/ martes 29 de diciembre de 2015

“Inocente palomita que te has dejado engañar”, tradición casi olvidada

Una tradición casi olvidada en México son las bromas que se jugaban en ocasión del Día de los Santos Inocentes, cada 28 de diciembre. Chicos y grandes solían pedir dinero prestado a quienes no recordaban la fecha para después advertirle  “inocente palomita que te has dejado engañar”.

Incluso, primeras planas de algunos diarios de circulación nacional daban a conocer noticias espectaculares y poco creíbles como aquella de “estrechan amistad Estados Unidos y la Unión Soviética”, estando aún la Guerra Fría.

Muchas fueron las frases que se usaban entre el común de la gente un 28 de diciembre: “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar”; “Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar”; “Que la inocencia te valga”; “Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente”; “el que presta en este día pasará por inocente”; “Inocente palomita te dejaste engañar hoy por ser día 28 en nadie debes confiar”.

Sin embargo, las compras de “pánico” y las vacaciones han empezado a desplazar las bromas tan comunes en esta fecha, cuando la más socorrida era pedir algún préstamo a un familiar o amigo para después recordar que “había caído en el día de los santos inocentes”.

O bien, “fíjate que me saqué la lotería, el gordo de Navidad”…”Nos vamos de vacaciones a Las Vegas”. Inocentadas como estas se dejaban escuchar cada 28 de diciembre por diferentes calles de la Ciudad de México.

En realidad, el día de los Santos Inocentes es la conmemoración de un episodio cristianismo: la matanza de los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes I el Grande con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret.

De esta manera, la Iglesia católica recuerda este acontecimiento el 28 de diciembre, aunque de acuerdo con el Evangelio de San Mateo, la matanza debió haber sucedido después de la visita de los Reyes Magos al Herodes I el Grande -uno o dos días después del 6 de enero-.

La Iglesia católica recuerda este día en sus oraciones, cuando concurren miles de feligreses, otros realizan este día sus peregrinaciones para dar gracias a Dios por un día más de vida.

Finalmente, lo cierto es que esta costumbre se vive en todo el mundo hispanohablante, ya que todavía hay muchos adultos que suelen recordar aquellos años cuando gastaron o les gastaron una broma en un 28 de diciembre. Por eso, recuerda “Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar”.

/arm

Una tradición casi olvidada en México son las bromas que se jugaban en ocasión del Día de los Santos Inocentes, cada 28 de diciembre. Chicos y grandes solían pedir dinero prestado a quienes no recordaban la fecha para después advertirle  “inocente palomita que te has dejado engañar”.

Incluso, primeras planas de algunos diarios de circulación nacional daban a conocer noticias espectaculares y poco creíbles como aquella de “estrechan amistad Estados Unidos y la Unión Soviética”, estando aún la Guerra Fría.

Muchas fueron las frases que se usaban entre el común de la gente un 28 de diciembre: “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar”; “Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar”; “Que la inocencia te valga”; “Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente”; “el que presta en este día pasará por inocente”; “Inocente palomita te dejaste engañar hoy por ser día 28 en nadie debes confiar”.

Sin embargo, las compras de “pánico” y las vacaciones han empezado a desplazar las bromas tan comunes en esta fecha, cuando la más socorrida era pedir algún préstamo a un familiar o amigo para después recordar que “había caído en el día de los santos inocentes”.

O bien, “fíjate que me saqué la lotería, el gordo de Navidad”…”Nos vamos de vacaciones a Las Vegas”. Inocentadas como estas se dejaban escuchar cada 28 de diciembre por diferentes calles de la Ciudad de México.

En realidad, el día de los Santos Inocentes es la conmemoración de un episodio cristianismo: la matanza de los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes I el Grande con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret.

De esta manera, la Iglesia católica recuerda este acontecimiento el 28 de diciembre, aunque de acuerdo con el Evangelio de San Mateo, la matanza debió haber sucedido después de la visita de los Reyes Magos al Herodes I el Grande -uno o dos días después del 6 de enero-.

La Iglesia católica recuerda este día en sus oraciones, cuando concurren miles de feligreses, otros realizan este día sus peregrinaciones para dar gracias a Dios por un día más de vida.

Finalmente, lo cierto es que esta costumbre se vive en todo el mundo hispanohablante, ya que todavía hay muchos adultos que suelen recordar aquellos años cuando gastaron o les gastaron una broma en un 28 de diciembre. Por eso, recuerda “Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar”.

/arm