/ sábado 5 de diciembre de 2015

Ciudadanos, rehenes de intereses particulares, asegura Suma

POR MANUEL COSME | El Sol de México

La primera mitad del sexenio de Miguel Ángel Mancera al frente del Distrito Federal se ha caracterizado por no tomar en cuenta la opinión de los vecinos para emprender proyectos “faraónicos”, lo que los deja como rehenes de prácticas corruptas de muchas inmobiliarias y funcionarios coludidos con ellas, acusó ayer la organización vecinal Suma Urbana Poniente.

En un comunicado, el vocero de la agrupación, Enrique Pérez Cirera, hizo un análisis del Gobierno capitalino actual y terminó por opinar que hay un abandono de la gestión del desarrollo urbano, contrariamente al compromiso de guardar y hacer guardar las leyes.

“Sin embargo, para los vecinos de la capital, estos tres años han sido una muestra de la prevalencia de los intereses particulares y del amiguismo sobre la planeación, el bien común y los intereses de la ciudadanía. Una actuación dominada por el desorden urbano, el caos y la corrupción en los cambios de uso de suelo arbitrarios en el Distrito Federal”, manifestó.

Convocó a Miguel Ángel Mancera a que rectifique en la segunda mitad de su mandato y realmente le apueste al consenso, al bien común y al diálogo con los vecinos.

Subrayó un incumplimiento sistemático de la Ley de Desarrollo Urbano que beneficia los intereses particulares de unos pocos y agrava los problemas de congestión vehicular, contaminación, deficiencia en los servicios públicos e inseguridad que afectan al Distrito Federal.

Entre las obras unilaterales emprendidas por Mancera mencionó el deprimido de Mixcoac, al mal llamado Corredor Cultural Chapultepec, pasando por los recientes deslaves en Santa Fe, la cuestionable remodelación de la avenida Presidente Masaryk, así como los cambios ilegales de uso de suelo en Reforma Social, Lomas de Chapultepec, Constituyentes y otras zonas del poniente de la Ciudad.

Al autonombrarse parte de la sociedad civil, evidenció el desorden urbano, la corrupción y la impunidad en los cambios de uso de suelo que imperan en el Distrito Federal.

“Denunciamos la falta de mecanismos para promover un verdadero proceso de consulta, información y participación ciudadanos en la construcción de la ciudad que queremos. Acusamos a los actuales gobernantes de DF de usar un lenguaje engañoso para “vender” como saturación lo que ellos llaman densificación, como destrucción de la identidad de las colonias a lo que ellos llaman modernización y como congestionamiento vehicular a lo que llaman obras viales”.

A nombre de los vecinos organizados de la zona poniente, solicitó a las autoridades eliminar aquellos elementos del crecimiento urbano basados en la discrecionalidad, que destruyen la planeación y facilitan la corrupción y la anarquía. Manifestó que los habitantes de la Ciudad quieren ser escuchados, pues no son solamente votantes en cada elección.

Finalmente, anunciaron que participarán en la marcha ciudadana #AsíNo, que se llevará a cabo hoy sábado 5 de diciembre, para protestar contra del caos urbano, los cambios de uso de suelo arbitrarios y la corrupción inmobiliaria en la Ciudad de México.

/arm

POR MANUEL COSME | El Sol de México

La primera mitad del sexenio de Miguel Ángel Mancera al frente del Distrito Federal se ha caracterizado por no tomar en cuenta la opinión de los vecinos para emprender proyectos “faraónicos”, lo que los deja como rehenes de prácticas corruptas de muchas inmobiliarias y funcionarios coludidos con ellas, acusó ayer la organización vecinal Suma Urbana Poniente.

En un comunicado, el vocero de la agrupación, Enrique Pérez Cirera, hizo un análisis del Gobierno capitalino actual y terminó por opinar que hay un abandono de la gestión del desarrollo urbano, contrariamente al compromiso de guardar y hacer guardar las leyes.

“Sin embargo, para los vecinos de la capital, estos tres años han sido una muestra de la prevalencia de los intereses particulares y del amiguismo sobre la planeación, el bien común y los intereses de la ciudadanía. Una actuación dominada por el desorden urbano, el caos y la corrupción en los cambios de uso de suelo arbitrarios en el Distrito Federal”, manifestó.

Convocó a Miguel Ángel Mancera a que rectifique en la segunda mitad de su mandato y realmente le apueste al consenso, al bien común y al diálogo con los vecinos.

Subrayó un incumplimiento sistemático de la Ley de Desarrollo Urbano que beneficia los intereses particulares de unos pocos y agrava los problemas de congestión vehicular, contaminación, deficiencia en los servicios públicos e inseguridad que afectan al Distrito Federal.

Entre las obras unilaterales emprendidas por Mancera mencionó el deprimido de Mixcoac, al mal llamado Corredor Cultural Chapultepec, pasando por los recientes deslaves en Santa Fe, la cuestionable remodelación de la avenida Presidente Masaryk, así como los cambios ilegales de uso de suelo en Reforma Social, Lomas de Chapultepec, Constituyentes y otras zonas del poniente de la Ciudad.

Al autonombrarse parte de la sociedad civil, evidenció el desorden urbano, la corrupción y la impunidad en los cambios de uso de suelo que imperan en el Distrito Federal.

“Denunciamos la falta de mecanismos para promover un verdadero proceso de consulta, información y participación ciudadanos en la construcción de la ciudad que queremos. Acusamos a los actuales gobernantes de DF de usar un lenguaje engañoso para “vender” como saturación lo que ellos llaman densificación, como destrucción de la identidad de las colonias a lo que ellos llaman modernización y como congestionamiento vehicular a lo que llaman obras viales”.

A nombre de los vecinos organizados de la zona poniente, solicitó a las autoridades eliminar aquellos elementos del crecimiento urbano basados en la discrecionalidad, que destruyen la planeación y facilitan la corrupción y la anarquía. Manifestó que los habitantes de la Ciudad quieren ser escuchados, pues no son solamente votantes en cada elección.

Finalmente, anunciaron que participarán en la marcha ciudadana #AsíNo, que se llevará a cabo hoy sábado 5 de diciembre, para protestar contra del caos urbano, los cambios de uso de suelo arbitrarios y la corrupción inmobiliaria en la Ciudad de México.

/arm