/ domingo 14 de enero de 2024

Quico rebasó en fama a El Chavo del 8; Carlos Villagrán vende su bioserie a Netflix

Su personaje en El chavo del ocho, le dio fama internacional a Carlos Villagrán; tanta, que según sus palabras, fue despedido porque superó al protagonista.

Del otro lado del teléfono, saluda efusivo a su reciente cumpleaños: “80 millones de gracias, a todos ustedes mi público latino, europeo, asiático, del Medio Oriente y por favor, ¡sean felices!”

El 12 de enero de 1944, Carlos Villagrán Eslava vio por primera vez la luz del cielo de Querétaro y a sus 80 recién cumplidos, en entrevista con El Sol de México, desde su casa de Houston, Texas, afirma estar en plenitud. “Estoy bien, el señor me regala mucha salud, con mi familia y mis nietos, nos sentimos muy felices”.

Villagrán, quien ahora es conocido como Kiko, dio vida al personaje del niño más privilegiado del programa unitario de televisión abierta más longevo de habla hispana, El chavo del ocho, creado por Roberto Gómez Bolaños, quien era el protagonista y en el que además estaban Quico (Carlos Villagrán), La chilindrina (María Antonieta de las Nieves), Ñoño y el señor Barriga (Edgar Vivar), Doña Florinda, (Florinda Meza), y Don Ramón (Ramón Valdés).

Entre los personajes principales de la trama también estaban Doña Cleotilde (Angelines Fernández) y El profesor Jirafales (Rubén Aguirre).

“De los más seis años que estuvo en transmisiones, de principios de febrero de 1973 a inicios de enero 1980, se lograron 290 capítulos en siete temporadas. Sin embargo, yo sólo estuve en los capítulos de 1973 a 1978, hasta que me corrió Chespirito porque Quico rebasó en fama a El chavo del ocho”, afirma.

Hoy a 51 años de esas transmisiones que llegaron a México y a más de 20 países, incluyendo Japón y China, “me queda ser feliz, seguir trabajando, lleno de salud. Ya vendí mi bioserie a la plataforma Netflix de Argentina, y todo el proceso inicia en febrero.

“Yo superviso la serie, leeré todos los textos que me mandarán para aprobarlo porque la quiero hacer con la verdad y con respeto al público. Del elenco también opinaré y yo apareceré como Carlos Villagrán para dar la bienvenida y al final, lo haré con mucho gusto y placer. También en Argentina quieren la vida de Kiko aún no sé si en bioserie o telenovela para televisión abierta y aparte una película, aún estamos negociando”, adelanta el actor, quien está debutando como escritor.

“Voy a publicar un anecdotario de todo lo que me aconteció en la época de El chavo del ocho. No es un libro de quejas ni nada por el estilo, sino de situaciones simpáticas, agradables que me han pasado también a lo largo de mi carrera”.

DIFERENCIAS IRRECONCILIABLES

Villagrán admite que “nunca le caí bien a Roberto Gómez Fernández, hijo de Roberto Gómez Bolaños”, por lo cual, no fue requerido para dar su testimonio en la bioserie de Chespirito, “de la que su hijo está a cargo, nunca me quiso y simplemente no me llamó, no soy de su preferencia y punto”, señala.

“Roberto se quedó (como heredero y albacea) con todo para explotar el nombre de su padre, le dejó todo, sus personajes y todo lo relacionado al material audiovisual que se piense hacer como marca con todos los personajes. Que él haga lo que quiera hacer. Yo soy feliz y tengo trabajo”.

Entre sus proyectos más próximos está el Tour del Reencuentro de El Chavo del Ocho 2024, con los personajes originales de la serie que aún viven.

“Yo en mis marcas listos fuera; somos María Antonieta de las Nieves, Edgar Vivar y yo, arrancaremos en Brasil, ahí es donde nos lo piden originalmente. Y yo, puestísimo, sí deseo hacerlo y aún no he preguntado quiénes o quién ha aceptado”, expresa.

“No sé si Dios me oiga o no, pero yo sí tengo comunicación con él. Le agradezco por llegar a esta edad sano y con capacidad mental y física, que soy autosuficiente, también lo que me ayuda es mi actitud jovial, gracias a la convivencia con mis nietos”.

UNA VOCACIÓN DEFINITIVA

Carlos Villagrán después de 80 años de vida, expresa que no tiene que pensarlo dos veces: “Sí volvería a ser artista, sí volvería a ser actor comediante. En la vida traemos una misión y a mí Dios me la dio en la comicidad. No tengo patrón, no tengo un horario, no tengo nada de eso y mi trabajo es excelente porque es hacer reír a la gente”.

Expone que desde que comenzó a trabajar en 1971 con Roberto Gómez Bolaños, “yo vi a mis compañeros actores y a los técnicos que eran mis amigos, como una familia muy integrada; pero desgraciadamente eliminaron mi personaje porque Quico se despegó en popularidad.

“De mí dijeron que yo los dejé porque quería cobrar más dinero y otras cosas. ¡Mentira!, y yo nunca dije nada, no desmentí, porque todo el tiempo que estuve trabajando ahí estuve feliz de la vida y nunca tomé en su momento un micrófono ni siquiera para defenderme”, sostiene.

Tras su salida de El chavo del ocho, tuvo sus propias series de televisión, como Kiko Botones, de 1981 y ¡Ah qué Kiko!, 1987. “Lo de mis vivencias laborales no tengo ya nada que perdonar. Eso ya quedó en el pasado y en este 2024, tengo mucho que agradecer. Yo nunca quise ser millonario, no lo soy. Quise ser feliz y lo estoy logrando, lo he logrado y ahora soy muy feliz”.

Explica que, “como en su momento Roberto Gómez Bolaños, me dijo que no podía usar el nombre de Quico por eso lo dejé así, Kiko, lo que no le quitó fue la esencia del personaje; pero nunca hubo problema por esto y seguí trabajando con las características de personalidad y de ropa como siempre.

➡️Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“Agradezco a Dios que viví en Venezuela ocho años, en Argentina, 11 años, en Brasil, también viví tres años y en Chile, cuatro años y medio y así anduve recorriendo América Latina y por todo el mundo.

“Dios me permitió ahorrar a lo largo de mi vida pensando en mis hijos, en mis nietos y en mí mismo para poder andar para arriba y para abajo, divertirme cuando quiera y no tener preocupación de dinero. Me siento un hombre mexicano muy feliz, un hombre capaz y en total autonomía física como económica”, finaliza.

Del otro lado del teléfono, saluda efusivo a su reciente cumpleaños: “80 millones de gracias, a todos ustedes mi público latino, europeo, asiático, del Medio Oriente y por favor, ¡sean felices!”

El 12 de enero de 1944, Carlos Villagrán Eslava vio por primera vez la luz del cielo de Querétaro y a sus 80 recién cumplidos, en entrevista con El Sol de México, desde su casa de Houston, Texas, afirma estar en plenitud. “Estoy bien, el señor me regala mucha salud, con mi familia y mis nietos, nos sentimos muy felices”.

Villagrán, quien ahora es conocido como Kiko, dio vida al personaje del niño más privilegiado del programa unitario de televisión abierta más longevo de habla hispana, El chavo del ocho, creado por Roberto Gómez Bolaños, quien era el protagonista y en el que además estaban Quico (Carlos Villagrán), La chilindrina (María Antonieta de las Nieves), Ñoño y el señor Barriga (Edgar Vivar), Doña Florinda, (Florinda Meza), y Don Ramón (Ramón Valdés).

Entre los personajes principales de la trama también estaban Doña Cleotilde (Angelines Fernández) y El profesor Jirafales (Rubén Aguirre).

“De los más seis años que estuvo en transmisiones, de principios de febrero de 1973 a inicios de enero 1980, se lograron 290 capítulos en siete temporadas. Sin embargo, yo sólo estuve en los capítulos de 1973 a 1978, hasta que me corrió Chespirito porque Quico rebasó en fama a El chavo del ocho”, afirma.

Hoy a 51 años de esas transmisiones que llegaron a México y a más de 20 países, incluyendo Japón y China, “me queda ser feliz, seguir trabajando, lleno de salud. Ya vendí mi bioserie a la plataforma Netflix de Argentina, y todo el proceso inicia en febrero.

“Yo superviso la serie, leeré todos los textos que me mandarán para aprobarlo porque la quiero hacer con la verdad y con respeto al público. Del elenco también opinaré y yo apareceré como Carlos Villagrán para dar la bienvenida y al final, lo haré con mucho gusto y placer. También en Argentina quieren la vida de Kiko aún no sé si en bioserie o telenovela para televisión abierta y aparte una película, aún estamos negociando”, adelanta el actor, quien está debutando como escritor.

“Voy a publicar un anecdotario de todo lo que me aconteció en la época de El chavo del ocho. No es un libro de quejas ni nada por el estilo, sino de situaciones simpáticas, agradables que me han pasado también a lo largo de mi carrera”.

DIFERENCIAS IRRECONCILIABLES

Villagrán admite que “nunca le caí bien a Roberto Gómez Fernández, hijo de Roberto Gómez Bolaños”, por lo cual, no fue requerido para dar su testimonio en la bioserie de Chespirito, “de la que su hijo está a cargo, nunca me quiso y simplemente no me llamó, no soy de su preferencia y punto”, señala.

“Roberto se quedó (como heredero y albacea) con todo para explotar el nombre de su padre, le dejó todo, sus personajes y todo lo relacionado al material audiovisual que se piense hacer como marca con todos los personajes. Que él haga lo que quiera hacer. Yo soy feliz y tengo trabajo”.

Entre sus proyectos más próximos está el Tour del Reencuentro de El Chavo del Ocho 2024, con los personajes originales de la serie que aún viven.

“Yo en mis marcas listos fuera; somos María Antonieta de las Nieves, Edgar Vivar y yo, arrancaremos en Brasil, ahí es donde nos lo piden originalmente. Y yo, puestísimo, sí deseo hacerlo y aún no he preguntado quiénes o quién ha aceptado”, expresa.

“No sé si Dios me oiga o no, pero yo sí tengo comunicación con él. Le agradezco por llegar a esta edad sano y con capacidad mental y física, que soy autosuficiente, también lo que me ayuda es mi actitud jovial, gracias a la convivencia con mis nietos”.

UNA VOCACIÓN DEFINITIVA

Carlos Villagrán después de 80 años de vida, expresa que no tiene que pensarlo dos veces: “Sí volvería a ser artista, sí volvería a ser actor comediante. En la vida traemos una misión y a mí Dios me la dio en la comicidad. No tengo patrón, no tengo un horario, no tengo nada de eso y mi trabajo es excelente porque es hacer reír a la gente”.

Expone que desde que comenzó a trabajar en 1971 con Roberto Gómez Bolaños, “yo vi a mis compañeros actores y a los técnicos que eran mis amigos, como una familia muy integrada; pero desgraciadamente eliminaron mi personaje porque Quico se despegó en popularidad.

“De mí dijeron que yo los dejé porque quería cobrar más dinero y otras cosas. ¡Mentira!, y yo nunca dije nada, no desmentí, porque todo el tiempo que estuve trabajando ahí estuve feliz de la vida y nunca tomé en su momento un micrófono ni siquiera para defenderme”, sostiene.

Tras su salida de El chavo del ocho, tuvo sus propias series de televisión, como Kiko Botones, de 1981 y ¡Ah qué Kiko!, 1987. “Lo de mis vivencias laborales no tengo ya nada que perdonar. Eso ya quedó en el pasado y en este 2024, tengo mucho que agradecer. Yo nunca quise ser millonario, no lo soy. Quise ser feliz y lo estoy logrando, lo he logrado y ahora soy muy feliz”.

Explica que, “como en su momento Roberto Gómez Bolaños, me dijo que no podía usar el nombre de Quico por eso lo dejé así, Kiko, lo que no le quitó fue la esencia del personaje; pero nunca hubo problema por esto y seguí trabajando con las características de personalidad y de ropa como siempre.

➡️Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

“Agradezco a Dios que viví en Venezuela ocho años, en Argentina, 11 años, en Brasil, también viví tres años y en Chile, cuatro años y medio y así anduve recorriendo América Latina y por todo el mundo.

“Dios me permitió ahorrar a lo largo de mi vida pensando en mis hijos, en mis nietos y en mí mismo para poder andar para arriba y para abajo, divertirme cuando quiera y no tener preocupación de dinero. Me siento un hombre mexicano muy feliz, un hombre capaz y en total autonomía física como económica”, finaliza.

CDMX

CNTE ahorcará la CDMX: estos son los bloqueos que realizarán los maestros el 28 de mayo

Las protestas de los maestros de la CNTE comenzarán desde las 9 de la mañana

Metrópoli

Incendio consume oficinas en avenida Patriotismo, alcaldía Miguel Hidalgo

El incendio se originó en una estación eléctrica de la colonia Escandón

Finanzas

Aeroméxico suspende los vuelos entre CDMX y Ecuador; esto puedes hacer

Desde abril, cuando México rompió relaciones diplomáticas con Ecuador, Aeroméxico disminuyó el número de vuelos que salían a ese país

Mundo

Las imágenes son horribles, dice la ONU sobre ataque de Israel a campo de desplazados en Gaza

Volker Türk, el jefe de Derechos Humanos de la ONU, pidió que Israel cumpla con la orden de la Corte Internacional de Justicia y que detenga su ofensiva militar en Gaza

CDMX

La Comar ya no se mudará a la Anzures y busca otras opciones

Desde el domingo, vecinos de la colonia Verónica Anzures realizaron una protesta para que la Comar no mude a esa zona sus oficinas de atención a migrantes