/ miércoles 21 de octubre de 2015

Participa jefe de gobierno en VI foro de la democracia latinoamericana

OEM en línea

Ciudad de México.- El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, participó en el VI Foro de la Democracia Latinoamericana, donde apuntó como instrumentos para consolidar el sistema democrático, el impulso a la educación, la redistribución de la riqueza, la lucha contra la corrupción y un andamiaje jurídico que no sea de apariencia.

El mandatario capitalino participó en la mesa “Mecanismos para la viabilidad de la democracia en contextos de desigualdad”, en el marco del encuentro que se realizará hasta el 23 de octubre en el Colegio de San Ildefonso.

Compartió la mesa con el consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Javier Santiago; el investigador del Amherst College, Javier Corrales; la panista Margarita Zavala; el presidente del Instituto de Igualdad de Chile, Álvaro Elizalde y el consultor del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia (IDEA), Raúl Ávila.

El Jefe de Gobierno coincidió con los panelistas en que la desigualdad en todas sus formas y modalidades afecta a la democracia.

Indicó que para lograr el cambio se requiere, en una primera instancia, no perder el rumbo de qué es lo que está pidiendo la sociedad a la clase política. “Es el contacto, es saber qué es lo que está pidiendo la ciudadanía, no cerrar los ojos a una realidad”, expresó.

Afirmó que en la Ciudad de México se combate la desigualdad que persiste desde su conformación política.

La desigualdad, señaló, en ocasiones impulsa cimientos de crecimiento para el país que llega a generar retrocesos como sociedad. Es el caso, explicó, del salario mínimo.

“El salario mínimo sirvió para mantener una estabilidad en el país sin darnos cuenta que estábamos dejando a México 10 años atrás en un proceso de productividad de América Latina”, subrayó.

Resaltó que es necesario erradicar y combatir al clientelismo político, competencia desigual y conformación de un andamiaje jurídico que pueda llegar a alentar estas prácticas.

“Todavía hoy no podemos hablar de que tengamos una Ley Electoral que sea perfecta, que nos garantice un proceso democrático perfecto”, aseveró.

Por lo que es de suma importancia, subrayó, el combate a la corrupción. “Si nosotros logramos, de verdad, crear un mecanismo cada vez más transparente en todo el gobierno y en todos los gobiernos, creo que habrá un paso muy importante hacía romper esta desigualdad”, sostuvo.

Refirió que la desigualdad económica debe tomar un rumbo diferente. “Estamos concentrados en gravar el consumo, más allá de gravar la riqueza, creo que esto es un cambio que va apuntándose como necesario en la construcción de un nuevo México”, enfatizó.

Agregó que de no contar con una sociedad educada, difícilmente se podrá aspirar a tener una democracia mejor.

La desigualdad, recalcó, persiste en la sociedad al momento de poner etiquetas o terminologías. Es el caso de expresiones hacia los jóvenes que no alcanzaron un lugar en instituciones de Educación Superior.

“Los etiquetamos y decimos ‘son rechazados’, ‘están marchando los rechazados’, cuando dentro de ese grupo de jóvenes tenemos de 10 de promedio. Y entonces, ¿por qué ellos no pudieron encontrar un espacio?, ¿qué está fallando en la sociedad que no pudimos encontrar un espacio?, ¿dónde habrá que hacer el esfuerzo?”, reflexionó.

OEM en línea

Ciudad de México.- El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, participó en el VI Foro de la Democracia Latinoamericana, donde apuntó como instrumentos para consolidar el sistema democrático, el impulso a la educación, la redistribución de la riqueza, la lucha contra la corrupción y un andamiaje jurídico que no sea de apariencia.

El mandatario capitalino participó en la mesa “Mecanismos para la viabilidad de la democracia en contextos de desigualdad”, en el marco del encuentro que se realizará hasta el 23 de octubre en el Colegio de San Ildefonso.

Compartió la mesa con el consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Javier Santiago; el investigador del Amherst College, Javier Corrales; la panista Margarita Zavala; el presidente del Instituto de Igualdad de Chile, Álvaro Elizalde y el consultor del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia (IDEA), Raúl Ávila.

El Jefe de Gobierno coincidió con los panelistas en que la desigualdad en todas sus formas y modalidades afecta a la democracia.

Indicó que para lograr el cambio se requiere, en una primera instancia, no perder el rumbo de qué es lo que está pidiendo la sociedad a la clase política. “Es el contacto, es saber qué es lo que está pidiendo la ciudadanía, no cerrar los ojos a una realidad”, expresó.

Afirmó que en la Ciudad de México se combate la desigualdad que persiste desde su conformación política.

La desigualdad, señaló, en ocasiones impulsa cimientos de crecimiento para el país que llega a generar retrocesos como sociedad. Es el caso, explicó, del salario mínimo.

“El salario mínimo sirvió para mantener una estabilidad en el país sin darnos cuenta que estábamos dejando a México 10 años atrás en un proceso de productividad de América Latina”, subrayó.

Resaltó que es necesario erradicar y combatir al clientelismo político, competencia desigual y conformación de un andamiaje jurídico que pueda llegar a alentar estas prácticas.

“Todavía hoy no podemos hablar de que tengamos una Ley Electoral que sea perfecta, que nos garantice un proceso democrático perfecto”, aseveró.

Por lo que es de suma importancia, subrayó, el combate a la corrupción. “Si nosotros logramos, de verdad, crear un mecanismo cada vez más transparente en todo el gobierno y en todos los gobiernos, creo que habrá un paso muy importante hacía romper esta desigualdad”, sostuvo.

Refirió que la desigualdad económica debe tomar un rumbo diferente. “Estamos concentrados en gravar el consumo, más allá de gravar la riqueza, creo que esto es un cambio que va apuntándose como necesario en la construcción de un nuevo México”, enfatizó.

Agregó que de no contar con una sociedad educada, difícilmente se podrá aspirar a tener una democracia mejor.

La desigualdad, recalcó, persiste en la sociedad al momento de poner etiquetas o terminologías. Es el caso de expresiones hacia los jóvenes que no alcanzaron un lugar en instituciones de Educación Superior.

“Los etiquetamos y decimos ‘son rechazados’, ‘están marchando los rechazados’, cuando dentro de ese grupo de jóvenes tenemos de 10 de promedio. Y entonces, ¿por qué ellos no pudieron encontrar un espacio?, ¿qué está fallando en la sociedad que no pudimos encontrar un espacio?, ¿dónde habrá que hacer el esfuerzo?”, reflexionó.