/ miércoles 22 de marzo de 2017

En riesgo, unos siete mil habitantes por mina

En alto riesgo consideraron ayer estar unos siete mil habitantes asentados en la cima y laderas del cerro de Cocotitlán, por la reapertura  de la mina  de la empresa denominada “Giroc”, de la que se extrae material pétreo; en la base de este promontorio es donde viven la mitad de los habitantes de esta localidad.

Al respecto, el presidente municipal, Tomas Suarez Juárez, informó ayer que dicha mina ha suspendido sus actividades por temporadas a petición de los gobiernos en turno, ya que representa un peligro al no tener un análisis de las condiciones del suelo y de la solidez de la montaña, que por más de 20 años se ha explotado. Comentó que la mina, que estuvo cerrada por dos años, reinició su actividad, por ello, su Gobierno solicitó a Impacto Ambiental y a Protección Civil de la entidad un análisis horizontal y vertical de la estructura del cerro, así como informar al municipio de las medidas preventivas en caso de deslave o desgajamiento de la montaña a la que se le extrae tepetate y roca.

Asimismo, notificó a la Secretaría del Medio Ambiente, y lo hará en breve a la Procuraduría del Medio Ambiente, por los daños a la  flora y fauna del cerro característico de este municipio ubicado al oriente del Estado de México.

“El pie del talud del cerro se ha modificado, es decir, la base y más de la mitad del cerro se está explotando y en la otra mitad menos de 40 metros se ubican las viviendas que presentan daño en sus estructuras por eso mi preocupación de prevenir para no lamentar”, señaló el alcalde.

Sostuvo que la respuesta que le dieron las autoridades en materia de Protección Civil de la entidad no fue satisfactoria, porque solo se realizó una inspección ocular y en su calidad de ingeniero, consideró que se necesitan más estudios para descartar cualquier riesgo.

Finalmente, afirmó que su Gobierno no dará autorización para que continúe la explotación de la mina, ”la gente está enojada es impredecible su reacción, por eso hago un llamado a las autoridades federales y estatales para  que informe a la ciudadanía  y descartar riesgos a la población”.

En alto riesgo consideraron ayer estar unos siete mil habitantes asentados en la cima y laderas del cerro de Cocotitlán, por la reapertura  de la mina  de la empresa denominada “Giroc”, de la que se extrae material pétreo; en la base de este promontorio es donde viven la mitad de los habitantes de esta localidad.

Al respecto, el presidente municipal, Tomas Suarez Juárez, informó ayer que dicha mina ha suspendido sus actividades por temporadas a petición de los gobiernos en turno, ya que representa un peligro al no tener un análisis de las condiciones del suelo y de la solidez de la montaña, que por más de 20 años se ha explotado. Comentó que la mina, que estuvo cerrada por dos años, reinició su actividad, por ello, su Gobierno solicitó a Impacto Ambiental y a Protección Civil de la entidad un análisis horizontal y vertical de la estructura del cerro, así como informar al municipio de las medidas preventivas en caso de deslave o desgajamiento de la montaña a la que se le extrae tepetate y roca.

Asimismo, notificó a la Secretaría del Medio Ambiente, y lo hará en breve a la Procuraduría del Medio Ambiente, por los daños a la  flora y fauna del cerro característico de este municipio ubicado al oriente del Estado de México.

“El pie del talud del cerro se ha modificado, es decir, la base y más de la mitad del cerro se está explotando y en la otra mitad menos de 40 metros se ubican las viviendas que presentan daño en sus estructuras por eso mi preocupación de prevenir para no lamentar”, señaló el alcalde.

Sostuvo que la respuesta que le dieron las autoridades en materia de Protección Civil de la entidad no fue satisfactoria, porque solo se realizó una inspección ocular y en su calidad de ingeniero, consideró que se necesitan más estudios para descartar cualquier riesgo.

Finalmente, afirmó que su Gobierno no dará autorización para que continúe la explotación de la mina, ”la gente está enojada es impredecible su reacción, por eso hago un llamado a las autoridades federales y estatales para  que informe a la ciudadanía  y descartar riesgos a la población”.