/ martes 16 de febrero de 2021

Stephanie Salas con una pequeña ayuda de sus amigas, se reconcilia con la música

Después de un prolongado silencio, la cantante y actriz vuelve a la música, y nos dice por qué en este momento esta faceta le da más satisfacciones que la actuación

Una de las reglas no escritas de la creación dentro de la música pop, es la fórmula del trabajo en equipo. Mediante la construcción de diferentes tipos de alianzas, muchos artistas han tenido mejores resultados de los que lograrían en solitario.

Y esa parece ser una de las máximas en la trayectoria musical de Stephanie Salas, quien desde su debut en solitario, lanzado en 1992, ha sabido rodearse de aquellos personajes que la ayuden a llevar a buen puerto sus proyectos.

Desde su fructífero encuentro a principios de los años noventa con el argentino Cachorro López (ex Los Abuelos de la Nada y productor de bandas como Miguel Mateos y Caifanes) hasta su reciente mancuerna con el mexicano Pønce, la también actriz nos habla de cómo ha sido este camino musical, que no ha estado exento de sus respectivas pausas.

Stephanie, parece que te desenvuelves mejor es haciendo equipo con otros artistas, desde tu debut como solista, cuando tu aliado principal fue Cachorro López.

Sí… Cachorro es un tipazo fenomenal. Cómo extraño esos tiempos en los que trabajaba en Nueva York con ese equipo, ahí junto a Óscar vivía Marteen Andruet, que estaba produciendo a Fobia; creo que fue un muy buen momento para los rockeros de toda esa época que se está reviviendo con el documental de Santaolalla.


Después de tu debut, grabaste La raza humana. ¿Cómo lo recuerdas y quién fue tu principal aliado en ese álbum?

Fue un disco muy especial, porque sí significó una vuelta de tuerca con respecto a Ave María. Ahí por ejemplo incluí un cover de “Bonnie and Clyde”, de Serge Gainsbourg. Cuando empecé a colaborar con Pablo Valero, que era mi pareja en aquel en entonces, él estaba haciendo al mismo tiempo el disco Símbolos con Santa Sabina, por lo que hubo un tiempo en que se iba a Wisconsin a trabajar con ellos y con Adrian Belew, que produjo ese álbum y luego se regresaba a seguir grabando conmigo.

Foto: Cortesía Casete


La artista recuerda que el track que más sobresalió de ese segundo disco fue uno llamado “Corazón”, en el que se descubría una faceta más electrónica de la cantante:


“Aunque fue el segundo sencillo de ese disco, impactó muchísimo por ese giro musical y también por su videoclip”, recuerda.


Entonces ahí ya era Pablo Valero tu principal aliado…

Totalmente, porque incluso empezamos a tocar juntos. Hubo un momento en que él se dividía entre Santa Sabina y andar conmigo en las giras. A raíz de eso, empezamos a tener una alianza muy padre que duró muchos años, hasta el disco que hice Soy lo que soy (2012), en el que también me produjo Pablo Valero, pero junto con Phil Vinall, el productor de Zoé y Placebo, así que los resultados fueron muy positivos, porque todo salió de un repertorio de canciones que traíamos Pablo Valero y yo desde hacía un rato… Para mí, ese es un discazo, de lo mejor que tengo en mi discografía.


También hicieron un proyecto llamado Tuna.

Sí… Yo tenía un colectivo con otros músicos, con los que teníamos un taller de composición, y el de Tuna también fue un disco muy padre, más rock y funk.


Este 2021, Stephanie Salas está embarcada en una nueva aventura musical, de la mano de otro complice: el compositor y productor Leonardo Ponce, alias Pønce, con el que está trazando una nueva ruta sonora más cercana al electropop.

¿Quién es Pønce y cómo salió la idea de trabajar juntos?

Bueno, él tiene varios temas circulando por ahí, desde hace algunos años; es un compositor joven. Yo ya tenía muchas ganas de empezar a hacer colaboraciones con otras personas, y como que con él se fueron dando las cosas… Empezamos a tener realmente un acercamiento, una identificación, y así fue como comenzamos a trabajar… Incluso esto lo hicimos antes de que comenzara la pandemia.


Stephanie cuenta que en ese proceso de producir nueva música también se involucró otro músico: Alan Santos (Centavrvs), quien también les ayudó a redondear la propuesta, y posteriormente invitaron a André VII para que reaizara un par de remixes de estos tracks.


Veo que también estuviste colaborando con Alan Santos.

Sí… qué bárbaro Alan, ¿no? Él es alguien muy dedicado cuando se trata de clavarse en cierto tipo de proyectos como este que traigo… Además de que

tiene los teclados más impresionantes que yo haya visto en un estudio.

Foto: Cortesía Casete


¿Él participó como productor?

Sí, como coproductor. Realmente todo se llevó a cabo en su estudio y ya pues de ahí se mandó a masterizar. Tuvimos una especie de encierro de varios días entre los tres, y logramos hacer un equipo muy padre, con todo y lo del confinamiento. Algo a lo que a lo mejor ya no estábamos tan acostumbrados, porque ahora la gente ya nada más se manda las pistas y todo eso, pero la verdad es que encerrarnos a trabajar en un estudio sí estuvo muy padre, es una de las cosas que me encanta y que no pienso dejar: a mí sí me gusta ir al estudio, escucharlo todo bien, en unas buenas bocinas y con un muy buen ingeniero… Creo que vale la pena invertir un poquito en esos detalles.

Eso que mencionas es algo de lo que se ha perdido con esa idea de que cualquiera puede grabar un disco en su casa.

¿Verdad que sí? Como que se dan de otra manera las canciones. O sea, se siente el trabajo, la dedicación, el calor humano, y no es lo mismo que cuando estás tu solo en tu casa nada más con el Pro Tools. Nada como estar en el estudio con las personas trabajando, escuchando sus opiniones, sintiendo las vibras, la energía… Son tantas cosas, que aportan al producto final.

¿Vendrán más canciones sueltas, quizá un disco?

Sí, voy a completar este EP con Pønce con otra canción que vamos a hacer juntos, y después le sigue un proyecto que traigo de hacer otros temas para sacarlos en otro EP… Estoy con un ritmo de sacar nuevas canciones y también estoy hablando con otros productores, porque sí, me gusta esta cosa de la colaboración, ya sea para cantar o producir con alguien más… Está muy padre esa posibilidad que tenemos hoy en día de juntar fuerzas y de invitar a mucha gente que nos ayude a enriquecer lo que hacemos, que ya no sea como antes, que un solo productor te hacía todo el disco y esas cosas.


Y todo eso te retroalimenta

Sí, yo siento que a mí me está dando mucha vida poder trabajar con gente distinta… Ahorita con todo lo que estamos viviendo, yo que también soy actriz sí te puedo decir que el lado actoral está complicado: no hay teatros donde presentarse… Es delicado, no están las cosas como nos gustaría que funcionaran. Sin embargo, la música me está dando muchísimas posibilidades de fluir; dentro de todo lo que está sucediendo, es la rama que mejor se me está dando… Y lo estoy aprovechando y estoy muy trepada en ese canal de estar produciendo, y estoy contenta, porque también estoy teniendo muy buena aceptación, tanto de mis seguidores como de gente nueva que a lo mejor no tenía idea de mí; todo esto me está refrescando… La verdad, estoy muy contenta en estos momentos con la música.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Una de las reglas no escritas de la creación dentro de la música pop, es la fórmula del trabajo en equipo. Mediante la construcción de diferentes tipos de alianzas, muchos artistas han tenido mejores resultados de los que lograrían en solitario.

Y esa parece ser una de las máximas en la trayectoria musical de Stephanie Salas, quien desde su debut en solitario, lanzado en 1992, ha sabido rodearse de aquellos personajes que la ayuden a llevar a buen puerto sus proyectos.

Desde su fructífero encuentro a principios de los años noventa con el argentino Cachorro López (ex Los Abuelos de la Nada y productor de bandas como Miguel Mateos y Caifanes) hasta su reciente mancuerna con el mexicano Pønce, la también actriz nos habla de cómo ha sido este camino musical, que no ha estado exento de sus respectivas pausas.

Stephanie, parece que te desenvuelves mejor es haciendo equipo con otros artistas, desde tu debut como solista, cuando tu aliado principal fue Cachorro López.

Sí… Cachorro es un tipazo fenomenal. Cómo extraño esos tiempos en los que trabajaba en Nueva York con ese equipo, ahí junto a Óscar vivía Marteen Andruet, que estaba produciendo a Fobia; creo que fue un muy buen momento para los rockeros de toda esa época que se está reviviendo con el documental de Santaolalla.


Después de tu debut, grabaste La raza humana. ¿Cómo lo recuerdas y quién fue tu principal aliado en ese álbum?

Fue un disco muy especial, porque sí significó una vuelta de tuerca con respecto a Ave María. Ahí por ejemplo incluí un cover de “Bonnie and Clyde”, de Serge Gainsbourg. Cuando empecé a colaborar con Pablo Valero, que era mi pareja en aquel en entonces, él estaba haciendo al mismo tiempo el disco Símbolos con Santa Sabina, por lo que hubo un tiempo en que se iba a Wisconsin a trabajar con ellos y con Adrian Belew, que produjo ese álbum y luego se regresaba a seguir grabando conmigo.

Foto: Cortesía Casete


La artista recuerda que el track que más sobresalió de ese segundo disco fue uno llamado “Corazón”, en el que se descubría una faceta más electrónica de la cantante:


“Aunque fue el segundo sencillo de ese disco, impactó muchísimo por ese giro musical y también por su videoclip”, recuerda.


Entonces ahí ya era Pablo Valero tu principal aliado…

Totalmente, porque incluso empezamos a tocar juntos. Hubo un momento en que él se dividía entre Santa Sabina y andar conmigo en las giras. A raíz de eso, empezamos a tener una alianza muy padre que duró muchos años, hasta el disco que hice Soy lo que soy (2012), en el que también me produjo Pablo Valero, pero junto con Phil Vinall, el productor de Zoé y Placebo, así que los resultados fueron muy positivos, porque todo salió de un repertorio de canciones que traíamos Pablo Valero y yo desde hacía un rato… Para mí, ese es un discazo, de lo mejor que tengo en mi discografía.


También hicieron un proyecto llamado Tuna.

Sí… Yo tenía un colectivo con otros músicos, con los que teníamos un taller de composición, y el de Tuna también fue un disco muy padre, más rock y funk.


Este 2021, Stephanie Salas está embarcada en una nueva aventura musical, de la mano de otro complice: el compositor y productor Leonardo Ponce, alias Pønce, con el que está trazando una nueva ruta sonora más cercana al electropop.

¿Quién es Pønce y cómo salió la idea de trabajar juntos?

Bueno, él tiene varios temas circulando por ahí, desde hace algunos años; es un compositor joven. Yo ya tenía muchas ganas de empezar a hacer colaboraciones con otras personas, y como que con él se fueron dando las cosas… Empezamos a tener realmente un acercamiento, una identificación, y así fue como comenzamos a trabajar… Incluso esto lo hicimos antes de que comenzara la pandemia.


Stephanie cuenta que en ese proceso de producir nueva música también se involucró otro músico: Alan Santos (Centavrvs), quien también les ayudó a redondear la propuesta, y posteriormente invitaron a André VII para que reaizara un par de remixes de estos tracks.


Veo que también estuviste colaborando con Alan Santos.

Sí… qué bárbaro Alan, ¿no? Él es alguien muy dedicado cuando se trata de clavarse en cierto tipo de proyectos como este que traigo… Además de que

tiene los teclados más impresionantes que yo haya visto en un estudio.

Foto: Cortesía Casete


¿Él participó como productor?

Sí, como coproductor. Realmente todo se llevó a cabo en su estudio y ya pues de ahí se mandó a masterizar. Tuvimos una especie de encierro de varios días entre los tres, y logramos hacer un equipo muy padre, con todo y lo del confinamiento. Algo a lo que a lo mejor ya no estábamos tan acostumbrados, porque ahora la gente ya nada más se manda las pistas y todo eso, pero la verdad es que encerrarnos a trabajar en un estudio sí estuvo muy padre, es una de las cosas que me encanta y que no pienso dejar: a mí sí me gusta ir al estudio, escucharlo todo bien, en unas buenas bocinas y con un muy buen ingeniero… Creo que vale la pena invertir un poquito en esos detalles.

Eso que mencionas es algo de lo que se ha perdido con esa idea de que cualquiera puede grabar un disco en su casa.

¿Verdad que sí? Como que se dan de otra manera las canciones. O sea, se siente el trabajo, la dedicación, el calor humano, y no es lo mismo que cuando estás tu solo en tu casa nada más con el Pro Tools. Nada como estar en el estudio con las personas trabajando, escuchando sus opiniones, sintiendo las vibras, la energía… Son tantas cosas, que aportan al producto final.

¿Vendrán más canciones sueltas, quizá un disco?

Sí, voy a completar este EP con Pønce con otra canción que vamos a hacer juntos, y después le sigue un proyecto que traigo de hacer otros temas para sacarlos en otro EP… Estoy con un ritmo de sacar nuevas canciones y también estoy hablando con otros productores, porque sí, me gusta esta cosa de la colaboración, ya sea para cantar o producir con alguien más… Está muy padre esa posibilidad que tenemos hoy en día de juntar fuerzas y de invitar a mucha gente que nos ayude a enriquecer lo que hacemos, que ya no sea como antes, que un solo productor te hacía todo el disco y esas cosas.


Y todo eso te retroalimenta

Sí, yo siento que a mí me está dando mucha vida poder trabajar con gente distinta… Ahorita con todo lo que estamos viviendo, yo que también soy actriz sí te puedo decir que el lado actoral está complicado: no hay teatros donde presentarse… Es delicado, no están las cosas como nos gustaría que funcionaran. Sin embargo, la música me está dando muchísimas posibilidades de fluir; dentro de todo lo que está sucediendo, es la rama que mejor se me está dando… Y lo estoy aprovechando y estoy muy trepada en ese canal de estar produciendo, y estoy contenta, porque también estoy teniendo muy buena aceptación, tanto de mis seguidores como de gente nueva que a lo mejor no tenía idea de mí; todo esto me está refrescando… La verdad, estoy muy contenta en estos momentos con la música.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

CDMX

Activan alertas naranja y amarilla por temperaturas bajas en CDMX

Por ello, se recomienda a la población usar al menos tres capas de ropa, de preferencia de algodón o lana

Mundo

Detectan nueva erupción en volcán Tonga

De acuerdo con AFP se detectó una nueva "gran erupción" en volcán Tonga

Sociedad

México reporta más de 19 mil casos de Covid-19 en las últimas 24 horas

Ciudad de México es considerado el foco de la pandemia, la acumula cerca del 18% de todos los decesos

Finanzas

#Data | En la incertidumbre, 13 millones de clientes de Banamex

La venta de toda la cartera de activos y cuentas de Banamex por parte de Citi, pone en la incertidumbre a los 13 millones 515 mil clientes con los que cuenta

CDMX

Activan alertas naranja y amarilla por temperaturas bajas en CDMX

Por ello, se recomienda a la población usar al menos tres capas de ropa, de preferencia de algodón o lana

Política

Exhorta PRD ratificar convenio 190 de la OIT para eliminar violencia y acoso laboral

El punto de acuerdo destaca que con la suscripción y posterior ratificación del Convenio, México se pondría a la vanguardia

Política

Por poderosos que sean, ningún órgano autónomo debe sustituirnos: Monreal

“Los organismos autónomos no deben violar el principio de legalidad” señaló Monreal en sus redes sociales

Finanzas

Por pandemia, la población es más pobre y los ricos duplicaron su fortuna: Oxfam

De acuerdo con la organización, el conjunto de los millonarios globales han aumentado su fortuna en unos 5 billones de dólares, el mayor incremento registrado

Sociedad

Aseguran a migrantes hacinados en tráiler de Veracruz

Los extranjeros se encuentran a disposición de autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM)