/ sábado 4 de marzo de 2017

Basura y altas temperaturas, causas del incendio en el Ajusco

Las altas temperaturas sumadas a cualquier vidrio o metal -producto de basura como botellas de vidrio o latas de refresco dejada por visitantes- podría ser lo que detonó el infierno forestal en 70 hectáreas boscosas en la parte más alta del cerro del Ajusco en el “Pico del Águila”, sin que se quemaran árboles, solo pastizales, señaló en entrevista con El Sol de México, César Hernández Sánchez, director de Protección Civil de la delegación Tlalpan.

Descartó que el incendio haya sido un acto intencional de manos criminales, principalmente por la ubicación de más de cuatro mil metros de altura que tiene esta área, a la que se llega luego de un recorrido  muy difícil a pie de dos horas y media desde sus faldas.

“Es muy complicado para que alguien llegue y le prenda”, enfatizó. Rechazó también que se haya derivado de una quema controlada de comuneros, dado que allá arriba, no hay tierras para sembrar.

Aunque adelantó que falta el peritaje de la Comisión de Recursos Naturales (Corena) para confirmar las causas, y esclarecer si fue o no provocado.

Aclaró que no se utilizó agua para sofocarlo, porque los bomberos no pueden llegar hasta allá, sino que se usaron paladas de tierra y brechas cortafuego en el suelo. “En lugar de mangueras con agua se usaron palas de punta”, precisó.

Informó que 120 personas fueron quienes participaron en combatir las llamas de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) de la Corena y de Protección Civil de las delegaciones Tlalpan y Magdalena Contreras.

Expuso que fue en dos puntos en donde se incendiaron los pastizales, en los costados del cerro del Ajusco, que estaban mucho muy secos, originándose la conflagración el pasado miércoles, controlándose hasta las cinco de la tarde del jueves.

Señaló que el “Pico del Águila” es la zona más alta de la Ciudad de México, desde donde se aprecia una excelente vista panorámica de la Ciudad de México, lo que atrae visitantes durante todo el año, principalmente cuando hay nieve.

Para visitar esta parte del Ajusco, hay que llegar a un circuito situado en su parte baja, a donde puede el visitante transportarse en vehículo y consideró que esta arteria vial que rodea el cerro del Ajusco, hace difícil que los visitantes se pierdan porque al bajar por cualquier punto se llega a esta vialidad.

Concluyó que ninguno de los brigadistas que sofocaron el incendio sufrió problemas de intoxicación por el humo o lesiones.

Las altas temperaturas sumadas a cualquier vidrio o metal -producto de basura como botellas de vidrio o latas de refresco dejada por visitantes- podría ser lo que detonó el infierno forestal en 70 hectáreas boscosas en la parte más alta del cerro del Ajusco en el “Pico del Águila”, sin que se quemaran árboles, solo pastizales, señaló en entrevista con El Sol de México, César Hernández Sánchez, director de Protección Civil de la delegación Tlalpan.

Descartó que el incendio haya sido un acto intencional de manos criminales, principalmente por la ubicación de más de cuatro mil metros de altura que tiene esta área, a la que se llega luego de un recorrido  muy difícil a pie de dos horas y media desde sus faldas.

“Es muy complicado para que alguien llegue y le prenda”, enfatizó. Rechazó también que se haya derivado de una quema controlada de comuneros, dado que allá arriba, no hay tierras para sembrar.

Aunque adelantó que falta el peritaje de la Comisión de Recursos Naturales (Corena) para confirmar las causas, y esclarecer si fue o no provocado.

Aclaró que no se utilizó agua para sofocarlo, porque los bomberos no pueden llegar hasta allá, sino que se usaron paladas de tierra y brechas cortafuego en el suelo. “En lugar de mangueras con agua se usaron palas de punta”, precisó.

Informó que 120 personas fueron quienes participaron en combatir las llamas de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) de la Corena y de Protección Civil de las delegaciones Tlalpan y Magdalena Contreras.

Expuso que fue en dos puntos en donde se incendiaron los pastizales, en los costados del cerro del Ajusco, que estaban mucho muy secos, originándose la conflagración el pasado miércoles, controlándose hasta las cinco de la tarde del jueves.

Señaló que el “Pico del Águila” es la zona más alta de la Ciudad de México, desde donde se aprecia una excelente vista panorámica de la Ciudad de México, lo que atrae visitantes durante todo el año, principalmente cuando hay nieve.

Para visitar esta parte del Ajusco, hay que llegar a un circuito situado en su parte baja, a donde puede el visitante transportarse en vehículo y consideró que esta arteria vial que rodea el cerro del Ajusco, hace difícil que los visitantes se pierdan porque al bajar por cualquier punto se llega a esta vialidad.

Concluyó que ninguno de los brigadistas que sofocaron el incendio sufrió problemas de intoxicación por el humo o lesiones.