciban con beneplácito estas series, se festinen a esos“héroes” del narcotráfico y se tomen como modeloaspiracional. Por otro lado, es inconcebible, de la queja de lasituación violenta del país, del clima creciente de inseguridad,del riesgo y peligro de visitar determinados lugares, de lacorrupción en mandos policiacos.

[caption id="attachment_533525" align="aligncenter"width="615"]Foto: El Cártel de los Sapos / Facebook[/caption]

Los ciudadanos se quejan del incremento en robos deautos, de asaltos a casas habitación y negocios, del ambiente deinseguridad, de los ejecutados que aparecen en determinadoslugares, de las narcomantas que colocan a un lado de cadáveres, de los secuestros y extorsión de que somos víctimas, pero porotro lado, toleramos que por la televisión, se esté alimentando–precisamente- esas conductas a través de falsos personajes.

Según estudios sobre oferta y demanda deprogramación para público infantil en radio,  televisiónradiodifundida y restringida del Instituto Federal deTelecomunicaciones en México entre 2013 y 2014, revela que 72 porciento de los infantes tiene a la televisión abierta como elprincipela medio y, de lunes a viernes, la exposición de niños aesta, comienza a las 13:00 horas y entre las 20:00 y 22:0o horas sealcanza el mayor número de televisiones encendidas por parte delpúblico infantil[1].

Por lo tanto, aquí hay una omisión de la Secretariade Gobernación, que ha sido muy laxa en aplicar la ley, yrealmente proteger a los niños.

Desde el 2008, a la par del recrudecimiento de laviolencia por el crimen organizado en México, se han producido yexhibidos varias narco series. Por ejemplo, en el 2008 se iniciócon la primera temporada de El Cártel;  en el 2009, se presentóEl Capo y Las muñecas de la mafia; en 2010, Rosario Tijeras.

En el 2011, La Reina del Sur, con Kate del Castillo,que a la postre y al paso de los años, se comprobaría de lasrelaciones peligrosas en las que terminó; en el 2012, la seriellamada El Patrón del mal, que es la vida y andanzas de PabloEscobar; en el 2013, el Señor de los Cielos, en el 2014, SeñoraAcero y Camelia La Texana; en el 2015, Dueños del paraíso yNarcos.

[caption id="attachment_533513" align="aligncenter"width="615"]Foto: La Reina del Sur / Facebook[/caption]

 Justificación de los delincuentes

En los discursos de juristas, periodistas opolíticos se recurre mucho al término apología, para describirel fenómeno de difusión o promoción de diversas expresiones quehablan o refieren la vida y andanzas de personajes que no son unosmodelos o ejemplos a seguir.

Si bien, se piensa que con solo utilizar el términoapología, muchas personas que son adictas a determinadas narcoseries o a narcocorridos, adquieren conciencia o se sensibilizan deque incurren en la tipificación de un delito, la verdad es que noaceptan ni remotamente en que esos gustos, lo único que genera enfomentar y promover la industria y negocio que se dedica a elaboraresos productos.

Lo grave es que ni siquiera se tiene conciencia deque adquirir o consumir esas series, estamos promoviendo conductasy comportamientos de los personajes que ahí aparecen. Ver narcoseries, es engrosar el ego y potencializar la impunidad de quienesse sienten intocables por la autoridad,  justicieros de su propialey y poseedores de una actividad criminal que deben de reconocerlos demás.

[caption id="attachment_533519" align="aligncenter"width="615"]Foto: Pablo Escobar / Facebook[/caption]

El término apología, viene del latín, aunque conorigen más lejano en un vocablo griego, y la apología es eldiscurso que se realiza en defensa o alabanza de algo o alguien. Setrata de expresiones orales, escritas o de otro tipo que sedifunden con la intención de brindar apoyo a una persona, unaorganización o una causa[2].

En esta definición usan como ejemplo: “No meinteresa lo que digan en ese programa: siempre hacen apología delos intereses de los empresarios”, “La canción es unaapología del reciclaje que intenta concienciar a la gente sobrelos problemas del medio ambiente”, “El escritor fue acusado dehacer apología de la droga por sus polémicos comentarios sobrelos cultivos de coca”.

La apología, en ciertos casos, puede ser consideradacomo un acto ilícito cuando incita a cometer acciones que soncontrarias a la ley. En estos casos, se habla de apología deldelito, ya que la persona lo que hace es defender y promoverconductas delictivas.

[caption id="attachment_533523" align="aligncenter"width="615"]Foto: Narcos / Facebook[/caption]

Puede entenderse la apología del delito como aquelelogio público de una acción que ha sido declarada como criminal.Si un grupo terrorista secuestra y fusila a un político y unperiodista expresa en un programa de televisión que “eso es loque habría que hacer con todos los funcionarios públicos que hanllevado a la ruina al país”, este hombre de prensa podrá seracusado de apología del delito.

Cabe destacar que la apología en privado no suponeun acto ilícito. Si, al ver esa misma noticia de los terroristasque matan a un político, una persona le comenta a su familia quese trata de una acción “digna de aplaudir e imitar”, elcomentario podrá ser repudiable desde la ética, pero noconstituye un delito ya que se realizó en la esfera privada de esegrupo.

El caso de las narco series, que nos ocupa, tienenlas características de ser tipificadas como apología del delito,porque ensalzan de manera directa o indirecta a delincuentes que sededican al trasiego y venta de droga; porque constituyen modelos devida para enriquecerse de manera rápida vendiendo sustancias decrean adicción y matan a las personas; porque usan la violenciacomo una forma de imponer sus condiciones del sucio negocio; porquesu riqueza proviene de actividades delictuosas y no del trabajohonrado.

[caption id="attachment_510482" align="aligncenter"width="615"]Foto: Rosario Tijeras / Instagram @talentoazteca[/caption]

/afa

PRIMERA PARTE

Por Javier H. Contreras O.

De pronto, empezaron a aparecer publicaciones de unaplana en varios periódicos el anuncio de la cuarta temporada de“El Señor de los Cielos”, con la promoción de que se podíadisfrutar de esta serie en exclusiva, desde cualquier dispositivocon internet por sólo 109 pesos al mes, y con el ofrecimiento decomenzar un mes gratis.

En otro periódico de circulación en la capital delpaís y en algunos estados se hizo público que “muy pronto”aparecería en uno de los nuevos canales de televisión abierta laserie titulada “el Capo”, con la leyenda: no querrás ser elcapo, morirás por verlo…”

Esa anunciada narco barra televisiva despertó –porfin- la aletargada acción de legisladores y supuestos funcionariospúblicos, que ajenos a los que las televisoras han estado haciendopor captar audiencia, va en dirección diametralmente opuesta a loque un gobierno y el Ejército dicen hacer o pretenden informar:enfrentar al crimen organizado, por que la droga que llega a lasociedad envenena y mata.

[caption id="attachment_533512" align="aligncenter"width="615"]Foto: El Señor de los Cielos / Facebook[/caption]

Como una gran paradoja, que no se entiende porabsurda o contradictoria, o tal vez, de manera premeditada hancreado una barrera de silencio sospechoso, cínica y cómplice demuchas autoridades, que se hacen de la vista gorda para no aplicarla ley y la normatividad sobre programas que hacen una apología ojustificación y defensa de los delincuentes.

Es una paradoja aberrante de que en México, lejos deamainar la violencia del narcotráfico, de reducirse los asesinatoso de alejar de escuelas, antros y parques la venta de drogas, loscanales de televisión abierta, con la complacencia de lasautoridades, lanzan y presumen nuevas narco series, se enredan enuna competencia por atraer mayor audiencia, y se mantienen–irresponsablemente- ajenos al clima de sangre y violencia quevive México.

Es totalmente contradictorio que en la sociedad, sereciban con beneplácito estas series, se festinen a esos“héroes” del narcotráfico y se tomen como modeloaspiracional. Por otro lado, es inconcebible, de la queja de lasituación violenta del país, del clima creciente de inseguridad,del riesgo y peligro de visitar determinados lugares, de lacorrupción en mandos policiacos.

[caption id="attachment_533525" align="aligncenter"width="615"]Foto: El Cártel de los Sapos / Facebook[/caption]

Los ciudadanos se quejan del incremento en robos deautos, de asaltos a casas habitación y negocios, del ambiente deinseguridad, de los ejecutados que aparecen en determinadoslugares, de las narcomantas que colocan a un lado de cadáveres, de los secuestros y extorsión de que somos víctimas, pero porotro lado, toleramos que por la televisión, se esté alimentando–precisamente- esas conductas a través de falsos personajes.

Según estudios sobre oferta y demanda deprogramación para público infantil en radio,  televisiónradiodifundida y restringida del Instituto Federal deTelecomunicaciones en México entre 2013 y 2014, revela que 72 porciento de los infantes tiene a la televisión abierta como elprincipela medio y, de lunes a viernes, la exposición de niños aesta, comienza a las 13:00 horas y entre las 20:00 y 22:0o horas sealcanza el mayor número de televisiones encendidas por parte delpúblico infantil[1].

Por lo tanto, aquí hay una omisión de la Secretariade Gobernación, que ha sido muy laxa en aplicar la ley, yrealmente proteger a los niños.

Desde el 2008, a la par del recrudecimiento de laviolencia por el crimen organizado en México, se han producido yexhibidos varias narco series. Por ejemplo, en el 2008 se iniciócon la primera temporada de El Cártel;  en el 2009, se presentóEl Capo y Las muñecas de la mafia; en 2010, Rosario Tijeras.

En el 2011, La Reina del Sur, con Kate del Castillo,que a la postre y al paso de los años, se comprobaría de lasrelaciones peligrosas en las que terminó; en el 2012, la seriellamada El Patrón del mal, que es la vida y andanzas de PabloEscobar; en el 2013, el Señor de los Cielos, en el 2014, SeñoraAcero y Camelia La Texana; en el 2015, Dueños del paraíso yNarcos.

[caption id="attachment_533513" align="aligncenter"width="615"]Foto: La Reina del Sur / Facebook[/caption]

 Justificación de los delincuentes

En los discursos de juristas, periodistas opolíticos se recurre mucho al término apología, para describirel fenómeno de difusión o promoción de diversas expresiones quehablan o refieren la vida y andanzas de personajes que no son unosmodelos o ejemplos a seguir.

Si bien, se piensa que con solo utilizar el términoapología, muchas personas que son adictas a determinadas narcoseries o a narcocorridos, adquieren conciencia o se sensibilizan deque incurren en la tipificación de un delito, la verdad es que noaceptan ni remotamente en que esos gustos, lo único que genera enfomentar y promover la industria y negocio que se dedica a elaboraresos productos.

Lo grave es que ni siquiera se tiene conciencia deque adquirir o consumir esas series, estamos promoviendo conductasy comportamientos de los personajes que ahí aparecen. Ver narcoseries, es engrosar el ego y potencializar la impunidad de quienesse sienten intocables por la autoridad,  justicieros de su propialey y poseedores de una actividad criminal que deben de reconocerlos demás.

[caption id="attachment_533519" align="aligncenter"width="615"]Foto: Pablo Escobar / Facebook[/caption]

El término apología, viene del latín, aunque conorigen más lejano en un vocablo griego, y la apología es eldiscurso que se realiza en defensa o alabanza de algo o alguien. Setrata de expresiones orales, escritas o de otro tipo que sedifunden con la intención de brindar apoyo a una persona, unaorganización o una causa[2].

En esta definición usan como ejemplo: “No meinteresa lo que digan en ese programa: siempre hacen apología delos intereses de los empresarios”, “La canción es unaapología del reciclaje que intenta concienciar a la gente sobrelos problemas del medio ambiente”, “El escritor fue acusado dehacer apología de la droga por sus polémicos comentarios sobrelos cultivos de coca”.

La apología, en ciertos casos, puede ser consideradacomo un acto ilícito cuando incita a cometer acciones que soncontrarias a la ley. En estos casos, se habla de apología deldelito, ya que la persona lo que hace es defender y promoverconductas delictivas.

[caption id="attachment_533523" align="aligncenter"width="615"]Foto: Narcos / Facebook[/caption]

Puede entenderse la apología del delito como aquelelogio público de una acción que ha sido declarada como criminal.Si un grupo terrorista secuestra y fusila a un político y unperiodista expresa en un programa de televisión que “eso es loque habría que hacer con todos los funcionarios públicos que hanllevado a la ruina al país”, este hombre de prensa podrá seracusado de apología del delito.

Cabe destacar que la apología en privado no suponeun acto ilícito. Si, al ver esa misma noticia de los terroristasque matan a un político, una persona le comenta a su familia quese trata de una acción “digna de aplaudir e imitar”, elcomentario podrá ser repudiable desde la ética, pero noconstituye un delito ya que se realizó en la esfera privada de esegrupo.

El caso de las narco series, que nos ocupa, tienenlas características de ser tipificadas como apología del delito,porque ensalzan de manera directa o indirecta a delincuentes que sededican al trasiego y venta de droga; porque constituyen modelos devida para enriquecerse de manera rápida vendiendo sustancias decrean adicción y matan a las personas; porque usan la violenciacomo una forma de imponer sus condiciones del sucio negocio; porquesu riqueza proviene de actividades delictuosas y no del trabajohonrado.

[caption id="attachment_510482" align="aligncenter"width="615"]Foto: Rosario Tijeras / Instagram @talentoazteca[/caption]

/afa

México

México registra 7 mil 913 contagios y mil 35 muertes de Covid-19 en 24 horas

La cifra total de casos positivos es de 2 millones 97 mil 194 y 187 mil 187 defunciones documentadas

Finanzas

Fluctuación de empleados es mínima: Palacio de Hierro

Según su reporte financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, Palacio de Hierro dijo que al cierre de 2020 tuvo nueve mil 897 empleados, inferior en mil 163 personas respecto al mismo lapso de 2019

Finanzas

SFP inhabilita y multa por casi 86 mdp a tres funcionarios del SAT

Por omisión y deficiencia, los exfuncionarios provocaron que no se pudieran cobrar créditos fiscales, lo que ocasionó daños al erario

Sociedad

México registra 7 mil 913 contagios y mil 35 muertes de Covid-19 en 24 horas

La cifra total de casos positivos es de 2 millones 97 mil 194 y 187 mil 187 defunciones documentadas

Justicia

Vinculan a proceso a Estefania N, hija de El Ojos, exlíder del Cártel de Tláhuac

"La China", como también es conocida, fue detenida con otros cómplices durante cateos efectuados la semana pasada

Justicia

Detienen a "El Vera", integrante de la Unión Tepito

“El Vera” fue trasladado al Reclusorio Norte

Policía

Trasladan a madre de "El Lunares" a centro de arraigo de la FGR

La Secretaría de Seguridad Ciudadana informó que la detenida fue llevada a su nueva ubicación bajo un fuerte dispositivo de seguridad

Finanzas

México y EU impulsan renovada etapa de colaboración en el sector agropecuario

Los titulares Víctor Villalobos Arámbula y Thomas James Vilsack, coincidieron en retomar la voluntad política y espíritu de colaboración