/ sábado 13 de febrero de 2016

Mexicanos se unen en vallas para gritar al Papa “te queremos”

Enrique Hernández/ La Prensa

Ciudad de México.- Ni el intenso frio, ni la distancia, sin importarles el estrato social, los mexicanos dejaron las diferencias a un lado y se unieron en sentimiento puro para decirle al Papa Francisco, "te queremos".

La Plaza del Zócalo se convirtió en un recinto a la expresión de al menos 50 mil almas que al paso del Papamóvil aplaudían y trataban de acercarse a su Santidad con la firme intención de contemplarlo y atrapar su bendición.

Desde las dos de la mañana comenzaron a llegar familias enteras que ocuparon un espacio en esa enorme plaza. Con cobijas, abrigos, pero sobre todo con el color humano los devotos aguardaron con paciencia.

Fueron las campanas de la Catedral Metropolitana que al sonar indicaron a los fieles que su Santidad ya había salido de la Nunciatura Apostólica Mexicana con rumbo al primer cuadro de la Ciudad de México.

Por las enormes pantallas que fueron colocadas en la plancha y a lo largo de varias calles dieron cuenta del recorrido de El Papa.

Una vez que arribo al Zócalo capitalino la gente rompió en júbilo, mientras el sumo pontífice saludaba y daba la bendición a los presentes que no dejaba de gritar: "Francisco ya eres mexicano".

La enorme escolta de vehículos se dirigió a Palacio Nacional donde fue recibido por el presidente Enrique Peña Nieto, posteriormente se encamino en zig zag sobre la plancha de El Zócalo donde tuvo el acercamiento con los fieles.

En la Catedral Metropolitana sostuvo un encuentro con obispos y cardenales, fue en ese entonces que los devotos que madrugaron y soportaron el frio comenzaron a trasladarse al Eje Central para agarrar lugar a su paso de su Santidad a su encuentro con La Virgen de Guadalupe.

/ADM

Enrique Hernández/ La Prensa

Ciudad de México.- Ni el intenso frio, ni la distancia, sin importarles el estrato social, los mexicanos dejaron las diferencias a un lado y se unieron en sentimiento puro para decirle al Papa Francisco, "te queremos".

La Plaza del Zócalo se convirtió en un recinto a la expresión de al menos 50 mil almas que al paso del Papamóvil aplaudían y trataban de acercarse a su Santidad con la firme intención de contemplarlo y atrapar su bendición.

Desde las dos de la mañana comenzaron a llegar familias enteras que ocuparon un espacio en esa enorme plaza. Con cobijas, abrigos, pero sobre todo con el color humano los devotos aguardaron con paciencia.

Fueron las campanas de la Catedral Metropolitana que al sonar indicaron a los fieles que su Santidad ya había salido de la Nunciatura Apostólica Mexicana con rumbo al primer cuadro de la Ciudad de México.

Por las enormes pantallas que fueron colocadas en la plancha y a lo largo de varias calles dieron cuenta del recorrido de El Papa.

Una vez que arribo al Zócalo capitalino la gente rompió en júbilo, mientras el sumo pontífice saludaba y daba la bendición a los presentes que no dejaba de gritar: "Francisco ya eres mexicano".

La enorme escolta de vehículos se dirigió a Palacio Nacional donde fue recibido por el presidente Enrique Peña Nieto, posteriormente se encamino en zig zag sobre la plancha de El Zócalo donde tuvo el acercamiento con los fieles.

En la Catedral Metropolitana sostuvo un encuentro con obispos y cardenales, fue en ese entonces que los devotos que madrugaron y soportaron el frio comenzaron a trasladarse al Eje Central para agarrar lugar a su paso de su Santidad a su encuentro con La Virgen de Guadalupe.

/ADM