/ sábado 9 de abril de 2016

Pérdidas de 200 mil mdp por transporte público sin calidad

Por Manuel Cosme | El Sol de México

La incapacidad y falta de compromiso para desarrollar sistemas de transporte público de alta calidad en las zonas urbanas ha generado pérdidas económicas nacionales por 200 mil millones de pesos anuales, según cifras del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, citados ayer por Raúl Flores, líder perredista local.

Con base en lo anterior, advirtió que las y los capitalinos simplemente rechazarán un “NO” como respuesta del Gobierno de Enrique Peña Nieto a la solicitud que le hizo el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para que destine cinco mil millones de pesos adicionales al presupuesto local, a fin de modernizar el transporte público, y contribuir a combatir el grave problema ambiental y de salud pública en el que se encuentra la ciudad.

El también asambleísta expuso que según dicho programa, el Gobierno federal reconoce que el transporte masivo urbano, por ejemplo, trenes ligeros, Metro y sistemas de transporte interurbano, representa un área de oportunidad para solucionar el problema y mejorar la calidad de vida de las personas, al ofrecer traslados más seguros, rápidos y de bajo impacto ambiental.

No obstante, recordó que durante el ejercicio fiscal 2014 los fondos federales que se ejercieron para mejorar el transporte público representaron solo 7 por ciento del total destinado a movilidad urbana e infraestructura, según informes del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo en México (ITDP). Por el contrario, dijo, se incrementó en más de 10 por ciento la asignación de recursos federales hacia proyectos viales, lo que, sin duda, ha traído como consecuencia un notable incremento en el uso del automóvil en la capital de país, hecho que a su vez ha generado un aumento significativo de gases de efecto invernadero y un deterioro en la salud de los habitantes de las zona metropolitana.

El perredista precisó que simplemente durante el año pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) invirtió 28 mil 559 millones de pesos en 11 obras para agilizar e incrementar las vías de acceso vehicular hacia la Ciudad de México (Viaducto Indios Verdes-Santa Clara, la ampliación del Segundo Piso del Viaducto Bicentenario en Periférico Norte y la Autopista Atizapán-Atlacomulco), dando una clara muestra de que la política del Gobierno federal es incentivar el uso del automóvil, contrario a lo que está sucediendo en los países más desarrollados del mundo.

Opinó que el orden de prioridades, manejado el Gobierno federal ha sido errático y desafortunado para mejorar la calidad de vida de las y los mexicanos, las decisiones económicas de Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, no arriesgan un solo punto a favor de los temas que puedan mejorar radicalmente nuestra forma de vida.

En este sentido, dijo que no han hecho una inversión significativa ni en materia de derechos humanos ni de abatimiento de la desigualdad, salud y medio ambiente. Y en materia de transporte público, “no es de extrañar la visión de Luis Videgaray Caso, quien en su paso por el Gobierno del Estado de México no impulsó una sola acción o política pública a favor de un sistema de transporte público seguro, económico y sustentable para aquella entidad. Pero en la CDMX estamos en una situación de emergencia y esta vez no aceptaremos un NO como respuesta”, enfatizó.

A pesar de todo lo anterior, para el dirigente perredista, todavía es tiempo de que Peña y su Gobierno rectifiquen el camino, y a nombre de todas y todos los habitantes de la capital, quienes estamos padeciendo serios problemas de salud y de movilidad, respaldó la solicitud del Gobierno de la CDMX y le demandó, de manera formal, que a través del Programa de Apoyo Federal al Transporte Masivo (Protram) (que justamente diseñaron para apoyar proyectos de transporte urbano con alta rentabilidad social y planes integrales de movilidad urbana sustentable complementando la inversión de Gobiernos locales y fomentando la participación de la inversión privada) destine los cinco mil millones de pesos requeridos de manera urgente y asuman así la responsabilidad que tienen con los habitantes de la Ciudad de México

“Una y otra vez los habitantes de la Ciudad de México han sido excluidos de las políticas públicas y de los apoyos del Gobierno federal, a pesar de ser quienes aportan el 17 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de todo el país”, finalizó.

/arm

Por Manuel Cosme | El Sol de México

La incapacidad y falta de compromiso para desarrollar sistemas de transporte público de alta calidad en las zonas urbanas ha generado pérdidas económicas nacionales por 200 mil millones de pesos anuales, según cifras del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, citados ayer por Raúl Flores, líder perredista local.

Con base en lo anterior, advirtió que las y los capitalinos simplemente rechazarán un “NO” como respuesta del Gobierno de Enrique Peña Nieto a la solicitud que le hizo el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para que destine cinco mil millones de pesos adicionales al presupuesto local, a fin de modernizar el transporte público, y contribuir a combatir el grave problema ambiental y de salud pública en el que se encuentra la ciudad.

El también asambleísta expuso que según dicho programa, el Gobierno federal reconoce que el transporte masivo urbano, por ejemplo, trenes ligeros, Metro y sistemas de transporte interurbano, representa un área de oportunidad para solucionar el problema y mejorar la calidad de vida de las personas, al ofrecer traslados más seguros, rápidos y de bajo impacto ambiental.

No obstante, recordó que durante el ejercicio fiscal 2014 los fondos federales que se ejercieron para mejorar el transporte público representaron solo 7 por ciento del total destinado a movilidad urbana e infraestructura, según informes del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo en México (ITDP). Por el contrario, dijo, se incrementó en más de 10 por ciento la asignación de recursos federales hacia proyectos viales, lo que, sin duda, ha traído como consecuencia un notable incremento en el uso del automóvil en la capital de país, hecho que a su vez ha generado un aumento significativo de gases de efecto invernadero y un deterioro en la salud de los habitantes de las zona metropolitana.

El perredista precisó que simplemente durante el año pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) invirtió 28 mil 559 millones de pesos en 11 obras para agilizar e incrementar las vías de acceso vehicular hacia la Ciudad de México (Viaducto Indios Verdes-Santa Clara, la ampliación del Segundo Piso del Viaducto Bicentenario en Periférico Norte y la Autopista Atizapán-Atlacomulco), dando una clara muestra de que la política del Gobierno federal es incentivar el uso del automóvil, contrario a lo que está sucediendo en los países más desarrollados del mundo.

Opinó que el orden de prioridades, manejado el Gobierno federal ha sido errático y desafortunado para mejorar la calidad de vida de las y los mexicanos, las decisiones económicas de Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, no arriesgan un solo punto a favor de los temas que puedan mejorar radicalmente nuestra forma de vida.

En este sentido, dijo que no han hecho una inversión significativa ni en materia de derechos humanos ni de abatimiento de la desigualdad, salud y medio ambiente. Y en materia de transporte público, “no es de extrañar la visión de Luis Videgaray Caso, quien en su paso por el Gobierno del Estado de México no impulsó una sola acción o política pública a favor de un sistema de transporte público seguro, económico y sustentable para aquella entidad. Pero en la CDMX estamos en una situación de emergencia y esta vez no aceptaremos un NO como respuesta”, enfatizó.

A pesar de todo lo anterior, para el dirigente perredista, todavía es tiempo de que Peña y su Gobierno rectifiquen el camino, y a nombre de todas y todos los habitantes de la capital, quienes estamos padeciendo serios problemas de salud y de movilidad, respaldó la solicitud del Gobierno de la CDMX y le demandó, de manera formal, que a través del Programa de Apoyo Federal al Transporte Masivo (Protram) (que justamente diseñaron para apoyar proyectos de transporte urbano con alta rentabilidad social y planes integrales de movilidad urbana sustentable complementando la inversión de Gobiernos locales y fomentando la participación de la inversión privada) destine los cinco mil millones de pesos requeridos de manera urgente y asuman así la responsabilidad que tienen con los habitantes de la Ciudad de México

“Una y otra vez los habitantes de la Ciudad de México han sido excluidos de las políticas públicas y de los apoyos del Gobierno federal, a pesar de ser quienes aportan el 17 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de todo el país”, finalizó.

/arm