/ lunes 14 de septiembre de 2015

Aprueba la SCJN 3 jurisprudencias en materia de delitos electorales

Ciudad de México.- El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobó 3 jurisprudencias en materia de delitos electorales; todas se relacionan con lo previsto en el Artículo 16 de la Ley General en la materia.

De esta manera resolvieron las Tesis 20/2015, 18/2015 y la 19/2015. La primera de ellas establece que al prever los elementos del tipo penal que regula, respeta el derecho fundamental de exacta aplicación de la ley, reconocido en el Artículo 14 de la Constitución.

Pues contiene los elementos del tipo penal que regula y al sujeto activo, que corresponde a los ministros de culto religioso o a cualquier persona en el ejercicio del mismo.

Las conductas a sancionar consisten en presionar el sentido del voto o inducir al electorado a votar o abstenerse de votar por un candidato, partido o coalición.

Imponiendo como pena o sanción la de 100 a 500 días multa.

El Pleno determinó que dicha multa tampoco transgrede el derecho humano a la libertad religiosa.

Pues la medida busca inhibir que los ministros de culto, realicen proselitismo a favor de un determinado candidato o partido.

Además, con ello, se garantiza el voto libre del ciudadano, sin ningún tipo de coacción externa.

El Pleno también fijó como criterio que el haber eliminado la porción normativa: “Orientar el sentido del voto”, tampoco transgrede el derecho humano a la libertad religiosa.

Ciudad de México.- El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobó 3 jurisprudencias en materia de delitos electorales; todas se relacionan con lo previsto en el Artículo 16 de la Ley General en la materia.

De esta manera resolvieron las Tesis 20/2015, 18/2015 y la 19/2015. La primera de ellas establece que al prever los elementos del tipo penal que regula, respeta el derecho fundamental de exacta aplicación de la ley, reconocido en el Artículo 14 de la Constitución.

Pues contiene los elementos del tipo penal que regula y al sujeto activo, que corresponde a los ministros de culto religioso o a cualquier persona en el ejercicio del mismo.

Las conductas a sancionar consisten en presionar el sentido del voto o inducir al electorado a votar o abstenerse de votar por un candidato, partido o coalición.

Imponiendo como pena o sanción la de 100 a 500 días multa.

El Pleno determinó que dicha multa tampoco transgrede el derecho humano a la libertad religiosa.

Pues la medida busca inhibir que los ministros de culto, realicen proselitismo a favor de un determinado candidato o partido.

Además, con ello, se garantiza el voto libre del ciudadano, sin ningún tipo de coacción externa.

El Pleno también fijó como criterio que el haber eliminado la porción normativa: “Orientar el sentido del voto”, tampoco transgrede el derecho humano a la libertad religiosa.