/ miércoles 21 de octubre de 2015

Aprehende PGJ-DF a seis secuestradores

Sergio Pereztrejo / El Sol de México

Ciudad de México.- Con el esclarecimiento del secuestro de una mujer, la Procuraduría de Justicia capitalina detuvo en menos de cuatro días a seis probables responsables, uno de los cuales aprovechó la relación de confianza que existía con los familiares de la víctima para privarla de la libertad. Podrían alcanzar de 50 a 100 años de cárcel.

Derivado de los trabajos de gabinete y de campo, apoyados por las cámaras de videovigilancia del C4, elementos de la Fuerza Antisecuestro, en coordinación con personal del Estado Mayor Policial de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, capturaron a los tripulantes de una camioneta Chrysler Grand Voyager, color verde, al pasar por los arcos detectores.

Los probables responsables fueron identificados como Rosalino Alavez Hernández, quien al parecer planeó el secuestro, ya que en 2012 realizó trabajos de albañilería en la casa de la víctima; hizo las primeras negociaciones, arrendó la casa de seguridad en el municipio de Chalco, Estado de México, sustrajo y liberó a la víctima.

Marcela Chávez Arellano, quien supuestamente realizó llamadas de negociación y liberó a la víctima. Ángel Rodolfo Alavez Chávez, quien presuntamente sustrajo a la víctima y condujo el vehículo hacia la casa de seguridad. Jorge Rosalindo Alavez Chávez, aparentemente tuvo a su cargo el cuidar y manejar el vehículo el día de la liberación.

A Miriam Matilde López Valdés se le acusa de cuidar y alimentar a la víctima, así como Marta Eunice Prudentes Hernández, quien cuidó y alimentó a víctima.

Los antecedentes del caso refieren que el 14 de octubre pasado, la mujer salió de su domicilio para dirigirse a la tienda, momentos en que se le acercó la camioneta de la cual descendieron Rosalino Alavez Hernández y su hijo Ángel Rodolfo Alavez Chávez, quienes al parecer la obligaron a subir para trasladarla a una casa de seguridad en San Pablo Atlazalpa, municipio de Chalco, Estado de México, desde donde comenzaron a realizar las llamadas telefónicas con los familiares para negociar el pago de rescate. Concluido el proceso de negociación, los trabajos de inteligencia permitieron establecer la zona de influencia de los agresores, por lo que las cámaras de C4 identificaron el vehículo Voyager en la zona de la sustracción y en los límites con el Estado de México.

Se indicó que mediante coordinación con elementos de Seguridad Pública fue activada la alerta de detección del vehículo, lo que dio como resultado que el 18 de octubre fuera identificado al circular sobre Eje 10 y Valle Alpino de la Colonia Selene, Tláhuac, siendo asegurados sus tripulantes.

Al contar con elementos de prueba tecnológicas, audios de voz, testimoniales y declaraciones de inculpados, el Ministerio Público ejerció acción penal en su contra por el delito de secuestro agravado.

Finalmente, los detenidos podrían alcanzar una pena de 50 a 100 años de prisión conforme a la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, por lo que quedaron a disposición del juez Penal, con sede en el Reclusorio Oriente, para los masculinos, y Centro de Readaptación Social Santa Martha Acatitla para las mujeres.

Sergio Pereztrejo / El Sol de México

Ciudad de México.- Con el esclarecimiento del secuestro de una mujer, la Procuraduría de Justicia capitalina detuvo en menos de cuatro días a seis probables responsables, uno de los cuales aprovechó la relación de confianza que existía con los familiares de la víctima para privarla de la libertad. Podrían alcanzar de 50 a 100 años de cárcel.

Derivado de los trabajos de gabinete y de campo, apoyados por las cámaras de videovigilancia del C4, elementos de la Fuerza Antisecuestro, en coordinación con personal del Estado Mayor Policial de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, capturaron a los tripulantes de una camioneta Chrysler Grand Voyager, color verde, al pasar por los arcos detectores.

Los probables responsables fueron identificados como Rosalino Alavez Hernández, quien al parecer planeó el secuestro, ya que en 2012 realizó trabajos de albañilería en la casa de la víctima; hizo las primeras negociaciones, arrendó la casa de seguridad en el municipio de Chalco, Estado de México, sustrajo y liberó a la víctima.

Marcela Chávez Arellano, quien supuestamente realizó llamadas de negociación y liberó a la víctima. Ángel Rodolfo Alavez Chávez, quien presuntamente sustrajo a la víctima y condujo el vehículo hacia la casa de seguridad. Jorge Rosalindo Alavez Chávez, aparentemente tuvo a su cargo el cuidar y manejar el vehículo el día de la liberación.

A Miriam Matilde López Valdés se le acusa de cuidar y alimentar a la víctima, así como Marta Eunice Prudentes Hernández, quien cuidó y alimentó a víctima.

Los antecedentes del caso refieren que el 14 de octubre pasado, la mujer salió de su domicilio para dirigirse a la tienda, momentos en que se le acercó la camioneta de la cual descendieron Rosalino Alavez Hernández y su hijo Ángel Rodolfo Alavez Chávez, quienes al parecer la obligaron a subir para trasladarla a una casa de seguridad en San Pablo Atlazalpa, municipio de Chalco, Estado de México, desde donde comenzaron a realizar las llamadas telefónicas con los familiares para negociar el pago de rescate. Concluido el proceso de negociación, los trabajos de inteligencia permitieron establecer la zona de influencia de los agresores, por lo que las cámaras de C4 identificaron el vehículo Voyager en la zona de la sustracción y en los límites con el Estado de México.

Se indicó que mediante coordinación con elementos de Seguridad Pública fue activada la alerta de detección del vehículo, lo que dio como resultado que el 18 de octubre fuera identificado al circular sobre Eje 10 y Valle Alpino de la Colonia Selene, Tláhuac, siendo asegurados sus tripulantes.

Al contar con elementos de prueba tecnológicas, audios de voz, testimoniales y declaraciones de inculpados, el Ministerio Público ejerció acción penal en su contra por el delito de secuestro agravado.

Finalmente, los detenidos podrían alcanzar una pena de 50 a 100 años de prisión conforme a la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, por lo que quedaron a disposición del juez Penal, con sede en el Reclusorio Oriente, para los masculinos, y Centro de Readaptación Social Santa Martha Acatitla para las mujeres.