/ viernes 24 de junio de 2016

Atlas de Riesgo de la capital no está actualizado

  • Urge asambleísta Luciano Jimeno a preparar un plan emergente ante lluvias

El asambleísta Luciano Jimeno Huanosta urgió ayer al Gobierno capitalino y a las áreas de Protección Civil de las 16 delegaciones a presentar ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) un plan emergente, preventivo y de contención de fatalidades por inundaciones y deslaves para la Ciudad de México, pues no se cuenta con un Atlas Riesgo actualizado.

Advirtió que también deben estar en alerta para brindar asistencia inmediata y una difusión pública permanente, de acuerdo con la Ley de Participación Ciudadana, para que las familias afectadas por lluvias puedan cobrar los seguros de desastre contratados por el Gobierno local.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF argumentó que las autoridades del Centro Nacional de Prevención de Desastres ubican a la ciudad entre las cinco regiones con mayor intensidad de lluvias para esta temporada, pues se prevé que se registren más de 90.7 milímetros.

Esa condición puede causar daños a viviendas y negocios asentados en zonas consideradas “focos rojos”, por fracturas de subsuelo, áreas de deslave y hundimientos diferenciales, que alcanzan hasta tres metros acumulados históricamente.

Incluso, refirió, hace unas semanas las precipitaciones pluviales fueron de poco más de 80 milímetros en Iztapalapa y “ya vimos los estragos que dejó, por no prevenir, no coordinar oportunamente las áreas de Protección Civil y no respetar protocolos”.

Además consideró alarmante que no haya un Atlas de Riesgo actualizado, y que a la fecha muchas familias aún no reciban la ayuda por desastres naturales, no obstante que en septiembre, seis de los 30 ciclones podrían impactar en territorio mexicano.

Finalmente, el legislador del Partido Humanista enfatizó que resulta menos oneroso prevenir que solucionar, por lo que exhortó a las autoridades a preparar una coordinación interinstitucional que permita acciones contra eventuales fatalidades y daños al patrimonio de la población. (Notimex)

  • Urge asambleísta Luciano Jimeno a preparar un plan emergente ante lluvias

El asambleísta Luciano Jimeno Huanosta urgió ayer al Gobierno capitalino y a las áreas de Protección Civil de las 16 delegaciones a presentar ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) un plan emergente, preventivo y de contención de fatalidades por inundaciones y deslaves para la Ciudad de México, pues no se cuenta con un Atlas Riesgo actualizado.

Advirtió que también deben estar en alerta para brindar asistencia inmediata y una difusión pública permanente, de acuerdo con la Ley de Participación Ciudadana, para que las familias afectadas por lluvias puedan cobrar los seguros de desastre contratados por el Gobierno local.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF argumentó que las autoridades del Centro Nacional de Prevención de Desastres ubican a la ciudad entre las cinco regiones con mayor intensidad de lluvias para esta temporada, pues se prevé que se registren más de 90.7 milímetros.

Esa condición puede causar daños a viviendas y negocios asentados en zonas consideradas “focos rojos”, por fracturas de subsuelo, áreas de deslave y hundimientos diferenciales, que alcanzan hasta tres metros acumulados históricamente.

Incluso, refirió, hace unas semanas las precipitaciones pluviales fueron de poco más de 80 milímetros en Iztapalapa y “ya vimos los estragos que dejó, por no prevenir, no coordinar oportunamente las áreas de Protección Civil y no respetar protocolos”.

Además consideró alarmante que no haya un Atlas de Riesgo actualizado, y que a la fecha muchas familias aún no reciban la ayuda por desastres naturales, no obstante que en septiembre, seis de los 30 ciclones podrían impactar en territorio mexicano.

Finalmente, el legislador del Partido Humanista enfatizó que resulta menos oneroso prevenir que solucionar, por lo que exhortó a las autoridades a preparar una coordinación interinstitucional que permita acciones contra eventuales fatalidades y daños al patrimonio de la población. (Notimex)