/ jueves 13 de octubre de 2016

Cambiarían a personal del programa “Conduce sin alcohol”

El Gobierno de la Ciudad de México proyecta cambiar al personal que participa en el programa “Conduce sin alcohol” o “Alcoholímetro” para evitar la filtración de información de los puestos de revisión previo a su instalación, toda vez que en los últimos meses han detectado que los llamados “coyotes”, personas que ayudan a borrachos a tramitar amparos para salir de “El Torito”- expandieron sus servicios hasta los puntos de revisión del programa y no solo en el Centro de Sanciones Administrativas.

Autoridades capitalinas señalan que en los puestos de revisión, los “coyotes” operan pasada la medianoche y una vez que un conductor es detenido por no pasar el filtro de seguridad, se identifican como  litigantes y expertos en tramitar amparos, los cuales llegan a costar entre 3 mil y 7 mil pesos.

De acuerdo al Gobierno capitalino, el Alcoholímetro disminuyó en 30 por ciento el índice de accidentes fatales asociados con el consumo de bebidas embriagantes y se redujo en 70 por ciento las muertes por conducir en estado de ebriedad, por ello quieren evitar que dicho programa sea vulnerado.

Es por ello que el Gobierno capitalino rotará a todos los integrantes de la Coordinación del programa “Conduce sin alcohol”, para evitar que la red de “coyotes” que operan en calles de la capital tenga acceso a las bitácoras de ubicación de todos los puestos de revisión previo a su instalación.

Autoridades capitalinas investigan la presunta relación de integrantes de la Coordinación del programa “Conduce sin alcohol” con una red de “coyotes”, a quienes les entregan las bitácoras de ubicación de todos los puestos de revisión previo a su instalación, lo que les permite que en cada Alcoholímetro siempre haya un “coyote” que recibe los nombres de los conductores que infringieron la norma.

Dicha información es contrastada con un reporte que sale de la Coordinación del Programa a otro grupo de “coyotes” que maniobran fuera del “Torito, quienes elaboran “amparos” y los entregan a los infractores. Algunos clientes solicitan su servicio en forma consciente, pero la mayoría son sorprendidos.

Algunas personas señalan que una vez que alcanzan la libertad, los coyotes los obligan a pagar entre 3 y 7 mil pesos por el trámite, y en otros casos llegan a dejar en garantía joyas, documentos, cheques, tarjetas de crédito, vehículos, incluso, firman pagares.

Algunos señalan el nombre de Mauricio Hernández, quien se identifica como abogado litigante en juzgados federales, pero que además es empleado del programa “Conduce Sin Alcohol”, por lo que las autoridades capitalinas investigan estos hechos.

El Gobierno de la Ciudad de México proyecta cambiar al personal que participa en el programa “Conduce sin alcohol” o “Alcoholímetro” para evitar la filtración de información de los puestos de revisión previo a su instalación, toda vez que en los últimos meses han detectado que los llamados “coyotes”, personas que ayudan a borrachos a tramitar amparos para salir de “El Torito”- expandieron sus servicios hasta los puntos de revisión del programa y no solo en el Centro de Sanciones Administrativas.

Autoridades capitalinas señalan que en los puestos de revisión, los “coyotes” operan pasada la medianoche y una vez que un conductor es detenido por no pasar el filtro de seguridad, se identifican como  litigantes y expertos en tramitar amparos, los cuales llegan a costar entre 3 mil y 7 mil pesos.

De acuerdo al Gobierno capitalino, el Alcoholímetro disminuyó en 30 por ciento el índice de accidentes fatales asociados con el consumo de bebidas embriagantes y se redujo en 70 por ciento las muertes por conducir en estado de ebriedad, por ello quieren evitar que dicho programa sea vulnerado.

Es por ello que el Gobierno capitalino rotará a todos los integrantes de la Coordinación del programa “Conduce sin alcohol”, para evitar que la red de “coyotes” que operan en calles de la capital tenga acceso a las bitácoras de ubicación de todos los puestos de revisión previo a su instalación.

Autoridades capitalinas investigan la presunta relación de integrantes de la Coordinación del programa “Conduce sin alcohol” con una red de “coyotes”, a quienes les entregan las bitácoras de ubicación de todos los puestos de revisión previo a su instalación, lo que les permite que en cada Alcoholímetro siempre haya un “coyote” que recibe los nombres de los conductores que infringieron la norma.

Dicha información es contrastada con un reporte que sale de la Coordinación del Programa a otro grupo de “coyotes” que maniobran fuera del “Torito, quienes elaboran “amparos” y los entregan a los infractores. Algunos clientes solicitan su servicio en forma consciente, pero la mayoría son sorprendidos.

Algunas personas señalan que una vez que alcanzan la libertad, los coyotes los obligan a pagar entre 3 y 7 mil pesos por el trámite, y en otros casos llegan a dejar en garantía joyas, documentos, cheques, tarjetas de crédito, vehículos, incluso, firman pagares.

Algunos señalan el nombre de Mauricio Hernández, quien se identifica como abogado litigante en juzgados federales, pero que además es empleado del programa “Conduce Sin Alcohol”, por lo que las autoridades capitalinas investigan estos hechos.