/ sábado 9 de abril de 2016

Devolverá Uber a clientes monto de cobros excesivos

La empresa Uber acordó ayer con la Secretaría de Movilidad la devolución a sus clientes de los cobros excesivos aplicados durante la fase de contingencia, anunció Héctor Serrano, secretario de Movilidad.

Los primeros datos del convenio los dio a conocer en su cuenta de Twitter Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y los detalles fueron luego ampliados por dicho funcionario.

Asimismo, el mandatario capitalino, por el mismo medio dio a conocer que se eliminarían las tarifas dinámicas en ese medio de transporte de la Ciudad de México.

A su vez, el secretario de Movilidad del Gobierno de la Ciudad de México informó que durante una reunión con representantes de dicha compañía también se convino eliminar la llamada tarifa dinámica para evitar que se cometan abusos con la clientela y se revisará el nuevo esquema que deberá estar listo para el primero de mayo de este año.

En lo que se refiere a la devolución del dinero, apuntó que se hará mediante la tarjeta de crédito de los clientes.

Al respecto, el diputado perredista, Arturo Santana Alfaro, demandó una actuación más firme de la autoridad que someta a la empresa Uber dentro del marco jurídico legal, debido a que hay una competencia desleal con aquellos que prestan el servicio público de pasajeros, que pagan impuestos, les cobran una licencia local o federal, la revista y tienen otros gastos para mantener sus unidades.

El diputado perredista, secretario de la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados, criticó el hecho de que la empresa Uber, que no está regulada bajo ningún marco jurídico legal, empiece no solo a desplazar al gremio de los taxistas, sino que además afecte el esquema de control y cometa abusos en este tiempo de contingencia ambiental en la Ciudad de México, con los usuarios.

En entrevista, el diputado perredista señaló que México no puede dar una imagen de conflictos frecuentes entre los taxistas que están dando sus servicios de manera regular y los de Uber que quieren trabajar de esa manera y con abusos.

Consideró que no se puede relajar el marco jurídico para favorecer a un grupo y tener a otro grupo bajo todas las reglas que marca la legislación correspondiente y posteriormente decir que tienen autorización por parte del Gobierno de la Ciudad de México.

El diputado Santana Alfaro también presentó un Punto de Acuerdo para exhortar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a retirar del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) a las empresas Uber y Cabify.

En ese lugar “no pueden ofrecer sus servicios por ser una zona federal”, indicó el legislador perredista. También solicitó a la Policía Federal que lleve a cabo los operativos correspondientes.

En sus consideraciones, Santana Alfaro dijo que el AICM es la terminal aérea de mayor tráfico y participa como punto de origen o destino de una parte significativa de los pasajeros transportados en el país.

En la actualidad, en este aeropuerto se moviliza a más de dos millones de personas, para lo cual se sirve de diversos medios de transporte: metro, taxis y usuarios que llegan en sus automóviles, agregó.

El diputado perredista señaló que por eso es esencial garantizar la operación del AICM, y para la satisfacción del servicio por los usuarios, la transportación terrestre segura y eficiente.

Comentó que en la terminal aérea existen empresas de taxi autorizadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para brindar el servicio de autotransporte federal durante las 24 horas de los 365 días del año y todas las que no están autorizadas son ilegales.

“Para tener una unidad en el aeropuerto se exige que cuenten con un operador calificado y bilingüe para poder dar el servicio a ese nivel. Cada cuatro años se tiene que hacer la renovación de los permisos”, externó.

“Por consiguiente, es de hacer notar que todos los demás servicios que no están autorizados, son ilegales”, externó.

Es el caso de las empresas denominadas Uber y Cabify, que llegaron a México aproximadamente en el 2013 para ofrecer el servicio equivalente a un taxi, no son proveedores de transporte, no cuentan con concesión y su servicio lo ofrecen a través de una aplicación.

Operan en los aeropuertos de la Ciudad de México, Quintana Roo, Querétaro, Monterrey y Guadalajara, entre otros, en donde ha habido enfrentamientos con los taxistas que operan de manera legal en el aeropuerto.

Mencionó que por disposiciones de la SCT en el aeropuerto de la Ciudad de México solo pueden cargar los taxis que pertenecen a las bases autorizadas por esta dependencia.

“El problema de los taxis de Uber y Cabify es que se piensa que son particulares que van a recoger a sus familiares, sin percatarse que es un servicio de transporte. Por lo tanto, dichas empresas operan fuera de la Ley”, insistió.

De acuerdo a la Ley de Caminos y Puentes y Autotransporte Federal, se prevén multas entre 500 y mil días de salario mínimo, es decir, de 35 mil 500 a 70 mil 100 pesos, a los vehículos que presten servicios comerciales de transporte sin las autorizaciones de las autoridades correspondientes.

Finalmente, para recoger pasaje se necesita el visto bueno del aeropuerto y sobre todo autorización de la dirección general de Autotransporte Federal, cualquier conducta que este fuera de esto será ilegal.

/ mn          /arm

La empresa Uber acordó ayer con la Secretaría de Movilidad la devolución a sus clientes de los cobros excesivos aplicados durante la fase de contingencia, anunció Héctor Serrano, secretario de Movilidad.

Los primeros datos del convenio los dio a conocer en su cuenta de Twitter Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y los detalles fueron luego ampliados por dicho funcionario.

Asimismo, el mandatario capitalino, por el mismo medio dio a conocer que se eliminarían las tarifas dinámicas en ese medio de transporte de la Ciudad de México.

A su vez, el secretario de Movilidad del Gobierno de la Ciudad de México informó que durante una reunión con representantes de dicha compañía también se convino eliminar la llamada tarifa dinámica para evitar que se cometan abusos con la clientela y se revisará el nuevo esquema que deberá estar listo para el primero de mayo de este año.

En lo que se refiere a la devolución del dinero, apuntó que se hará mediante la tarjeta de crédito de los clientes.

Al respecto, el diputado perredista, Arturo Santana Alfaro, demandó una actuación más firme de la autoridad que someta a la empresa Uber dentro del marco jurídico legal, debido a que hay una competencia desleal con aquellos que prestan el servicio público de pasajeros, que pagan impuestos, les cobran una licencia local o federal, la revista y tienen otros gastos para mantener sus unidades.

El diputado perredista, secretario de la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados, criticó el hecho de que la empresa Uber, que no está regulada bajo ningún marco jurídico legal, empiece no solo a desplazar al gremio de los taxistas, sino que además afecte el esquema de control y cometa abusos en este tiempo de contingencia ambiental en la Ciudad de México, con los usuarios.

En entrevista, el diputado perredista señaló que México no puede dar una imagen de conflictos frecuentes entre los taxistas que están dando sus servicios de manera regular y los de Uber que quieren trabajar de esa manera y con abusos.

Consideró que no se puede relajar el marco jurídico para favorecer a un grupo y tener a otro grupo bajo todas las reglas que marca la legislación correspondiente y posteriormente decir que tienen autorización por parte del Gobierno de la Ciudad de México.

El diputado Santana Alfaro también presentó un Punto de Acuerdo para exhortar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a retirar del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) a las empresas Uber y Cabify.

En ese lugar “no pueden ofrecer sus servicios por ser una zona federal”, indicó el legislador perredista. También solicitó a la Policía Federal que lleve a cabo los operativos correspondientes.

En sus consideraciones, Santana Alfaro dijo que el AICM es la terminal aérea de mayor tráfico y participa como punto de origen o destino de una parte significativa de los pasajeros transportados en el país.

En la actualidad, en este aeropuerto se moviliza a más de dos millones de personas, para lo cual se sirve de diversos medios de transporte: metro, taxis y usuarios que llegan en sus automóviles, agregó.

El diputado perredista señaló que por eso es esencial garantizar la operación del AICM, y para la satisfacción del servicio por los usuarios, la transportación terrestre segura y eficiente.

Comentó que en la terminal aérea existen empresas de taxi autorizadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para brindar el servicio de autotransporte federal durante las 24 horas de los 365 días del año y todas las que no están autorizadas son ilegales.

“Para tener una unidad en el aeropuerto se exige que cuenten con un operador calificado y bilingüe para poder dar el servicio a ese nivel. Cada cuatro años se tiene que hacer la renovación de los permisos”, externó.

“Por consiguiente, es de hacer notar que todos los demás servicios que no están autorizados, son ilegales”, externó.

Es el caso de las empresas denominadas Uber y Cabify, que llegaron a México aproximadamente en el 2013 para ofrecer el servicio equivalente a un taxi, no son proveedores de transporte, no cuentan con concesión y su servicio lo ofrecen a través de una aplicación.

Operan en los aeropuertos de la Ciudad de México, Quintana Roo, Querétaro, Monterrey y Guadalajara, entre otros, en donde ha habido enfrentamientos con los taxistas que operan de manera legal en el aeropuerto.

Mencionó que por disposiciones de la SCT en el aeropuerto de la Ciudad de México solo pueden cargar los taxis que pertenecen a las bases autorizadas por esta dependencia.

“El problema de los taxis de Uber y Cabify es que se piensa que son particulares que van a recoger a sus familiares, sin percatarse que es un servicio de transporte. Por lo tanto, dichas empresas operan fuera de la Ley”, insistió.

De acuerdo a la Ley de Caminos y Puentes y Autotransporte Federal, se prevén multas entre 500 y mil días de salario mínimo, es decir, de 35 mil 500 a 70 mil 100 pesos, a los vehículos que presten servicios comerciales de transporte sin las autorizaciones de las autoridades correspondientes.

Finalmente, para recoger pasaje se necesita el visto bueno del aeropuerto y sobre todo autorización de la dirección general de Autotransporte Federal, cualquier conducta que este fuera de esto será ilegal.

/ mn          /arm