/ sábado 4 de febrero de 2017

Alerta por asaltos psicológicos en transporte público

La diputada Yomali Mondragón urgió a las autoridades del Transporte y de Seguridad Pública,  a revalorar sus operativos en contra de asaltos a bordo del transporte público, luego de la creciente aparición de asaltos psicológicos en agravio de los pasajeros.

Explicó que recientemente se han difundido en redes sociales, videos con teléfonos celulares en el momento en que sujetos cometen estos asaltos psicológicos en diversas rutas del transporte público, durante los cuales  “invitan cordialmente” a los pasajeros a entregar de manera voluntaria algunas monedas.

Son amenazadas veladas, durante las cuales los sujetos argumentan que acaban de salir del reclusorio, donde convivieron con homicidas, violadores, drogadictos y secuestradores, que prefieren pedir unas monedas antes que arrancarles celulares, cadenas o bolsos.

Advierten que no quieren sacar navajas o un arma de fuego, que prefieren que las monedas sean de manera voluntaria, pues no quieren hacerle daño a la gente, según ellos, mientras sus cómplices recorren pasillos para pedir unas monedas “o lo que sea su voluntad”, en tanto que aquellos que intentan ignorarlos, son hostigados para que se busquen entre sus pertenencias “aunque sea algo de valor”.

La legisladora perredista destacó que este tipo de asaltos no son nada nuevos, pero recientemente se han podido denunciar mediante grabaciones con celulares, lo que hasta hace un tiempo no ocurría y lamentablemente el operativo Plan Tres no funciona en estos casos ni ha frenado la inseguridad en el transporte público en la región oriente de la entidad.

Estas personas ya no se esperan a cometer sus ilícitos en las noches o en zonas  poco transitadas, lo hacen a plena luz del día y en rutas con gran afluencia, a sabiendas que si alguien denuncia, argumentan que no fue un asalto, que los pasajeros les entregaron de manera voluntaria su dinero, además que nunca los amagaron con ningún tipo de arma, por lo que no hay delito que perseguir.

Se han dado casos que estos sujetos cometen los asaltos psicológicos bajo los influjos del alcohol o la droga, por lo que el temor del pasajeros se acrecienta ante el riesgo de ser agredido tanto verbal como físicamente.

Otra táctica que utilizan estas personas, es argumentar que acaban de salir del reclusorio y que al no encontrar trabajo, se ven obligados a vender algún dulce, pero si el pasajero se niega a comprarles, entonces cambian el tono e insistentemente piden una moneda, alejándose del usuario hasta que la obtienen, “mejor dámelo de buena fe, no quiero hacerte daño”, amagan.

La diputada Yomali Mondragón urgió a las autoridades del Transporte y de Seguridad Pública,  a revalorar sus operativos en contra de asaltos a bordo del transporte público, luego de la creciente aparición de asaltos psicológicos en agravio de los pasajeros.

Explicó que recientemente se han difundido en redes sociales, videos con teléfonos celulares en el momento en que sujetos cometen estos asaltos psicológicos en diversas rutas del transporte público, durante los cuales  “invitan cordialmente” a los pasajeros a entregar de manera voluntaria algunas monedas.

Son amenazadas veladas, durante las cuales los sujetos argumentan que acaban de salir del reclusorio, donde convivieron con homicidas, violadores, drogadictos y secuestradores, que prefieren pedir unas monedas antes que arrancarles celulares, cadenas o bolsos.

Advierten que no quieren sacar navajas o un arma de fuego, que prefieren que las monedas sean de manera voluntaria, pues no quieren hacerle daño a la gente, según ellos, mientras sus cómplices recorren pasillos para pedir unas monedas “o lo que sea su voluntad”, en tanto que aquellos que intentan ignorarlos, son hostigados para que se busquen entre sus pertenencias “aunque sea algo de valor”.

La legisladora perredista destacó que este tipo de asaltos no son nada nuevos, pero recientemente se han podido denunciar mediante grabaciones con celulares, lo que hasta hace un tiempo no ocurría y lamentablemente el operativo Plan Tres no funciona en estos casos ni ha frenado la inseguridad en el transporte público en la región oriente de la entidad.

Estas personas ya no se esperan a cometer sus ilícitos en las noches o en zonas  poco transitadas, lo hacen a plena luz del día y en rutas con gran afluencia, a sabiendas que si alguien denuncia, argumentan que no fue un asalto, que los pasajeros les entregaron de manera voluntaria su dinero, además que nunca los amagaron con ningún tipo de arma, por lo que no hay delito que perseguir.

Se han dado casos que estos sujetos cometen los asaltos psicológicos bajo los influjos del alcohol o la droga, por lo que el temor del pasajeros se acrecienta ante el riesgo de ser agredido tanto verbal como físicamente.

Otra táctica que utilizan estas personas, es argumentar que acaban de salir del reclusorio y que al no encontrar trabajo, se ven obligados a vender algún dulce, pero si el pasajero se niega a comprarles, entonces cambian el tono e insistentemente piden una moneda, alejándose del usuario hasta que la obtienen, “mejor dámelo de buena fe, no quiero hacerte daño”, amagan.