/ sábado 13 de febrero de 2016

Musicaliza la Orquesta Típica de la CDMX el 1er día de actividades del Papa

OEM en línea

Ciudad de México.- Durante la mañana de este sábado, la Orquesta Típica de la Ciudad de México (otcm) recibió con música tradicional al jefe de Estado Vaticano, Francisco I, para dar inicio a su itinerario dentro de la capital y acompañar su recorrido por el Zócalo, en la que se congregaron miles de personas de todas las edades —niños, jóvenes y adultos— deseosos de ver y saludar a quien también es obispo de Roma.

Después de reunirse en Palacio Nacional con el primer mandatario de México, Enrique Peña Nieto, y dar un mensaje al pueblo “como misionero de misericordia y paz”, el Papa atravesó la Plaza de la Constitución al son de Mi ciudad, composición de Guadalupe Trigo, y de México lindo y querido, icónica creación de Chucho Monge, en manos de los instrumentistas de la orquesta.

Posteriormente, como parte de sus actividades dentro de la capital, Francisco I recibió la Llave de la Ciudad por parte del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien también le hizo entrega del Pergamino de Visitante Distinguido en una ceremonia que duró breves minutos.

Durante el acto protocolario del Gobierno capitalino, la orquesta continuó la bienvenida con otra pieza arraigada a la riqueza musical mexicana: el Cielito lindo del compositor originario de la ciudad, Quirino Mendoza y Cortés, pieza que invadió el corazón del Centro Histórico mientras el pontífice descendía del “papamóvil” para dirigirse al atrio montado frente a la Catedral Metropolitana.

El máximo jerarca del Vaticano ingresó al recinto religioso para dar un discurso en presencia de los obispos de México, mientras sonaba con gran júbilo el Huapango, célebre pieza sinfónica de José Pablo Moncayo.

La orquesta perteneciente a la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México se despidió interpretando México es mi país de José A. Zavala, entre un público satisfecho de poder presenciar a través de las pantallas colocadas en el escenario, el saludo que el pontífice de origen argentino dirigió al pueblo mexicano como homenaje a una “tierra tan rica en culturas, historia y diversidad” en todas “sus múltiples expresiones y en las más diversas situaciones”, tal como lo expresó durante el acto oficial.

La llegada de Francisco I a la capital de la República inaugura una jornada de seis días, del viernes 12 al miércoles 17 de enero, en los que también visitará el municipio de Ecatepec, Estado de México; San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Michoacán, Morelia; y Ciudad Juárez, Chihuahua, como parte de la primera gira diplomática en México en su calidad de Jefe de Estado y máximo jerarca religioso del Vaticano.

Dirigida por Arturo Quezadas Luna, la otcm cuenta con gran arraigo en el país, al interpretar tanto música popular como clásica de todos los rincones del territorio mexicano y es una agrupación que cuenta con más de 130 años de trayectoria, a la que han pertenecido célebres compositores, instrumentistas y directores mexicanos.

OEM en línea

Ciudad de México.- Durante la mañana de este sábado, la Orquesta Típica de la Ciudad de México (otcm) recibió con música tradicional al jefe de Estado Vaticano, Francisco I, para dar inicio a su itinerario dentro de la capital y acompañar su recorrido por el Zócalo, en la que se congregaron miles de personas de todas las edades —niños, jóvenes y adultos— deseosos de ver y saludar a quien también es obispo de Roma.

Después de reunirse en Palacio Nacional con el primer mandatario de México, Enrique Peña Nieto, y dar un mensaje al pueblo “como misionero de misericordia y paz”, el Papa atravesó la Plaza de la Constitución al son de Mi ciudad, composición de Guadalupe Trigo, y de México lindo y querido, icónica creación de Chucho Monge, en manos de los instrumentistas de la orquesta.

Posteriormente, como parte de sus actividades dentro de la capital, Francisco I recibió la Llave de la Ciudad por parte del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien también le hizo entrega del Pergamino de Visitante Distinguido en una ceremonia que duró breves minutos.

Durante el acto protocolario del Gobierno capitalino, la orquesta continuó la bienvenida con otra pieza arraigada a la riqueza musical mexicana: el Cielito lindo del compositor originario de la ciudad, Quirino Mendoza y Cortés, pieza que invadió el corazón del Centro Histórico mientras el pontífice descendía del “papamóvil” para dirigirse al atrio montado frente a la Catedral Metropolitana.

El máximo jerarca del Vaticano ingresó al recinto religioso para dar un discurso en presencia de los obispos de México, mientras sonaba con gran júbilo el Huapango, célebre pieza sinfónica de José Pablo Moncayo.

La orquesta perteneciente a la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México se despidió interpretando México es mi país de José A. Zavala, entre un público satisfecho de poder presenciar a través de las pantallas colocadas en el escenario, el saludo que el pontífice de origen argentino dirigió al pueblo mexicano como homenaje a una “tierra tan rica en culturas, historia y diversidad” en todas “sus múltiples expresiones y en las más diversas situaciones”, tal como lo expresó durante el acto oficial.

La llegada de Francisco I a la capital de la República inaugura una jornada de seis días, del viernes 12 al miércoles 17 de enero, en los que también visitará el municipio de Ecatepec, Estado de México; San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Michoacán, Morelia; y Ciudad Juárez, Chihuahua, como parte de la primera gira diplomática en México en su calidad de Jefe de Estado y máximo jerarca religioso del Vaticano.

Dirigida por Arturo Quezadas Luna, la otcm cuenta con gran arraigo en el país, al interpretar tanto música popular como clásica de todos los rincones del territorio mexicano y es una agrupación que cuenta con más de 130 años de trayectoria, a la que han pertenecido célebres compositores, instrumentistas y directores mexicanos.