/ miércoles 13 de septiembre de 2017

La SSP va contra la velocidad e instalan 20 radares más

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CdMx) colocará más de 20 radares medidores de velocidad en las avenidas más rápidas y con incidencia de accidentes.

Entrevistado durante la graduación del Instituto de Formación Policial, el subsecretario de Control de Tránsito Vehicular de dicha corporación, Alejandro Martínez Badillo, aseguró ayer que los radares tendrán una función preventiva y no podrán generar infracciones.

Solo informarán sobre cuál es el límite de velocidad y a qué velocidad va el conductor, además aparecerán en las pantallas de los aparatos, mensajes para que los conductores disminuyan la velocidad.

Los nuevos aparatos solo tendrán una función preventiva / Foto: Omar Flores

Los radares son móviles, por lo que se podrán colocar de manera itinerante en las que calles que registren más incidentes de tránsito o en las que por su naturaleza se tienda a subir la velocidad, por ejemplo: Insurgentes Sur en su cruce con el Eje 10.

El funcionario del gobierno capitalino recordó que ya operan algunos radares de ese tipo en Paseo de la Reforma y en Bosques de Chapultepec, en zonas donde este año hubo aparatosos accidentes viales.

A ellos se sumarán los 20 equipos nuevos entregados ayer por el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, a la policía capitalina.

 Hace algunos meses, pese a que en el Paseo de la Reforma se debe de manejar a una velocidad máxima de 50 kilómetros, un conductor de un BMW manejaba a una velocidad alrededor de 200 kilómetros por hora, perdió el control y hubo una catástrofe de grandes proporciones dejando cuatro muertos. El conductor posteriormente fue trasladado al reclusorio.

Evitar catástrofes como la ocurrida en el Paseo de la Reforma, el objetivo de los radares / Foto:Omar Flores

El Periférico, el Circuito Bicentenario y el Viaducto Bicentenario son otras vías, que éstas sí, su velocidad máxima es de 80 kilómetros por hora, pero algunos rebasan los 120 kilómetros al conducir por estas vías primarias, por lo que suben los riesgos de accidentes en estos lugares que en algunas ocasiones los toman como carreteras.

Si bien es cierto que dentro de éstos hay radares de fotomultas, muchos conductores se aprovechan que aplicaciones de GPS como el WIZE te avisan cuando te acercas a un radar de velocidad, aunque no todos los registra, porque, al parecer, los mismos usuarios  nutren de información a este dispositivo, por lo que no registra a los radares móviles.

En el Eje 6 Sur, Ángel Urraza, hace unos días El Sol de México ilustró sobre este tipo de “calles de la amargura”, en donde se corre a altas velocidades, lo que trae como consecuencia que más de 30 accidentes se hayan generado en lo que va del año.

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CdMx) colocará más de 20 radares medidores de velocidad en las avenidas más rápidas y con incidencia de accidentes.

Entrevistado durante la graduación del Instituto de Formación Policial, el subsecretario de Control de Tránsito Vehicular de dicha corporación, Alejandro Martínez Badillo, aseguró ayer que los radares tendrán una función preventiva y no podrán generar infracciones.

Solo informarán sobre cuál es el límite de velocidad y a qué velocidad va el conductor, además aparecerán en las pantallas de los aparatos, mensajes para que los conductores disminuyan la velocidad.

Los nuevos aparatos solo tendrán una función preventiva / Foto: Omar Flores

Los radares son móviles, por lo que se podrán colocar de manera itinerante en las que calles que registren más incidentes de tránsito o en las que por su naturaleza se tienda a subir la velocidad, por ejemplo: Insurgentes Sur en su cruce con el Eje 10.

El funcionario del gobierno capitalino recordó que ya operan algunos radares de ese tipo en Paseo de la Reforma y en Bosques de Chapultepec, en zonas donde este año hubo aparatosos accidentes viales.

A ellos se sumarán los 20 equipos nuevos entregados ayer por el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, a la policía capitalina.

 Hace algunos meses, pese a que en el Paseo de la Reforma se debe de manejar a una velocidad máxima de 50 kilómetros, un conductor de un BMW manejaba a una velocidad alrededor de 200 kilómetros por hora, perdió el control y hubo una catástrofe de grandes proporciones dejando cuatro muertos. El conductor posteriormente fue trasladado al reclusorio.

Evitar catástrofes como la ocurrida en el Paseo de la Reforma, el objetivo de los radares / Foto:Omar Flores

El Periférico, el Circuito Bicentenario y el Viaducto Bicentenario son otras vías, que éstas sí, su velocidad máxima es de 80 kilómetros por hora, pero algunos rebasan los 120 kilómetros al conducir por estas vías primarias, por lo que suben los riesgos de accidentes en estos lugares que en algunas ocasiones los toman como carreteras.

Si bien es cierto que dentro de éstos hay radares de fotomultas, muchos conductores se aprovechan que aplicaciones de GPS como el WIZE te avisan cuando te acercas a un radar de velocidad, aunque no todos los registra, porque, al parecer, los mismos usuarios  nutren de información a este dispositivo, por lo que no registra a los radares móviles.

En el Eje 6 Sur, Ángel Urraza, hace unos días El Sol de México ilustró sobre este tipo de “calles de la amargura”, en donde se corre a altas velocidades, lo que trae como consecuencia que más de 30 accidentes se hayan generado en lo que va del año.