/ sábado 11 de junio de 2016

“En capilla” ocho celadores más por la fuga de secuestradores

Además de los dos custodios formalmente presos por la evasión de dos reos del Reclusorio Oriente, son investigados y se podría ejercer acción penal contra ocho servidores públicos más, adscritos a dos juzgados de dicho penal, por su presunta implicación en esa sonada fuga.

Y además se indaga la identidad de un individuo que aparece en videos de seguridad de dicho reclusorio, quien está junto a uno de los fugados, Agustín Miranda Orozco.

Se conoció que han declarado 25 personas en torno a la fuga de los secuestradores, aunque particularmente las indagatorias se centra específicamente en la presunta responsabilidad de ocho de ellos.

Se estima que pudieron apoyar a los dos reos desde el interior y el exterior del penal con herramienta y ropa para lograr salir sin despertar sospechas.

Es de resaltar que cortaron una rejilla y rompieron un muro de tablaroca en el área del archivo de uno de los juzgados por donde escaparon.

Previamente alguien les dejó una playera y un chaleco para que se cambiarán, además de que quitaron el tornillo de un anaquel en la pared donde hicieron el boquete. Ya traían puestos un pantalón de mezclilla y uno de color negro.

De esta manera, abandonaron el penal por la puerta de los juzgados sin que nadie les dijera nada.

Finalmente, en la calle tras pasar la caseta de vigilancia se separan y se acerca a Miranda Orozco un individuo que ya lo esperaba en la esquina de la calle Reforma y Periférico.

Además de los dos custodios formalmente presos por la evasión de dos reos del Reclusorio Oriente, son investigados y se podría ejercer acción penal contra ocho servidores públicos más, adscritos a dos juzgados de dicho penal, por su presunta implicación en esa sonada fuga.

Y además se indaga la identidad de un individuo que aparece en videos de seguridad de dicho reclusorio, quien está junto a uno de los fugados, Agustín Miranda Orozco.

Se conoció que han declarado 25 personas en torno a la fuga de los secuestradores, aunque particularmente las indagatorias se centra específicamente en la presunta responsabilidad de ocho de ellos.

Se estima que pudieron apoyar a los dos reos desde el interior y el exterior del penal con herramienta y ropa para lograr salir sin despertar sospechas.

Es de resaltar que cortaron una rejilla y rompieron un muro de tablaroca en el área del archivo de uno de los juzgados por donde escaparon.

Previamente alguien les dejó una playera y un chaleco para que se cambiarán, además de que quitaron el tornillo de un anaquel en la pared donde hicieron el boquete. Ya traían puestos un pantalón de mezclilla y uno de color negro.

De esta manera, abandonaron el penal por la puerta de los juzgados sin que nadie les dijera nada.

Finalmente, en la calle tras pasar la caseta de vigilancia se separan y se acerca a Miranda Orozco un individuo que ya lo esperaba en la esquina de la calle Reforma y Periférico.